El tiburón es uno de los depredadores marinos más fascinantes y temidos de todos los tiempos: protagonista de películas, libros y de las más remotas fantasías, siempre ha sido objeto de curiosidad tanto para los niños como para los adultos. En realidad, hablar de tiburón es un poco reductor: a esta especie pertenecen muchas variedades con sus propias características distintivas. Encontramos el tiburón martillo, el tiburón toro, el tiburón tigre y así sucesivamente, hasta el más temible de los depredadores marinos: el tiburón blanco.

A pesar de la fascinación de esta especie, los tiburones son todavía bastante desconocidos hoy en día : todavía hay quienes se preguntan si son mamíferos o no y hay varias falsas leyendas que se han creado alrededor de estos maravillosos ejemplares. Por lo tanto, si todos estamos acostumbrados a chapotear fuera del agua a la simple vista de una aleta en la distancia, no somos tan conscientes de lo que este depredador podría o no hacer. Muchos no saben cómo viven y cuál es el verdadero peligro que representan para los humanos.

Tiburón: 5 curiosidades que probablemente te sorprenderán

Hoy vemos 5 curiosidades que te dejarán sin palabras y que probablemente no sabías aún sobre los tiburones y su mundo.

1. Los tiburones nunca duermen

La mayoría de los tiburones nunca duermen, o más bien no lo hacen de la manera que solemos imaginarnos el sueño. Los tiburones deben tener siempre agua en movimiento por encima de sus branquias para poder respirar y recibir el oxígeno que necesitan. Por esta razón no pueden dormir y detenerse, sino que se ven obligados a moverse todo el tiempo.

2. Algunos tiburones no ponen huevos

Digamos que el tiburón no es un mamífero. Dicho esto, ni siquiera es correcto decir que es ovíparo porque algunas especies son ovíparas, lo que significa que no producen huevos pero los mantienen dentro hasta que están completamente maduros.

3. No todos los tiburones son carnívoros

Estamos acostumbrados a imaginar al tiburón como uno de los depredadores más feroces y temibles del océano, pero no todas las especies son carnívoras. El tiburón ballena, por ejemplo, se alimenta exclusivamente de plancton y, por lo tanto, es inofensivo para los seres humanos, así como para otras especies marinas.

4. El gran tiburón blanco no puede vivir en un acuario

¿Alguna vez te has preguntado por qué en los acuarios se pueden ver diferentes especies de tiburones pero nunca la blanca? La respuesta es bastante simple: este espécimen necesita grandes cantidades de agua para vivir agujeros de su hábitat (recuerde que siempre está en movimiento). Además de esto, es extremadamente delicado y los intentos realizados hasta ahora han tenido resultados negativos: en pocos días el tiburón murió.

5. El hombre no es su presa favorita

Protagonistas de las películas de terror y de la literatura que los ha hecho famosos por su ferocidad, los tiburones no son en realidad tan peligrosos para los humanos. De las 500 especies que existen en la naturaleza, sólo unas diez pueden suponer una amenaza para los humanos. Cabe señalar, sin embargo, que no somos la presa preferida de estos animales: si se les deja solos se mantendrán con gusto alejados.

También podría interesarte...

  • La verdad sobre la morena: un pez inofensivo hasta que es perturbado
  • Esturión: el pez caviar está cada vez más en peligro de extinción
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *