El frigorífico es el clásico electrodoméstico sin el cual no podríamos vivir : es esencial para la conservación de los alimentos y también nos permite evitar el desperdicio porque algunos alimentos se deteriorarían demasiado rápido a temperatura ambiente. Sin embargo, el refrigerador también consume energía y como ahora sabemos muy bien, el consumo de energía está directamente relacionado con el impacto ambiental. Tratar de reducir el consumo de energía no sólo es bueno para nuestra cartera, sino también para el medio ambiente, y no es necesario hacer nada al respecto . Ajustar la temperatura de la nevera de forma óptima y evitar los errores más comunes ya puede ser un gran paso hacia el ahorro de energía.

Cómo reducir el consumo usando correctamente el refrigerador

Reducir el consumo del refrigerador no es en absoluto difícil: este aparato se utiliza a menudo de forma incorrecta y son tales errores los que conducen a un consumo excesivo de energía. Así que veamos cómo ahorrar dinero regulando la temperatura del refrigerador y adoptando otras pequeñas precauciones.

Temperatura de la nevera: cómo ajustarla para ahorrar dinero

La temperatura del refrigerador necesita ser regulada de manera óptima, pero a menudo procedemos de manera un poco aleatoria hasta que sentimos que hemos encontrado la solución correcta. En realidad, sin embargo, hay muchas personas que regulan la temperatura del refrigerador de manera incorrecta : para conservar los alimentos de la mejor manera posible , se necesitan entre 5° y 7°, pero a menudo y de buena gana optamos por temperaturas más bajas. Lo que mucha gente no sabe es que poner la temperatura del refrigerador por debajo de los 5° no sirve para nada: la comida no se beneficia de esto. Lo único que cambia cuando se reduce a grados es el consumo de energía, que es mucho más alto.

¿Nevera vacía? Llénalo con botellas de agua

Si tu refrigerador está casi vacío , el motor tiene que trabajar más duro para mantener la temperatura interna, lo que resulta en un consumo de energía. Por esta razón, es aconsejable poner algunas botellas de agua en la nevera cuando esté medio vacía: las botellas permiten de hecho mantener la temperatura de la nevera baja y por lo tanto el motor tendrá que trabajar menos.

Descongelar la nevera es muy importante

Descongelar la nevera puede ser una operación agotadora y ciertamente no muy divertida, pero es indispensable, también y sobre todo para ahorrar mucho en el consumo. Cuando se forma la escarcha, la nevera tiene que trabajar mucho más duro para realizar su función y, en consecuencia, el consumo de energía es muy alto. Si necesitas cambiar la nevera, sería mejor optar por un modelo NoFrost: ¡son más caros pero la factura será mucho más baja!

Por la misma razón, es importante evitar poner comida caliente en el refrigerador: siempre es mejor esperar a que se enfríe antes de guardarla. Esto se debe a que el vapor generado por el calor de los alimentos facilita la formación de heladas e indirectamente conduce a un mayor gasto. Además, si pones un alimento caliente la temperatura del refrigerador tenderá a subir y por lo tanto el motor tendrá que trabajar más duro para restaurar la temperatura óptima que has establecido.

También podría interesarte…

  • Consumir conscientemente electricidad
  • Ahorro y optimización de energía: el medio ambiente gracias
  • Ahorro de energía: por qué es tan importante para el futuro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *