Un estudio publicado recientemente abierto al gran público revela finalmente la toxicidad de los productos modificados genéticamente. Este estudio se basa en el maíz (MON810, MON863 y NK603), el más cultivado principalmente en el continente americano. La Unión Europea también ha aprobado su cultivo aunque un gran número de países europeos los rechazan.

Hasta entonces, sólo las pruebas realizadas y publicadas por Monsanto estaban disponibles. Por lo tanto, un grupo de investigadores franceses quería verificar todos los datos iniciales realizando una segunda opinión de expertos. Este estudio, organizado por el Comité Independiente de Investigación e Información sobre Ingeniería Genética (CRIIGEN), con sede en Caen (Normandía – Francia), da resultados claros.

De hecho, «cada vez, para los tres transgénicos, los riñones y el hígado, que son los principales órganos que reaccionan durante la intoxicación alimentaria química, tienen problemas», afirma Gilles-Eric Séralini, uno de los investigadores. En realidad, parece que las autoridades sanitarias que aprobaron el cultivo de estos transgénicos sólo se basaban en la lectura de las conclusiones presentadas por Monsanto y no en las de todas las cifras.

El grupo de investigadores logró obtener todos los documentos. De repente, los resultados obtenidos son muy diferentes!

Además de estos resultados iniciales, los investigadores piden pruebas de al menos dos años con el fin de resaltar las posibles enfermedades crónicas que puede provocar este tipo de productos.

Este primero es crucial en la lucha contra los transgénicos. Hoy podemos demostrar que nuestros riñones y nuestro hígado empiezan a funcionar mal a corto plazo. En un futuro próximo se podrán demostrar las graves enfermedades causadas por la absorción de organismos modificados genéticamente en humanos y animales.

Nos gustaría señalar este doctor Michel de Lorgeril también ha planteado muchos estudios de este tipo manipulados. También recomienda confiar siempre en todos los datos de un estudio y no en las conclusiones elaboradas y analizadas. Entonces, estos últimos señalan muy a menudo un ángulo único, olvidando otros datos que son esenciales para la objetividad de los resultados.

He aquí una prueba más de desconfiar de la información que recibimos …

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *