¿Qué sabemos del cigarrillo electrónico?

Actualización, junio de 2016.

El Consejo Superior de Salud Pública, actualizó su dictamen sobre los riesgos y beneficios asociados al uso de cigarrillos electrónicos (opinión de 22 de febrero de 2016)

Del trabajo del HCSP, parece que el cigarrillo electrónico:

– puede ser considerado como una ayuda para detener o reducir el consumo de tabaco por parte de los fumadores;

– podría constituir una puerta de entrada al tabaquismo;

– induce un riesgo de renormalización del consumo de tabaco dada la imagen positiva que transmite su comercialización y visibilidad en el espacio público.

Sin embargo, los cigarrillos electrónicos siguen siendo muy desaconsejados para las mujeres embarazadas, porque la nicotina es tóxica para el desarrollo del sistema nervioso y el sistema respiratorio del feto.

Artículo inicial, octubre de 2015

Los estudios científicos aumentan, pero es imposible extraer conclusiones generales aplicables a todos los cigarrillos electrónicos disponibles en el mercado.

De hecho, a falta de normativa, la composición varía de un cigarrillo electrónico a otro. En consecuencia, es imposible comparar los resultados de los estudios y la información inicial que se detalla a continuación es puramente orientativa.

El debate actual no es en torno a la potencial nocividad del cigarrillo electrónico, sino en torno a sus usos: renormalización del tabaco o entrada de no fumadores en el tabaquismo tradicional.

Composición

Los fabricantes afirman que los cigarrillos electrónicos emiten «sólo vapor de agua», mientras que la OMS les caracteriza como «aerosol de vapor de agua».

cigarrillo electrónico

Los cigarrillos electrónicos se componen principalmente de propilenglicol y/o glicerina (= glicerol), nicotina, una fragancia/aroma [2 ; 3] ya veces etanol [6]. Pero de nuevo, al no existir legislación vigente en estos momentos, en su composición pueden entrar otros elementos químicos distintos a los mencionados anteriormente.

Además, las concentraciones de nicotina medidas varían drásticamente. En ocasiones, la concentración de nicotina medida real es inferior a la que se indica en el envase y, en ocasiones, lo contrario es cierto, la concentración de nicotina es superior a la indicada. Varía entre 0mg/ml de nicotina y 24mg/ml [6], o incluso 36 mg/ml [2], mientras que la UE, en su proyecto de «directiva sobre el tabaco», pretende una concentración máxima de 20 mg/ml.

Efectos sobre la salud

Los efectos sobre la salud del propilenglicol y la glicerina son bien conocidos, puesto que se utilizan ampliamente en la industria del teatro y discotecas para crear humo. Son irritantes de las vías respiratorias superiores [2; 3]. Así, en presencia de asmáticos, ese humo puede ser responsable de la exacerbación de sus síntomas hasta el ataque de asma por ejemplo.

Por otra parte, los efectos sobre la salud a largo plazo de los cigarrillos electrónicos, tanto para los vapers como los vaperos pasivos, son completamente desconocidos hasta la fecha. Aunque varios estudios han destacado diversos tipos de emisiones.

Sustancias potencialmente emitidas por los cigarrillos electrónicos

Todos los productos químicos enumerados a continuación no se miden sistemáticamente. Dado que la composición de los cigarrillos electrónicos no es homogénea (por la falta de regulación), los compuestos químicos emitidos durante su uso también varían.

  • Trazas de nitrosaminas * (TSNA – nitrosaminas específicas del tabaco) [3 ; 7] y niveles bajos de HAP: antraceno, fenantreno, 1-metilfenantreno y pireno [7]

Sin embargo, el autor concluye que los niveles de exposición a los contaminantes medidos en el aerosol no constituyentener no es un riesgo para la salud; especificando que los datos son demasiado pocos y los cigarrillos demasiado diferentes (en su composición) para definir con certeza una evaluación del riesgo. Se debe continuar la búsqueda.

  • Formaldehído * (relacionado con la degradación del propilenglicol) [4]
También te puede interesar  Mezcla de aceites esenciales y asma, la combinación perdedora

« Los cigarrillos electrónicos son de 5 a 15 veces más cancerígenos que el tabaco «

(Editorial de The New England Journal of Medicine).

Esta afirmación no está confirmada por la comunidad científica.

  • Liberación de radicales libres y especies reactivas de oxígeno, como en el humo de cigarrillo convencional, emisiones de cobre y nanopartículas [5]
  • Partículas * (PM 2,5), [9]

Incluso para las emisiones de partículas, las conclusiones de los autores difieren. Para Schober un riesgo es posible

«Nuestros datos confirman que los cigarrillos electrónicos no están «exentos». emisiones ”y sus contaminantes podrían ser un problema de salud para los usuarios y no fumadores (vaping pasivo). En particular, las partículas ultrafinas formadas (…) que se pueden depositar en los pulmones, y la nicotina contenida en el aerosol parece capaz de aumentar la liberación de moléculas de señalización inflamatoria (…)” [8].

Mientras que para Bertholon los riesgos son muy bajos

«Su vida media (partículas producidas por cigarrillos electrónicos) en el«El aire ambiente siente unas 100 veces más corto que el de los cigarrillos convencionales y la shisha, el riesgo de fumar pasivo parece muy limitado (…)» [2].

¿Qué podemos concluir de esto?

  1. Los resultados se obtienen a título indicativo, es imposible generalizar los datos observados en todos los cigarrillos electrónicos porque pueden ser muy diferentes entre sí.
  1. Para personas sensibles «asma, EPOC» no se recomienda el cigarrillo electrónico, debido a su aerosol irritante.

Además, la OMS desaconseja firmemente el uso de cualquier dispositivo que incluya nicotina, para adolescentes, mujeres embarazadas y mujeres en edad fértil, así como para niños, «Porque la exposición del feto y del adolescente a esta sustancia tiene consecuencias a largo plazo en el desarrollo del cerebro».

  1. Para los fumadores, que utilizarían los cigarrillos electrónicos como ayuda para la retirada, el cigarrillo electrónico sigue siendo mucho menos dañino que el cigarrillo clásico. Aunque por el momento los cigarrillos electrónicos no están reconocidos como dispositivos de ayuda para dejar de fumar por las autoridades sanitarias.
  1. Sus usos son controvertidos.

Los usos del cigarrillo electrónico, en el centro de los debates

De hecho, la principal preocupación relacionada con la masificación de las ventas de cigarrillos electrónicos se refiere a sus usos más que a sus efectos a largo plazo sobre la salud. Cómo resume el autor del post El cigarrillo electrónico: ¿herramienta terapéutica, fenómeno social o empresarial?

«En ausencia de regulación, hasta ahora, no se puede evaluar la relación beneficio/riesgo de los SEDENs (Electronic Nicotine Delivery System) como ayuda para dejar de fumar y su perfil de efectos adversos.» [1]

Por otra parte, los usos están mejor documentados y surgen preocupaciones por:

  • la reestandardización del tabaco: el cigarrillo electrónico no se utiliza como medio de destete, sino como forma de seguir «fumando» en los espacios públicos cuando están prohibidos los cigarrillos clásicos. [8].
  • y para los no fumadores, la entrada en la adicción a la nicotina con su corolario la entrada en el tabaquismo (clásico). Este riesgo parece especialmente alto en los jóvenes [10]

Estas preocupaciones las comparten el Consejo Superior de Salud Pública (publicado en su dictamen de 25 de abril de 2014) y el Ministerio de Sanidad que desde el 17 de marzo de 2014 prohíbe la venta de cigarrillos electrónicos a menores.

También existe un vacío legal en torno a la promoción (publicidad) de los cigarrillos electrónicos y su uso en entornos cerrados. El Observatorio francés de las drogas y drogodependencias recuerda que:

  • El cigarrillo electrónico no constituye un producto del tabaco según la legislación vigente en España, ya que no contiene ni produce combustión.
  • Por el momento, sólo la normativa interna de una empresa puede permitir esta restricción de uso.
  • La publicidad de cigarrillos electrónicos no está específicamente prohibida, pero puede estar sujeta a la ley Évin.
También te puede interesar  Productos solares y sustancias controvertidas o preocupantes

Por último, la Agencia Nacional de Salud y Medicamentos (ex afssaps) recuerda que «El cigarrillo la electrónica no es un producto de retirada ni un medicamento ya que ningún fabricante reclama esta condición, lo que le exigiría después obtener una autorización de comercialización (AMM)» y comparte las preocupaciones del Consejo Superior de Salud Pública, «(…) En cuanto al clásico cigarrillo, consumir cigarrillos electrónicos puede inducir dependencia, por cualquier cantidad de nicotina contenida en los cartuchos. Por tanto, el uso de este producto expone a los usuarios que no eran adictos al cigarrillo o la nicotina a un riesgo de dependencia primaria. »(Nota de prensa del 30 de mayo de 2011)

* Las PM, las nitrosaminas y el formaldehído se clasifican como carcinógenos conocidos

Bibliografía:

[1] Berlín I, El cigarrillo electrónico: herramienta terapéutica, ¿fenómeno social o negocio? The Journal of Internal Medicine, 2015, 36: 405-410

[2] Bertholon JF, Becquemin MH, Roy M, Roy F, Leduro D, Annesi Maesano I, Dautzenberg B (2013) Comparación del aerosol del cigarrillo electrónico con el de cigarrillos normales y shisha, Revisión de las enfermedades respiratorias, 30: 752-757

[3] Callahan-Lyon P (2014) Cigarrillos electrónicos: efectos sobre la salud humana, Control del tabaco, 23: 36-40

[4] Jensen RP, Luo W, Pankow JF, Strongin RM, Peyton DH (2015) Hidden Formaldehid en E-Cigarette Aerosoles, The New England Journal of Medicine (edición)

[5] Lemer CA, Sundar IK, Watson RM, Elder A, Jones R (2015) Riesgos para la salud ambiental de los cigarrillos electrónicos y sus componentes: oxidantes y cobre en aerosoles de cigarrillos electrónicos, La contaminación ambiental, 198: 100-107

[6] Lisko JG, Tran H, Stanfill SB, Blount BC, Watson CH (2015) Composición química y evaluación de la nicotina, los alcaloides del tabaco, el pH y los sabores seleccionados en cartuchos de cigarrillos electrónicos y soluciones de recarga, Búsqueda de Nicotina y Tabaco, 1-9

[7] Orr MS (2014) Cigarrillos electrónicos en EE.UU.: un resumen de los datos de toxicología disponibles y sugerencias para el futuro, Control del tabaco, 23: 18-22

[8] Vallée JP, Gallois P, Le Noc Y (2014) Cigarrillos electrónicos: ¿es mejor vaporizar que fumar? Medicamento; 10: 121-126

[9] Schober W, Szendrei K, Matzen W, Osiander-Fuchs H, Heitmann D (2014) Uso de cigarrillos electrónicos extraños de la calidad del aire interior y aumentar los niveles de FeNO de los consumidores de cigarrillos electrónicos, Int J Hyg Sobre élalto, 6: 628-637

[10] Willis TA, Knight R, Williams RJ, Pagano I, Sargent JD (2015) Factores de riesgo para el uso exclusivo de cigarrillos electrónicos y uso dual de cigarrillos electrónicos y uso de tabaco en adolescentes, Pediatría, 135: 43-48

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.