A veces es difícil conciliar la ecología y la economía en cuanto a la energía. Sin embargo, existen soluciones y no necesariamente requieren revisar toda la instalación. Veremos que cuando se trata de calefacción, todo es una cuestión de complementariedad!

energías clásicas

La calefacción eléctrica ha quedado obsoleta?

el calefacción eléctrica es una solución alentada por las políticas públicas implementadas después de la guerra. Durante mucho tiempo permaneció asequible gracias al bajo coste de producción de la energía nuclear, varios factores han conducido a la disminución gradual de su uso:

  • el aumento discontinuo de los precios de la electricidad estos últimos años;
  • su bajo poder calorífico da calentamiento ineficiente;
  • el el parque de viviendas está poco aisladoPor tanto, almacenan poco el calor;

Y todo ello sin hablar de que extraer uranio no es muy verde! Hoy en día se recomienda la calefacción eléctrica para zonas pequeñas. Sin embargo, la construcción de viviendas bien aislados (estándar RT 2012) y edificios con energía positiva (Bepo) conlleva a renovado interés por la calefacción eléctrica. También se puede utilizar como energía adicional junto con una caldera de gas o una bomba de calor, por ejemplo.

Tipo de calefacción eléctrica

calentadores termoeléctricos

Los calentadores termoeléctricos utilizan una resistencia eléctrica que calienta un líquido al calentador. Normalmente utilizan aceite térmico con buenas propiedades de transferencia térmica.

Estos radiadores están conectados a la red eléctrica de la casa y generalmente son independientes y se pueden mover.

  • La ventaja de este tipo de calentadores es su portabilidad y la capacidad de continuar proporcionando calor cuando se apaga.
  • El aspecto negativo es el alto consumo de electricidad. Este gasto conlleva un aumento de la factura eléctrica y, en muchos casos, un aumento de la potencia contractual.
Calefacción eléctrica por acumulación / convección

Este sistema de calefacción eléctrica es muy popular por su asequibilidad y seguridad. El calentamiento de resistencias consiste en hacer pasar el aire por las resistencias eléctricas para que se caliente.

Este tipo de sistemas suelen ser portátiles y utilizan corriente eléctrica de la red doméstica. Es un calentamiento muy rápido, ya que tiene un efecto casi instantáneo en la casa.

Las principales ventajas y desventajas de este método son los siguientes:

  • Su principal ventaja es la velocidad con que calientan la habitación.
  • El aspecto negativo es que su elevado consumo eléctrico puede afectar la factura diaria.

Calefacción con gas natural o gas propano en un depósito

En comparación con el coste de la electricidad, el precio por kWh de gas es muy inferior. Por este motivo, siempre que haya una red de distribución, es la opción más elegida en los hogares.

En cuanto al gas, existen varias soluciones. el gas Natural (O gas urbano) es una energía versátil. A caldera de gas junto con un depósito de agua caliente, posiblemente con un suelo radiante adicional, satisfarán todas las necesidades del hogar. Las personas que no suministran gas natural por GRDF pueden optar por un depósito de gas propano.

Aunque este GLP (gas de petróleo licuado) es un más caro que el gas natural, El coste del trabajo de conexión a la red puede inclinar el saldo a favor gas propano en el depósito. Incluso si es menos contaminante que el fuel-oil y su combustión no emite partículas, el gas sigue siendo un combustibles fósiles y por tanto contaminante. Por tanto, se podría restringir su uso gracias auso de otras fuentes de energía, renovables, Además.

Tipo de calefacción de gas

Calefacción con caldera de gas

Este tipo de calefacción de gas es el más habitual. Este sistema de calefacción debería tener una caldera y un circuito de radiadores en toda la casa.

La caldera utiliza gas para calentar el agua que alimenta el circuito de calefacción. El agua caliente llega a radiadores que desprenden calor para calentar la casa.

El rendimiento de este tipo de calefacción depende de la caldera instalada y del tipo de radiadores escogidos. Hay diferentes tipos de calderas de gas en función de las necesidades del usuario.

Actualmente, las calderas de condensación han primado sobre las calderas convencionales por su alto rendimiento y fiabilidad.

Como aspectos positivos y negativos de este tipo de calderas podemos encontrar:

  • Son sistemas muy seguros y eficientes. Además, el gas tiene un precio muy económico y el sistema de radiadores no produce ningún tipo de emisiones nocivas.
  • El inconveniente de este sistema de calefacción es su elevado coste de instalación, ya que es necesario tener una caldera y un circuito de radiadores.
Estufas de gas

Las estufas de gas son sistemas tradicionales de calefacción que pueden utilizar gas natural, gas butano o gas propano. El funcionamiento es sencillo, algunos quemadores se queman con gas natural y la llama de las rejas calientes que proporcionan calor en la habitación.

Estos fogones son generalmente móviles cuando se alimentan con cilindros de butano o propano. Este tipo de calefacción tiene diferentes aspectos positivos y negativos que se pueden resumir en dos puntos:

Tienen un consumo de gas muy bajo si se utilizan correctamente. Además, el precio del gas natural o del butano es muy competitivo desde el punto de vista del ahorro.
Sin embargo, el principal aspecto negativo de estas estufas es la seguridad. Es peligroso acercarse a un objeto inflamable, ya que puede provocar un incendio en la casa. Además, en caso de fuga, la exposición al gas puede ser tóxica.

Calentadores de gas por convección

Estos calentadores funcionan de manera similar a los calentadores de convección eléctricos. Las llamas de la combustión de gas calientan una parrilla, un ventilador hace pasar aire por esta parrilla y sale, calentando la habitación.

Estos dispositivos pueden funcionar con cualquier tipo de gas: butano, propano o gas natural. Sin embargo, los calentadores de butano y propano con cilindros son más habituales. Como aspectos positivos y negativos de este tipo de calentadores encontramos los siguientes:

El aspecto positivo principal es la velocidad de acción. Pueden calentar una habitación grande muy rápidamente.
Sin embargo, producen emisiones contaminantes y pueden encender un objeto que esté en contacto.

la biomasa

La calefacción por leña: una solución popular

de leñaLa madera es LA solución ecológica del momento. es un energía renovable producidos localmente y la producción está bien controlada en los bosques franceses. También es una energía muy accesible en términos de precios (incluso es la más barata). La calefacción con leña tiene, sin embargo, algunos inconvenientes. La combustión de la madera da lugar a la emisión de partículas finas. Quemar troncos a su chimenea vieja con un inserto abierto no es la solución adecuada

Afortunadamente, el uso de materiales recientes como las estufas de leña y el combustible transformado (astilla o pellets) puede reducir considerablemente sus emisiones a la vez que aumenta la eficiencia energética del sistema de calefacción. La calefacción por leña requiere una casa bien aislada con habitaciones abiertas entre sí para que el flujo de calor circule. Para casas diseñadas con estándares antiguos, pero aisladas del exterior y de la buhardilla, se puede utilizar además de radiadores eléctricos de alto rendimiento y un depósito de agua caliente termodinámico

Calderas de biomasa o de pellets

Los gránulos son materiales que provienen de virutas o residuos de aserrín de aserraderos o de diferentes industrias. Después, se secan, trituran y prensan para obtener materiales muy compactos con un poder calorífico elevado. En otras palabras, serían comparables a algo como la energía solar concentrada. Estos gránulos se queman después en calderas o estufas, que sirven de calefacción para la casa.

La ventaja de utilizar este tipo de calefacción respecto a la calefacción convencional es que, además de poder calentar toda la casa rápidamente, la energía de la biomasa emite mucho menos CO2.

Las calderas en que se quema sólo necesitan algunas tuberías para la salida de los humos y se controlan mediante sistemas electrónicos. Estos calentadores se pueden utilizar en combinación con sistemas de paneles solares, que también proporcionan agua caliente en la casa.

energías renovables

Bombas de calor

La bomba de calor es un sistema de calefacción que utiliza las leyes de la termodinámica para captar la energía de una fuente fría (exterior) y transformarla en calor para calentar la casa. Hay dos tipos de bombas de calor:

  1. Bombas de calor reversibles: se pueden utilizar como calefacción en invierno y como aire acondicionado en verano.
  2. Bombas irreversibles: sólo se pueden utilizar para calefacción o aire acondicionado.

Los principales aspectos positivos y negativos que podemos destacar son los siguientes:

  • La principal ventaja es su alta eficiencia y su bajo consumo. Además, con una única instalación reversible, podemos disponer de dos servicios de climatización.
  • La inversión inicial para la instalación es elevada y requiere mantenimiento. Sólo se recomienda para instalaciones a baja temperatura.

Consulte el artículo completo sobre las bombas de calor

Energía solar y fotovoltaica, calefacción totalmente ecológica

paneles fotovoltaicosEl uso de la calefacción solar, que se realiza mediante la instalación de placas solares y acumuladores a la superficie de la casa (donde capta la energía solar), es una opción sobre todo si se hace buen sol.

Es posible calentar una casa unifamiliar mediante paneles. Estos paneles calentarán el agua por encima de 45ºC mediante energía solar, pero para utilizar este calor para calentar la casa, hay que instalar paredes o suelos radiantes, circuitos de tuberías por donde circule esta agua caliente. Las paredes o suelos pueden ser de materiales que transmitan bien el calor, tales como cerámica o cemento. Una alternativa a las paredes o suelos es utilizar un sistema de radiadores y algunos acumuladores.

Este tipo de calefacción es muy ecológica, ya que no produce residuos y, además, es una calefacción que se puede extender fácilmente por toda la casa. La instalación de estos sistemas dependerá de las características de la casa o del espacio a calentar, pero no es mucho más difícil que la de los sistemas de climatización.

Calefacción por suelo radiante

La calefacción por suelo radiante se puede alimentar mediante diferentes fuentes de energía. Esta es la mejor opción si se lo pueden permitir. Sin embargo, debemos tener en cuenta que necesita una altura de 10-12 cm. Por lo tanto, tenemos que hacer un estudio preliminar de la casa antes de dar el paso.

Este tipo de calentadores utilizan una temperatura del agua de impulso muy baja, entre 30º y 45º. Los radiadores tradicionales oscilan entre los 80º y los 85º. Gracias a esta forma de trabajar, este tipo de calefacción permite un gran ahorro cuando se combina con un sistema de producción de calor eficiente, por ejemplo con

  • energía geotérmica o aerotérmica,
  • calderas de condensación (más eficientes que las tradicionales),
  • energía solar.

Como este tipo de calefacción utiliza temperaturas cercanas a la temperatura ambiente, se reducen las pérdidas. Por lo tanto, son eficientes en términos de rendimiento y respetuosos con el medio ambiente. Además, no causan molestias por sequedad o capas.

La principal desventaja de este tipo de calefacción es sin duda su precio. Sin embargo, la inversión inicial se puede amortizar a corto plazo. Una instalación incluye tiras de polietileno, paneles de poliestireno y su revestimiento aislante. También tuberías de polietileno, mortero y mano de obra. Este tipo de calefacción es la opción ideal, en combinación con otros sistemas.

En general, se recomienda instalar un suelo climatizado cuando la casa esté en obras o en fase de reforma. El mantenimiento también implica un gasto superior a la media de media y, incluso, incluso levantar parte del suelo.

conclusión

Una de las alternativas para reducir los costos de calefacción en casa es hacerla construir de manera tal y con materiales que utilicen de manera más pasiva el calor del entorno durante todo el año, lo que se llama arquitectura bioclimática. Sin embargo, este tipo de casas sigue siendo poco frecuente, por lo que la alternativa más ecológica es utilizar calefacción que provenga de fuentes de energía renovables, como el viento, el sol o la energía geotérmica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *