Ya sea por razones ecológicas y por razones económicas reducir el consumo de electricidad, La iluminación es uno de los principales motores de gasto energético que se puede reducir con unos simples pasos.

El primero de ellos es el elección del tipo de bombilla adaptado al uso que se quiera hacer

En las líneas siguientes encontrará un comparación de los diferentes tipos de bombillas para iluminar vuestra elección …

El diodo electroluminiscente o LED (diodo emisor de luz)

es un bulbo económico y ecológico.

Los diodos emisores de luz son un tipo de iluminación de estado sólido que convierten la electricidad en luz. Aunque antiguamente se conocía principalmente por los semáforos y los semáforos, los LED en luz blanca son una de las tecnologías más eficientes energéticamente y con una evolución rápida actual. La iluminación LED sólo utiliza entre el 25% y el 30% de la energía y dura 8-25 veces más que una bombilla incandescente.

el bombillas led actualmente están disponibles en muchos productos como:

  • el equivalente de bombillas incandescentes tradicionales de 40W, 60W y 75W,
  • bombillas reflectoras menudo utilizadas en iluminación empotrada,
  • pequeñas luces de vía,
  • lámparas de escritorio,
  • iluminación bajo los armarios de cocina,
  • iluminación exterior.

Vienen en una gran variedad de colores, y algunos son regulables o ofrecen funciones prácticas, como la luz del día y los sensores de movimiento. Los LED funcionan bien en interiores y exteriores debido a su durabilidad y rendimiento en entornos fríos. Buscar productos LED como luces de rastro, luces de escalones y luces de porche exterior. También puede encontrar lámparas solares exteriores.

Aunque los LED son más caros, ahorran dinero porque duran mucho tiempo y consumen muy poca energía. Al igual que con otros productos electrónicos, se espera que caigan los precios a medida que entren en el mercado cada vez más productos.

Ventajas de las bombillas LED

  • Su vida útil es excepcional: de 50.000 a 100.000 horas de uso.
  • Además, son muy fuertes y resistentes a los golpes, lo que le permite beneficiarse de su vida útil …
  • Finalmente, su vida útil no se ve alterada por el encendido repetida, como las llamadas bombillas de bajo consumo.
  • Su producción es muy buena: de 50 a 60 lúmenes por vatio. Desprende muy poco calor y se mantiene frío; por tanto, hay poca pérdida de energía.
  • Su intensidad de luz es variable y, por tanto, se puede utilizar con un atenuador.
  • Su tamaño es muy pequeña: se pueden integrar así en luminarias más discretas.
  • Este tipo de lámpara también está disponible en baja tensión, lo que permite utilizarla en habitaciones húmedas o al aire libre.

Inconvenientes de las bombillas LED

  • El precio de estas lámparas es su principal inconveniente porque es bastante elevado. Sin embargo, se trata de una inversión que se puede amortizar con bastante rapidez en función de su uso y teniendo en cuenta su coste de consumo. Además, actualmente el precio está en caída libre.
  • La representación del color es bastante promedio, aunque este punto se ha mejorado mucho en los últimos años.
  • Hay pocos poderes fuertes disponibles, pero este punto está en gran progreso.
  • Algunos profesionales de la salud critican las bombillas LED para varios problemas que pueden causar, incluida la luz azul que emiten.

Las bombillas LED son ideales para iluminaciones ocasionales, como una lámpara de noche, un foco, una luz de noche …

Fluorescencia o bulbo de neón

La lámpara fluorescente es una solución económica y ecológica para iluminar grandes espacios o el jardín. Se debe evitar en las habitaciones iluminadas de manera intermitente, como lavabos, bodegas o pasillos.

Hay que favorecer las marcas para beneficiarse de ventajas recientes (sustancias menos nocivas, menos desgaste, mejor representación del color, etc.).

Bombilla de bajo consumo

Las lámparas fluorescentes compactas son simplemente versiones retorcidas de las lámparas fluorescentes de tubo largo que es posible que ya tenga en la cocina o en el garaje. Como usan menos electricidad que las bombillas incandescentes tradicionales, los CFL normales pueden pagarse en menos de nueve meses y, después, ahorrar dinero cada mes.

A bombilla fluorescente compacta puede pagar el ahorro energético en menos de 9 meses y continuar ahorrando dinero cada mes. Una bombilla fluorescente compacta consume aproximadamente un tercio de la energía de una bombilla incandescente.

Estas bombillas presentan una gama de colores claros, incluidos los tonos cálidos (blanco a amarillo) que no eran tan variados cuando se introdujeron. Algunos están anidados en una cubierta para difundir la luz y dar una forma similar a la de las bombillas de sustituir.

Los CFL combinan la eficiencia energética de la iluminación fluorescente con la comodidad y popularidad de los accesorios incandescentes. Los CFL se adaptan a la mayoría de aparatos diseñados para bombillas incandescentes y consumen un 75% menos de energía.

Aunque los CFL cuestan un poco más que las bombillas incandescentes comparables, duran de 6 a 15 veces más (de 6.000 a 15.000 horas). Véase cómo se comparan las bombillas de ahorro energético con las bombillas incandescentes tradicionales y averigüe cómo funcionan los CFL.

Los CFL son los más rentables y eficientes en lugares donde las luces están encendidas durante largos periodos de tiempo. El periodo de recuperación será más lento en los lugares donde las luces se enciendan durante períodos cortos de tiempo, tales como armarios y despensas. Como no hay que cambiar los CFL menudo, son ideales para lugares difíciles de acceder. Obtenga más información sobre cuándo hay que apagar las luces y sustituir las lámparas fluorescentes.

Los CFL se presentan en varios estilos o formas y cada uno está diseñado para un propósito particular. El tamaño o el área total de los tubos determina la cantidad de luz que producen. Muchos modelos van del blanco frío al blanco cálido, tal como se muestra en el envase, y son compatibles con otros controles de iluminación.

Los tipos comunes de CFL incluyen:

  • Las lámparas en espiral de línea A y A son bombillas atornilladas, la mayoría de las veces con bases Edison medias (E-26) y balastos integrados; se pueden utilizar en electrodomésticos habituales diseñados para bombillas incandescentes como lámparas de mesa, lámparas de techo y apliques.
  • Las lámparas globales son similares a las lámparas espirales, pero tienen un globo terrestre u otra forma decorativa que cierra la misma lámpara CFL. Se utilizan en accesorios más decorativos donde la luz es visible, como la iluminación del baño y el techo.
  • Los focos y las lámparas reflectoras también tienen una base atornillada y están diseñados para enfocar la luz sobre los objetos que tienen delante. Se utilizan habitualmente en accesorios interiores, tales como empotrados o cerrados, así como en focos de exterior.

Las bombillas fluorescentes contienen una pequeña cantidad de mercurio y siempre se deben reciclar al final de su vida útil.

ventajas:
– La vida útil es importante: de 10 a 20 veces más que una bombilla incandescente, pero 5 veces menos que un LED.
– La eficiencia energética es muy buena (cinco veces mejor que las bombillas incandescentes convencionales); el bulbo permanece tibio.
– Hay muchas potencias disponibles.

desventajas:
– El precio es más más alto que una lámpara incandescente convencional, pero todavía más bajo que los LED. Su precio de compra se amortiza rápidamente por su menor coste de consumo.
– La representación del color no es muy buena, sobre todo durante la fase de calentamiento.
– Las lámparas de fluorescencia tienen un tamaño bastante grande, limitadas por el hecho de que la luz proviene de un tubo largo en el caso de un neón o curvada en el caso de una lámpara de bajo consumo. No son aptos para todos los accesorios.
– Estos bulbos contienen sustancias peligrosas como el mercurio o el plomo. Es recomendable favorecer las grandes marcas que minimizan estos elementos nocivos.
– Son bastante frágiles, mucho más que los LED.
– No se pueden utilizar con un dimmer.
– No podían soportar la iluminación repetida. Este punto se ha resuelto en los modelos más recientes y de buena calidad.
– Tardaron un poco en alcanzar la máxima producción de luz. Esto sigue siendo el caso de los modelos de gama baja.

Una variante: la lámpara ionizador

la lámpara ionizador es una lámpara fluorescente compacta que incorpora un ionizador.

Su papel es revitalizar el aire, como las lámparas de sal.

Usar la fotocatálisis para limpiar el aire intentando eliminarlo de gérmenes, compuestos orgánicos volátiles, formaldehído, benceno, alérgenos y polvo presentes en nuestros interiores.

Los entornos naturales son ricos en iones negativos. En las zonas urbanas, esta ionización es muy baja y casi ausente en los hogares donde hay muchos micro-contaminantes suspendidos en el aire (COV, benceno, toluene, formaldehído, glicol éter, etc.). Los contaminantes son emitidos por madera tratada, aglomerados, madera contrachapada, colas, alfombras, pinturas, aislantes, etc.

Los iones negativos revitalizan la atmósfera, eliminan la microcontaminació, neutralizan la electricidad estática y reducen las perturbaciones electromagnéticas (ordenador, televisión, teléfono, etc.)

El ionizador emite electrones que se unen a micro-contaminantes suspendidos en el aire. Estas partículas se establecerán gradualmente en el suelo y, por tanto, ya no se inhala.

Su inconveniente es, sin duda, su precio más alto que una bombilla fluorescente compacta convencional.

Bombilla incandescente (luz clásica)

Las bombillas incandescentes son bombillas clásicas a un precio bajo y con una iluminación muy natural, pero el coste de consumo de las cuales es muy alto y la vida útil muy baja: una lámpara poco ecológica!

ventajas:
– El precio es muy bajo en comparación con otras bombillas.
– Su tamaño es muy variable y puede adaptarse a varios tipos de luminarias. Se presenta en muchas variedades de colores y formas.
– La representación del color es excelente. Este es su gran punto fuerte!
– Este tipo de lámpara se puede utilizar con un atenuador.
– Los gases inertes que contiene la bombilla no son contaminantes.

desventajas:
– La vida útil es baja: 1.000 horas frente a las 100.000 horas de los LED …
– La bombilla no es especialmente fuerte y es sensible a los golpes.
– La eficiencia es muy pobre: ​​sólo el 5% de la energía consumida se restaura a la luz, el resto se pierde por calor. Esta bombilla se calienta mucho y, por tanto, puede ser peligrosa.

bombilla halógena

El halógeno sólo es adecuado en iluminación indirecta para que el flujo de luz es demasiado deslumbrante.

Se trata de un mal cálculo económico: el precio de compra es prácticamente tan elevado como las lámparas fluorescentes por un coste de consumo mucho más elevado relacionado con la eficiencia, pero también con el hecho de que este tipo de lámparas se utilizan con luz indirecta.

Esta es la lámpara que deben evitarse: poco económica y poco ecológica.

ventajas:
– La representación del color es excelente y es comparable a la luz natural.
– Las medidas son muy variables y hay muchas formas.
– La lámpara halógena está disponible en baja tensión y, por tanto, es adecuada para utilizarla en el baño o en la cocina.
– Hay una gran variedad de potencia.

desventajas:
– La lámpara halógena no es muy resistente a golpes y vibraciones.
– El rendimiento es particularmente pobre, aunque ligeramente mejor que el de las lámparas incandescentes. El calentamiento de la bombilla es muy importante y peligroso.
– Este tipo de lámpara se puede instalar en un atenuador, pero reduce la vida útil del filamento que se oxida debido a una temperatura más baja.
– El gas halógeno es tóxico y contaminante.

Luz de sodio

La lámpara de sodio se utiliza principalmente para la iluminación pública.

Su representación de colores y su desagradable iluminación son los principales inconvenientes de este tipo de lámparas.

Es adecuado para iluminar un gran jardín, por ejemplo.

ventajas:
– La vida útil es larga, comparable a las lámparas fluorescentes.
– La potencia y la potencia liberada son las principales ventajas de este tipo de lámparas.

desventajas:
– Estas lámparas no son sólidas.
– La representación del color es muy mala, dando una luz pálida desagradable.
– El tamaño de las bombillas es bastante grande y poco adecuada para ciertas luminarias.
– Es difícil de encontrar en los principales minoristas.

Luz de inducción

Son lámparas de descarga a baja presión de vapor de mercurio. Es una lámpara sin filamento que combina la tecnología de los tubos fluorescentes y la inducción. Debido a su larga vida y precio, la lámpara de inducción se utiliza cuando el mantenimiento es difícil o costoso y en situaciones que requieren largos periodos de funcionamiento.

ventajas:
– La vida útil es extremadamente larga: hasta 100.000 horas.
– Proporciona iluminación instantánea.
– La representación del color es buena

desventajas:
– El precio es bastante caro.

No olvide reciclar las bombillas usadas

El reciclaje de las bombillas permite:

  • preservación de los recursos naturales: el 93% del peso de las lámparas es reciclable. El uso de restos de vidrio, llamadas cullet, permite ahorrar 700 kg de arena por tonelada de vidrio producido. También ahorramos 150 kg de refresco o potasa y 100 kg de piedra caliza. Además, los componentes reciclados significan menos residuos al vertedero o incinerados.
  • ahorrar energía: producir tubos fluorescentes a partir de cullet requiere menos energía que a partir de la arena, ya que el vidrio se funde con más facilidad que la arena. 1 tonelada de cullet utilizado evita la liberación de 500 kg de CO2 de media.
  • evita la contaminación por mercurio: el mercurio es el componente que permite a las lámparas consumir poca energía mientras se ilumina de manera muy eficiente. Si el mercurio contenido en una lámpara en pequeñas cantidades (0,005%) no representa ningún peligro en caso de «rotura», se convierte en potencialmente peligroso para el medio ambiente a escala de decenas de millones de lámparas que llegan al final de su vida cada año , si no se procesan. El reciclaje de las lámparas permite recuperar y reutilizar el mercurio y evitar su liberación a la atmósfera o al suelo.

Todas las bombillas de filamento, convencionales y halógenas, se pueden tirar a la basura. Su composición no requiere un tratamiento especial, lo que permite eliminar con los residuos domésticos.

Se recogerán todas las demás bombillas, incluidos los tubos fluorescentes conocidos habitualmente como «neones», las lámparas fluorescentes compactas conocidas habitualmente como «lámparas de bajo consumo» y las lámparas LED.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *