Greenpeace ha publicado una guía de productos lácteos con o sin transgénicos.

En esta guía se enumeran los productos lácteos (leche, queso, nata, mantequilla, etc.) que garantizan la ausencia de OGM y los que no.

Los productos lácteos ocupan un lugar importante en las neveras francesas: en 2007 consumimos una media de 67 litros de leche, 24 kg de queso y 21 kg de yogures y otros postres lácteos. Estos productos lácteos se benefician de una imagen bastante positiva, con la leche que aparece como un producto de calidad, sano y natural.

Para los franceses, el placer gastronómico y los productos de calidad no se pueden combinar con transgénicos. Pero, sin embargo, son omnipresentes en las placas de una manera insidiosa.

La gran mayoría de los productos lácteos provienen de animales, a menudo vacas, alimentados con soja transgénica importada.. De momento, nada obliga a los fabricantes a mencionarlo. Los sectores de calidad que hacen el esfuerzo de excluir los transgénicos tienen pocas posibilidades de darlo a conocer (a la espera de normativas que permitan una información clara al consumidor) y de mejorar realmente este esfuerzo. Ampliamente opuestos a los transgénicos, los consumidores no tienen, pues, la libertad de elegir y, a pesar de ellos, apoyan el desarrollo de estos cultivos transgénicos en el mundo.

Los consumidores deben tener la elección, el derecho y la libertad de consumir productos sin el uso de OGM.

Debemos tener información totalmente transparente sobre la presencia o no de OGM y esto en cualquier nivel de la cadena de producción..

Para producir esta guía y permitir a los consumidores rechazar los transgénicos, Greenpeace envió un cuestionario a los fabricantes de alimentos para averiguar si se utilizan transgénicos en la alimentación de rebaños de leche (esta guía trata sólo de la alimentación de animales de «cría»). Según sus declaraciones, estos productos se clasificaron en una de estas tres categorías:

NB La mayoría de las empresas clasificadas en la lista roja no nos respondieron. Los fabricantes se esfuerzan tienen todo el interés para darlo a conocer.

En favorecer los productos «ecológicos», por supuesto, proteja su salud, pero sobre todo haga medidas concretas para bloquear el camino hacia los transgénicos y preservar así el medio ambiente.

  • Agricultura ecológica (AB):

la garantía absoluta. Las especificaciones para la agricultura ecológica excluyen los transgénicos en todas las etapas de la producción. Lo mismo ocurre con todos los productos lácteos AB.

  • Etiquetas y AOC, AOP o IGP:

el gran desenfoque. ¡Atención! Las especificaciones de los productos que se benefician de una denominación de origen controlada (AOC), de una etiqueta roja (LR) o de una indicación geográfica protegida (IGP) no excluyen sistemáticamente el uso de productos transgénicos. Por lo tanto, debemos comprobar caso por caso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *