Productos de mantenimiento: convencionales, ecoetiquetados, de antes; ¿Qué diferencias? ¿Qué eficiencia?

  1. Impactos sobre la salud de los productos de limpieza
  2. Diferencia(s) entre desinfectante y detergente
  3. lejía: ¿para qué usos?
  4. Vinagre blanco: ¿es un desinfectante?
  5. Alternativas a los productos de limpieza convencionales
  6. Eficacia de los productos alternativos
  7. Impactos en la calidad del aire interior
  8. En conclusión, ¿qué elegir?

Resumen

Los productos de limpieza con etiqueta ecológica presentan una interesante alternativa, más respetuosa con el medio ambiente y la salud del usuario, pero no son la respuesta absoluta. La tabla, que se presenta a continuación, resume las ventajas e inconvenientes de cada tipo de producto.

Productos de limpieza convencionales
VENTAJAS DESVENTAJAS
olor; mousse; superficies brillantes (factores subjetivos de eficiencia) + O – emisiones significativas de COV
Eficaz con baja acción mecánica Presencia de sustancias irritantes, sensibilizantes o incluso CMR… Promoción de la desinfección casi sistemática
Coste (etiquetas privadas) Coste (marcas conocidas)
Productos de limpieza con etiqueta ecológica
VENTAJAS DESVENTAJAS
Más respetuosos con el medio ambiente (fosfato, biodegradabilidad, etc.) + O – emisiones significativas de COV
Sustancias CMR, sensibilizantes e irritantes prohibidos (tolerados si las concentraciones son ≤ 0,01% en peso del producto final) Promoción excesiva de los aceites esenciales
Coste (siempre que se cumplan estrictamente las dosis) Coste (si no se respetan las dosis)

Sin embargo, todos los productos de limpieza convencionales no tienen la culpa.

Algunos emiten tantos compuestos orgánicos volátiles (COV) como sus colegas con etiqueta ecológica. Otros tienen la ventaja de ser hipereficientes (exceso). Aún podemos hacernos la pregunta: ¿es realmente necesario tener productos, en el límite corrosivos, para ya no tener que frotar? La pregunta es legítima, en el contexto profesional.

Por su parte, los productos de limpieza con etiqueta ecológica son más caros por litro. Para que sean ventajosas en lo que respecta al coste, es imprescindible respetar las dosis.

Por último, sea cual sea el tipo de producto escogido, la eficacia dependerá sobre todo de la naturaleza de la suciedad a eliminar y de si están incrustadas o poco tenaces (productos con pH ácido contra incrustaciones y pH básico para el desengrase).

Impactos sobre la salud de los productos de limpieza

El INRS informa de la creciente y significativa incidencia de trastornos respiratorios y cutáneas entre los agentes de mantenimiento en contacto diario con estos productos. En cuanto a los casos de asma laboral, la ONAP (Observatorio Nacional del Asma Laboral) indica que los trabajadores de mantenimiento son ahora la profesión más afectada por estas afecciones. [12 ; 14]. Aunque son los primeros preocupados, por la exposición diaria y de larga duración, los productos de limpieza no están reservados a un único uso profesional, afectan a toda la población, ya sea por contacto directo (uso y manipulación de productos) o indirecto (degradación del aire interior).

Pictogramas de peligro
Pictogramas de peligro

Además, la gran mayoría, si no la totalidad de los productos de limpieza que se venden en los supermercados, contienen pictogramas de peligro (Reglamento (CE) nº 1272/2008 del Parlamento Europeo).

Los pictogramas permiten visualizar a simple vista, los caracteres: irritante, sensibilizante, tóxico, muy tóxico, corrosivo, cancerígeno, mutagénico, reprotóxico, oxidante, inflamable, etc. al final, 15 categorías de peligros.

Un producto puede tener varios pictogramas.

¿Qué diferencia existe entre un detergente y un desinfectante?

La finalidad del uso de detergentes es eliminar la suciedad (limpieza). El detergente está compuesto, entre otras cosas, de un tensioactivo o tensioactivo, que ayuda a fijar y eliminar la suciedad.

Mientras que la finalidad de utilizar un desinfectante es eliminar la flora microbiana (acción contra bacterias y/o virus y/o mohos – esporas de hongos). La desinfección sólo es efectiva sobre una superficie limpia, previamente limpiada, teniendo en cuenta también el tiempo de contacto entre la superficie a desinfectar y el desinfectante. Se debe reservar para zonas bien delimitadas y/o situaciones muy concretas.

lejía: ¿para qué usos?

La lejía (hipoclorito de sodio) es principalmente un desinfectante. Tiene actividad biocida.

No es necesario utilizarlo habitualmente para limpiar su armazón, porque no es un detergente. Sin embargo, todavía se utiliza ampliamente a diario. Pero ¿con qué fines?

¿Necesitas desinfectar tu casa?

Además, la lejía tiene otros inconvenientes:

  • Es irritante para las manos y para las vías respiratorias (urgencia de toser). Para las personas que son sensibles, ya no debe utilizarse.
  • Todavía es responsable de muchos accidentes domésticos, de niños que ingieren lejía, contenido en botellas de plástico.
  • Por último, se le acusa con razón de blanquear el molde sin necesariamente destruirlo.

Para eliminar el moho, basta con un detergente como un jabón de platos incoloro. La acción del detergente combinada con la acción mecánica, «atrapará» los moldes. Tenga cuidado, frote siempre con una esponja húmeda para evitar la dispersión de esporas de hongos, que podrían colonizar nuevas superficies.

Pero el CSTB (Centro Científico y Técnico de la Edificación) ha publicado una guía para eliminar los mohos con seguridad, en la que encontramos… ¡lejía!

¿El vinagre blanco es un desinfectante?

El vinagre blanco se compone entre un 5 y un 8% de ácido acético y agua. El ácido acético tiene propiedades bactericidas e incluso fungicidas. Estas propiedades se han probado en varias cepas bacterianas, tales como Escherichia coli por ejemplo. Las pruebas han demostrado un excelente efecto bactericida, incluso cuando se prueba a una concentración del 3% [20].

Sin embargo, el ácido acético no es estrictamente un fungicida. El ácido acético no daña las células de los hongos, ni elimina el moho. Sin embargo, inhibe su crecimiento [15 ; 21].

También te puede interesar  La vida de los ácaros del polvo y sus pequeños secretos

Alternativas a los productos de limpieza convencionales

  1. Productos con etiqueta ecológica

Entre las etiquetas fácilmente identificables presentes en muchos productos de consumo; las etiquetas: medio ambiente NF; Etiqueta ecológica de la UE; Ecocert y Nature & Progrès incluyen productos de limpieza. No es el caso, por ejemplo, de las etiquetas Ange Bleu o Cygne Blanc.

Cuidado con el Gvolver a lavar

Sobre los productos de limpieza destinados a particulares, se están desarrollando multitud de anotaciones, comentarios y, en ocasiones, incluso logotipos que sugieren que el producto sería más respetuoso con la salud y el medio ambiente. Por ejemplo, los términos «limpiador ecológico» o «limpiador verde» florecen en los envases. Sin embargo, a falta de una de las etiquetas mencionadas anteriormente, esto sólo es un argumento de venta.

GreenwashingEl logotipo de «Limpieza Sostenible» es un buen ejemplo de ello. Este logo es una iniciativa de AISE, la asociación internacional de productores de detergentes y jabón, que ha establecido una carta de buenas prácticas que los productores se comprometen a respetar. A partir de la autodeclaración, no existe control asegurado por un organismo independiente, que no permita garantizar que los productos sean en algunos aspectos más respetuosos con la salud del usuario y con el medio ambiente. No es una certificación oficial.

2. Productos de antes

O “recetas de las abuelas”, bajo este nombre, encontramos productos cotidianos, como el vinagre blanco (descalcificador), el jabón negro, el jabón de Marsella (desengrasante), bicarbonato de sodio (suavizante de tejidos), aceite de oliva y limón para nutrir la madera…

3. Productos polivalentes

Son productos con un pH neutro, aptos para todas las superficies y suelos. Incluso antes de saber si son efectivos, son interesantes en la medida en que se reduce el número de productos en el hogar y permite ahorrar.

Eficacia del producto

Sea cual sea el producto que se utilice, para una óptima eficacia, es necesario tener en cuenta el círculo de Sinner o los principios fundamentales para una “limpieza perfecta”. El círculo de Sinner es la combinación de 4 factores interrelacionados:

círculo de pecadores

Los fabricantes buscan superar estas limitaciones, ofreciendo productos «hiper potentes», donde la acción mecánica y el tiempo de exposición se convierten en innecesarios. No más frotar ni esperar por desnudarse.

Entonces también debemos desvincularnos de la idea “que el limpio huele bien”, el limpio no huele a nada, a pesar del bombo.

Por último, no es porque un producto no haga espuma, no haga brillar las superficies y no huela a nada, que sea ineficaz. Una vez más una idea preconcebida de marketing, que sin duda alguna es muy efectiva.

1. Productos con etiqueta ecológica

Sólo las especificaciones de las etiquetas NF Environment y Ecolabel europeo exigen que el producto sea tan efectivo o más efectivo que un producto de una gran marca reconocida. En cuanto a las etiquetas Ecocert y Nature & Progrès, las pruebas de eficacia se especifican sólo para su gama de desinfectantes. Sin embargo, para este último, no se especifica ninguna norma y parece no estar dirigido a profesionales, mientras que para Ecocert sus productos cumplen las recomendaciones HACCP. [a] en restauración colectiva.

[a] Análisis de peligros, punto de control crítico, es un método de control de los riesgos para la salud asociados a los alimentos en restauración colectiva.

2. Productos de antes

Las pruebas las llevaron a cabo 60 millones de consumidores [1]. Algunas «recetas» son muy efectivas, como la tierra de Sommières, para eliminar las manchas de aceite de oliva y de grasa de freír, y otras muy decepcionantes, por ejemplo lavar con jabón de Marsella y bicarbonato de sodio no elimina completamente las manchas incrustadas.

Sobre todo estas recetas hacen eco de limpiadores multiusos. Su eficacia depende de las manchas a eliminar. Mientras las manchas no sean muy tozudas, las recetas de antaño son interesantes por su coste y por su bajo impacto ambiental. Es por ejemplo el caso del vinagre blanco, que tiene propiedades descalcificantes, pero si el inodoro o la ducha están incrustados de piedra caliza, inevitablemente será menos efectivo que los «superdescalcificadores».

3. Productos polivalentes

Pueden ser buenos compromisos para limitar la cantidad de productos del hogar y, por tanto, limitar los costes, siempre que se haga una limpieza diaria, para evitar la suciedad persistente. En efecto, de pH neutro, presentan límites si se busca frotar. No tienen un pH suficientemente básico para desengrasar, ni un pH suficientemente ácido para descalcificar. [23].

4. Productos convencionales

Por lo general, y más allá de algunas excepciones denunciadas por el caso de 60 millones de consumidores [2], los productos que parecen «exceso» son efectivamente más efectivos, en el sentido de que se desnudan y/o rozan sin que el usuario tenga que utilizar la fuerza para limpiar (respetando las condiciones de uso, y en particular el tiempo de exposición). Algunos son incluso tan depurantes que son corrosivos.

Impactos en la calidad del aire interior

En resumen, las principales sustancias detectadas y cuantificadas son:

Sustancias químicas Efectos sobre la salud Fuente(s) / uso(s) Biblioteca
formaldehído (familia de los aldehídos) irritante para el trato nasofaríngeo y clasificado como carcinógeno probado (grupo 1) presente inicialmente en el producto (biocida, conservante) o emitido como compost secundario (reacción entre el ozono y el d-limoneno para formar formaldehído) [7]
Aceites esenciales d-limoneno (y otros terpenos) posibles efectos irritantes y alergénicos aceites esenciales añadidos para una fragancia «natural». [11 ; 8]
éteres de glicol 11 éteres de glicol se clasifican como tóxicos para la reproducción permiten la solubilización de productos orgánicos en matrices acuosas (miscibilidad de un cuerpo hidrófobo con un cuerpo hidrófilo) [6 ; 13]
COV totales Una clase muy diversa de compuestos químicos, algunos son preocupantes para la salud y otros no. Éste es un indicador para conocer la emisividad de un producto o material volatilización [3 ; 16 ;17 ;18 ; 23]
También te puede interesar  ¿Qué dispositivos para mejorar la calidad del aire?

En conclusión, ¿qué elegir?

Las fichas y artículos tenidos en cuenta han permitido sobre todo destacar el desconocimiento y mal uso de los usuarios en la elección y uso de los productos de limpieza. La lejía, por ejemplo, es totalmente ineficaz contra la cal, y no es necesario utilizarla como detergente para eliminar la suciedad. La lejía no es un detergente sino un desinfectante, que debe aplicarse a las superficies previamente limpiadas para ser efectivo.

Así, concretamente, si eres del tipo que limpia tu hogar con regularidad, o incluso a diario, sin dejar tiempo para que las tareas se incrustinen, puedes mantener tu hogar con un mínimo de productos, de tipo multiuso por ejemplo, o el de jabón y agua.

En cambio, si eres del tipo que sólo hace «limpieza de primavera», en este caso, o tendrás que frotar un poco más, respetando el tiempo de exposición para que actúe el producto, o te recurres a productos potentes.

La elección es vuestra!!

Sin embargo, los productos de limpieza etiquetados presentan ventajas tanto desde el punto de vista medioambiental (ausencia de fosfatos, tensioactivos biodegradables, etc.) como de salud (exclusión de determinados productos químicos problemáticos, restricción para otros, limitadas emisiones de COV . ). ¡Pero la presencia casi sistemática de aceites esenciales lleva, sin embargo, a un deterioro de la calidad del aire interior!

Para utilizar un producto con seguridad, primero debe mirarse el pictograma de peligro y leer las precauciones de uso que hay en la parte posterior del producto, tanto si se trata de un producto de limpieza convencional como con etiqueta ecológica.

La ventilación durante y/o después de la limpieza también permite evacuar el exceso de contaminación química.

Bibliografía

[1] 60 millones de consumidores, Mantenimiento del hogar: qué valen los productos de antes, n° 490, 2014

[2] 60 millones de consumidores, Escoger el limpiador de cocina adecuado sin dañar el medio ambiente, n° 428, 2008

[3] ADEME, Ecol’Air, 2011

[4] ANSES, Simposio del 10 y 11 de diciembre de 2013, en la casa RATP (París 12), Sustancias químicas mixtas: retos para la investigación y la evaluación de los riesgos para la salud

[5] ANSES, CSTB, OQAI, Estudio exploratorio del coste socioeconómico de los contaminantes del aire interior. 2014

[6] Blandin MC, Riesgos químicos diarios: éteres de glicol y contaminantes del aire interior. ¿Qué experiencia para nuestra salud? Conclusiones del ponente (volumen 1), informe n° 176 (2007-2008), elaborado por encargo de la Oficina Parlamentaria para la Evaluación de las Opciones Científicas y Tecnológicas

[7] Chiappini L, Rossignol S, Río C, Ustache A, Fable S, Nicolle J y Nicolas M. Formación de aerosoles orgánicos secundarios en el aire interior: el papel de los productos domésticos. Contaminación del aire, 2012, n° 213-214: 99-106

[8] INERIS, Datos disponibles sobre las emisiones de los productos de consumo cotidiano en el entorno interior, N° DRC-09-104121-01494B, 2009

[9] INERIS, Informe preliminar para el etiquetado de los productos de consumo, Clasificación según la exposición al aire interior, N° DRC 10-109458-04047B, 2011

[10] Estudi INERIS, CSTB, ADOQ – Actividades domésticas y calidad del aire interior: emisiones, reactividades y productos secundarios (proyecto realizado en el marco del programa PRIMEQUAL), 2013

[11] INRS, Ficha de Toxicología de Dipenté od, l-limoneno, FT 227, 2010.

[12] INRS, Enfermedades respiratorias laborales del personal de limpieza, expediente INRS TR 52, 2011

[13] INRS, éteres de glicol, lámina de disolventes, ED 4222, 2011

[14] INRS, Dermatitis de contacto de origen laboral: acciones a tomar, hoja INRS TA 93, 2013

[15] Kang HC, Park YH, Go SJ, Inhibición del crecimiento de un hongo fitopatogénico, especies de Colletotrichum por ácido acético, Microbiological Research, 2003, 158: 321-326

[16] MEDDE, Dossier de prensa – Medidas para mejorar la calidad del aire interior, 2012

[17] MEDDE, Edificio saludable, 2013

[18] Observatorio de la Calidad del Aire Interior, Boletín OQAI N ° 4, 2012

[19] Observatorio de la Calidad del Aire Interior, Boletín OQAI N ° 5, 2013

[20] Ryssel H, Kloeters O, Germann G, Schäfer T. Antimicrobial effect of acetic acid-an alternative to common local antiseptics, Burns, 2009, 35: 695-700

[21] Stratford M, Plumridge A, Nebe-von-Caron G, Archer DB, La inhibición de los conídis del molde de deterioro por el ácido acético y el ácido sórbico implica diferentes modos de acción, que requieren una modificación de la teoría clásica de el ácido débil, International Journal of Food Microbiology, 2009, 136: 3-43

[22] UFC Que Chooser, Comparación de limpiadores de baño, 2007

[23] UFC Que Choisir, Multipurpose cleaners – Un air paso brillo, 2009

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.