¿Principio de precaución, demasiado o insuficiente?

Cuando hablamos del «principio de precaución», es sobre todo un concurso semántico que se vislumbra entre sus defensores y sus detractores. Quienes ven este principio de precaución como un freno a la innovación, un freno al crecimiento económico, le elevarán al estatus de «precaucionismo», o llevado a su clímax, «eso (principio de precaución) sugiere que el riesgo cero , por imposible, es un horizonte a alcanzar” [2].

Sin embargo, el principio de precaución de entrada se creó precisamente para estimular la innovación y comparar puntos de vista y conocimientos sobre temas cuyos efectos (beneficios o nocivos) son desconocidos en el momento de las discusiones. Así, el principio de precaución es un «principio de evaluación y abordaje de la incertidumbre» [6]. Este contraargumento de que el principio de precaución no inhibe la innovación, por el contrario, la promueve, es compartido por otros grupos de interés. En efecto, la búsqueda de nuevos procesos tecnológicos o la implantación de acciones, con impactos ambientales y sanitarios lo más bajo posible en el estado actual del conocimiento, es una fuente perpetua de innovación.

Si bien el principio de precaución se beneficia de una definición precisa, los denunciantes sufren el síndrome de «Cassandra», cuando sus oponentes les culpan de su inercia, o incluso de su oposición sistemática a las nuevas (bio) tecnologías. El principio de precaución no es «un principio de abstención» [6]. Además, sólo se identificaron cuatro casos de «falsos positivos» durante los 20th siglo por la Agencia Europea del Medio Ambiente, e identificado en su informe » Lecciones tardías de los avisos tempranos «. Los «falsos positivos» son situaciones en las que se ha aplicado el principio de precaución, provocando, finalmente, efectos más negativos que positivos para la sociedad civil. Uno de los cuatro casos es la gripe porcina de 1976 en Estados Unidos. Traumatizada por la gripe española y sus millones de muertes después de la Primera Guerra Mundial, las autoridades sanitarias estadounidenses tenían miedo a una gran epidemia y sobreestimaban mucho los efectos sobre la salud de la cepa en cuestión. la población ha provocado numerosas muertes, así como efectos secundarios irreversibles (trastornos neurológicos) para algunos de los vacunados.

También te puede interesar  Los beneficios del aquagym

El principio de precaución es reconocido indirectamente por la Organización Mundial del Comercio, a través del artículo 5, párrafo 7, que establece la libertad, cuando «la evidencia científica pertinente sea insuficiente, de adoptar medidas sanitarias o fitosanitarias sobre la base de la información relevante disponible (…).” El embargo a la carne de ternera tratada con hormonas de crecimiento en Estados Unidos es un ejemplo de ello: Las empresas y otros grupos industriales no se quedan al margen, a través de iniciativas de desarrollo sostenible oa través de la responsabilidad social corporativa (RES). Este último es más estricto, porque lo define claramente la norma internacional ISO 26000. Se establece el principio de responsabilidad “las empresas utilizan los bienes comunes de la humanidad , existen gracias a las empresas, y por tanto tienen un deber para con ellas» [4]. Sin embargo, estas iniciativas son asimiladas por el gran público como marketing, colocación de imagen.

Por tanto el reto vinculado al principio de precaución no es saber si es oportuno, pertinente o justificado aplicarlo, sino saber cómo recibirá este principio de precaución la ciudadanía y la sociedad.. Teóricamente, el principio de precaución, construido a partir de un conjunto de experiencias y segundas opiniones, dotado de un intervalo de confianza, un umbral de riesgo, se aplica o no, debe ser aceptado y entendido por la población ( la población confiaría en sus expertos); en realidad, el principio de precaución está muy influenciado por las representaciones sociales y políticas, hace referencia a los miedos irracionales. Esta desconfianza va ligada a una sucesión de escándalos, ya sean escándalos sanitarios (amianto, sangre contaminada, etc.) o fraudes sin consecuencias sanitarias (crisis de la carne de caballo en la lasaña), que han minado la confianza de la población en su público. organismos y grupos industriales.

Para compensar esta desconfianza, es fundamental la elección de sus interlocutores para hacer llegar mensajes de prevención, y debe tenerse en cuenta la opinión de los activistas, activistas. [5]. Además, dar acceso a la información, incluso la más sensible, es garantía de transparencia y la transparencia es garantía de confianza. Así, la gestión del riesgo se traduce en la gestión del capital fiduciario, sin desprecio (hacia el «no saber»). [3].

También te puede interesar  Carcinógeno posible, probable o probado, ¿qué diferencias existen?

Por último, mientras continúan los debates entre abolir el principio de precaución o transformarlo en principio de atención, es imprescindible dialogar con la sociedad civil para garantizar que las medidas adoptadas sean a su favor y sirvan exclusivamente sus intereses y no los financieros y económicos. intereses comerciales de los grupos de presión

Fuentes

[1] Anses, Cátedra de Desarrollo Sostenible de SciencesPo, “Riesgos para la salud, precaución e innovación”, coloquio del 24 de junio de 2015

[2] Bronner G, profesor de sociología en la Universidad de Estrasburgo, definición de «precaucionismo» en una entrevista en el diario Liberación, 20 de abril de 2010

[3] Chevassus-au-Louis B, Inspector General de Agricultura, intervención en conferencia del 24 de junio de 2015 “Riesgos para la salud, precaución e innovación”, organizada por SciencesPo, Cátedra de Desarrollo Sostenible, en colaboración con ANSES

[4] Capron M, profesor emérito de la Universidad de París 8, discurso en la conferencia del 24 de junio de 2015 “Riesgos para la salud, precaución e innovación”, organizada por SciencesPo, Cátedra de Desarrollo Sostenible, en colaboración con ANSES

[5] Craig C, director de la Oficina del Gobierno para la Ciencia (Reino Unido), intervención en conferencia del 24 de junio de 2015 “Riesgos para la salud, precaución e innovación”, organizada por SciencesPo, Cátedra de Desarrollo Sostenible, en colaboración con ANSES

[6] Trébulle FG, abogado y profesor de la Universidad de París I Panthéon Sorbonne, intervención en la conferencia del 24 de junio de 2015 “Riesgos para la salud, precaución e innovación”, organizada por SciencesPo, Cátedra de Desarrollo Sostenible, en colaboración con ANSES

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.