La placa de inducción se está extendiendo en todos los hogares modernos, aunque todavía hay mucha gente que sigue optando por la clásica cocina de gas. Las ventajas que puede ofrecer esta solución, que parece innovadora pero que no lo es en absoluto, son diferentes pero, por desgracia , todavía hay algunos aspectos negativos que deben tenerse en cuenta. Como dicen "no es todo el oro lo que brilla" y realmente saltar en una placa de inducción podría resultar una mala idea después de algún tiempo. ¿Por qué? En primer lugar por razones económicas: como veremos dentro de un tiempo, el costo inicial, pero también la factura, es bastante alta en comparación con las cocinas de gas.

Una solución para ahorrar dinero existe realmente y está ligada a los recursos renovables: desde este punto de vista, la placa de inducción representará sin duda el futuro, pero ¿estamos seguros de que es realmente una buena elección por ahora? Veamos los pros y los contras de esta solución.

Las ventajas de la placa de inducción

Sin duda, como ya hemos dicho, la placa de inducción tiene varias ventajas, aunque éstas son casi todas parte de la facilidad de uso y el rendimiento de este instrumento de cocina. Las ventajas más obvias son las siguientes:

  • Es fácil de limpiar en comparación con las cocinas de gas: la superficie de la placa de inducción es completamente lisa, así que sólo hay que limpiarla con un paño y ya está todo limpio.
  • El agua hierve en menos tiempo : con la inducción se acorta el tiempo de preparación de los alimentos.
  • Es más seguro : con la inducción no tienes el problema de posibles fugas de gas.
  • Tiene un diseño atractivo y moderno : muchas placas de inducción son perfectas para las cocinas modernas desde el punto de vista estético.

Dicho esto, la placa de inducción también tiene otra ventaja: desde un punto de vista medioambiental podría tener un impacto cero. Sin embargo, este es un aspecto que merece ser explorado con más detalle más adelante.

Las desventajas de la placa de inducción

Como mencionamos anteriormente, la inducción también tiene algunas desventajas que merecen ser consideradas. Las principales desventajas de esta solución son las siguientes:

  • Mayor desembolso económico : el plan de inducción no sólo prevé un gasto inicial significativamente mayor, sino también un mayor desembolso de la factura.
  • Requiere ollas y sartenes especiales : con este sistema es necesario cambiar toda la batería de ollas y comprar productos de inducción específicos.
  • Requiere un aumento en el número de Kw porque consume mucha energía cuando se enciende.

En esencia, incluso los modelos más recientes de placas de inducción todavía no permiten amortizar el gasto e implican un mayor desembolso en términos económicos. También debemos considerar el aumento de Kw (esto también debe ser pagado).

Impacto ambiental: presente y futuro

Desde el punto de vista del impacto ambiental, el plan de inducción tiene ciertamente un potencial que no debe ser subestimado: en comparación con las estufas de gas, que pueden funcionar única y exclusivamente con combustibles fósiles, la inducción también podría explotar fuentes de energía alternativas y renovables. Por el momento, sin embargo, hay muy pocas personas que pueden conectar el sistema a los paneles fotovoltaicos: la energía que se necesita es realmente mucha, por lo que debería haber muchos paneles para no tener problemas. El futuro, por lo tanto, es de inducción, pero por el momento no es todavía una solución conveniente.

También podría interesarte...

  • Mercaptanos: por eso el gas tiene un olor desagradable
  • Paneles fotovoltaicos: todo lo que necesitas saber
  • Los combustibles fósiles y su impacto en el medio ambiente
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *