Perturbador endocrino, ¿por cierto qué es?

Catalogados como «contaminantes emergentes», los disruptores endocrinos aparecen regularmente en las noticias, pero ¿qué es un disruptor endocrino?

Definición

«Un disruptor endocrino es una sustancia exógena (xenobiótica) o una mezcla de sustancias exógenas que alterará las funciones normales del sistema endocrino y, en consecuencia, será responsable de efectos nocivos (nocivos) sobre un organismo, sus descendientes, una población o subpoblación.” (OMS, 2002)

¿Cómo funciona el sistema endocrino?

El sistema endocrino es una red compleja, formada por glándulas endocrinas, que transmiten señales químicas (hormonas) desde la embriogénesis hasta el final de la vida del cuerpo. Las hormonas regulan, entre otras cosas, la reproducción, el desarrollo, el crecimiento, el comportamiento y las interacciones con el sistema inmunitario [3,5].

Las glándulas endocrinas más famosas son:

  • los testículos en los que se produce la hormona testosterona. La testosterona garantiza la diferenciación sexual durante la embriogénesis y el mantenimiento de las características masculinas a lo largo de su vida.
  • los ovarios, que segregan dos hormonas, progesterona y estrógenos, permitiendo el desarrollo y mantenimiento de los atributos femeninos.
  • la tiroides, que regula el metabolismo (crecimiento y desarrollo) y el nivel de calcio en la sangre.
  • el páncreas, implicado en la regulación del nivel de azúcar en el organismo, mediante la insulina (reduce el azúcar en sangre) y su antagonista, el glucagón (aumenta el azúcar en sangre).

¿Cómo afectan a los disruptores endocrinos a los organismos?

Los disruptores endocrinos pueden actuar de 4 formas posibles:

=> Imitando la acción (efecto agonista) de una hormona producida de manera natural por el organismo vivo, como los estrógenos o la testosterona, y por ejemplo conducir a la feminización de una población (en el caso de un disruptor endocrino que imite la actividad estrogénica) o su masculinización (en el caso de un disruptor endocrino que imite la actividad de la testosterona)

=> Al provocar efectos antagónicos en la hormona producida de forma natural.

=> Bloqueando los receptores celulares (evitando que la hormona se una, el disruptor endocrino impide la acción de la hormona)

=> Alterando la síntesis, transporte, metabolismo o excreción de la hormona, alterante al finaly la concentración hormonal natural.

¿Sustancias con efectos alteradores endocrinos?

La soja, por ejemplo, incluso «orgánica», tiene actividad estrogénica. Como la hormona proviene de una planta, hablamos de «fitohormona» y «fitoestrógenos». Otras plantas comparten estos efectos, como los garbanzos, el trigo y el germen de alfalfa. También son fitoestrógenos [2]. Los fitoestrógenos se utilizan a menudo en tratamientos para aliviar los síntomas de la menopausia [9].

En la categoría de hormonas sintéticas, producidas y utilizadas voluntariamente (en contraposición a los contaminantes), encontramos las píldoras anticonceptivas, tratamientos hormonales y tratamientos contra el cáncer.

Por último, en nuestro entorno, estamos sometidos involuntariamente a una serie de contaminantes que pueden tener efectos alteradores endocrinos. Inserm ha publicado una lista no exhaustiva:

PE Inserm

¿Por qué es difícil confirmar o negar el efecto potencial de alteración endocrina?

debido a la relación dosis-efecto, que no es sistemática, es impredecible.

También te puede interesar  Los 9 nuevos pictogramas de peligro químico

Normalmente, la mayoría de los contaminantes tienen una relación lineal dosis-respuesta (Fig. 1), es decir, cuanto mayor es la dosis, más fuertes son los efectos. Esta relación dosis-respuesta se utiliza para predecir el impacto de los contaminantes con efectos tóxicos de umbral.

Figura 1: relación dosis-efecto o relación dosis-respuesta
Figura 1: relación dosis-efecto o relación dosis-respuesta

En cambio, en lo que se refiere a los disruptores endocrinos, no es la dosis la que constituye el peligro, sino la ventana de exposición. Además, los disruptores endocrinos no tendrán el mismo efecto según su naturaleza química y según el mecanismo endocrino que perturben (reproducción sexual, crecimiento, metabolismo de los hidratos de carbono, etc.) [8].

¿Cuáles son los efectos observados en los humanos?

Cuando los disruptores endocrinos interfieren con la actividad de las hormonas sexuales, los niños pequeños son más vulnerables que las niñas, porque el desarrollo masculino depende de las hormonas. A partir de la 7-8ª semana de gestación, el gen SRY del cromosoma Y permite la diferenciación de las gónadas, hasta ahora indiferenciadas, hacia el desarrollo del aparato reproductor masculino. Esta diferenciación testicular está asegurada por la presencia de testosterona, sintetizada por las células de Leydig. [5].

Las alteraciones que pueden observarse al nacer en los niños pequeños son:

  • criptorquidismo ( testículos no bajados)
  • hipospadias (la uretra no se coloca normalmente en el extremo del pene)

Sin embargo, no es posible saber si las tasas de prevalencia de estas dos patologías han aumentado en los últimos veinte años. De hecho, ningún estudio concordante ofrece una visión general fiable, a pesar de lo que dicen las asociaciones de activistas… [4]. En algunos países, la tasa de incidencia parece aumentar continuamente, en otros las cifras están estancadas. A veces, incluso dentro de un país, entre distintas regiones, las cifras divergen sin ninguna razón obvia [8].

Los estudios más recientes, sobre criptorquidia e hipospadias, implican factores genéticos asociados a la exposición a disruptores endocrinos. [1,10, 11]. Por ejemplo, uno de los estudios mostró una tasa significativamente mayor de hipospadias en niños pequeños, cuyas madres se habían alimentado con fitoestrógenos durante el embarazo (por ejemplo: soja) [1].

Junto con los efectos sobre el sistema reproductor, los disruptores endocriso pueden interferir con el resto del sistema endocrino y potencialmente inducir otros trastornos: pubertad precoz, reducción de la fertilidad, deficiencia del sistema inmunitario, cánceres: mama, próstata, tiroides… [8].

Sin embargo, la OMS se mantiene prudente, indicando que para muchos contaminantes los vínculos causales no están claramente identificados.

De hecho, es necesario tener en cuenta que cualquier patología es el resultado de diversas exposiciones a contaminantes (factores ambientales), factores conductuales (estilo de vida, actividad física, etc.), factores hereditarios y un sistema inmunitario único, específico de cada persona. . Además, no se conocen ni identifican claramente los mecanismos de acción de los disruptores endocrinos. Además, existe una relación dosis-respuesta no lineal. Así pues, todos estos elementos nos dirigen a “contaminantes con efectos posibles o probables”.

¿Qué efectos se han observado sobre la fauna?

Los primeros efectos se demostraron observando la fauna. A partir de los años 60, la bióloga americana, Rachel Carson, notó el hundimiento de la población del águila cuba (el águila americana), en cuestión, las cáscaras de huevo demasiado delgadas que se rompen, los picos deformados ,… Demostrará el impacto del DDT en el metabolismo de estos pájaros, en su libro «Primavera silenciosa» (1962).

También te puede interesar  Como dejar de morderse las uñas?

Veinte años más tarde, en la década de 1980, un derrame accidental de productos químicos tóxicos (dicofol, ácido sulfúrico y DDT) en el lago Apopka de Florida provocó un colapso de la población de caimanes. Los individuos ya no eran capaces de reproducirse entre ellos (micropene, ovarios anormales en las mujeres y testículos malformados en los hombres) [3]

Desde entonces, se han observado con frecuencia signos de contaminación por disruptores endocrinos en ambientes acuáticos y en particular en poblaciones de peces, a través de:

  • imposex (la población tiende a masculinizarse o feminizarse según los disruptores endocrinos presentes)
  • la intersexualidad (diferenciación sexual masculina o femenina no definida).

Para ir más allá, los artículos

«¿El bisfenol A (BPA) no hemos cometido un error por prohibirlo?»

«Ftalados y no ftalato»

Bibliografía

[1] Baskin L, Quantitative measurement of androgen receptor en prepuces de boys with and with hypospadias, BJUI International, 2013, 112: 159-160

[2] Duval G, Simonot B, Disruptores endocrinos: un problema de salud para el siglo XXI, Air Pur, 2010, n° 79, 9-18

[3] Fernandes TF, Endocrine Disrupting Chemicals, conferencia en la Universidad Napier de Edimburgo, 2009-2010.

[4] Fisch H, Hyun G, hensle TW, Rising hypospadias ratas: Proving en myth, Journal of Pediatric Urology, 2010 6: 37-39

[5] Gilpin L, Endocrine Disruptors, conferencia en la Universidad Napier de Edimburgo, 2009-2010.

[6] Insermo, Exposición en microcontaminantes con efectos alteradores endocrinos, Cáncer y medio ambiente, 2008, p833-842

[7] Insermo, Reproducción y Medio Ambiente, Malformaciones genitales masculinas, hipospadias y criptorquídea, 2011, p5-15

[8] OMS, Evaluación global del estado de la ciencia de los disruptores endocrinos, OMS / PCS / EDC / 02.2, 2002

[9] Tempfer CB, Froese G, Heinze G, Bentz, EK, hefler LA, Huber JC, Efectos secundarios de los fitoestrógenos: un metaanálisis de ensayos aleatorios, American Journal of Medicine, 2009, 122: 939-946

[11] Van der Zander LFM, Van Rooij IALM, Feitz WFJ et al. Etiología de la hipospadía: una revisión sistemática de genes y medio ambiente, Human Reproduction Update, Oxford Journal, 2012, 0: 1-24,

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.