la calefacción doméstica es una de las principales fuentes de contaminación: durante el período invernal ciertamente no es posible renunciar al calor en la propia casa, pero los radiadores comunes están desapareciendo gradualmente para dar lugar a formas alternativas de calefacción. Los paneles radiantes forman parte de estas nuevas soluciones: ofrecen muchas ventajas, entre ellas un evidente ahorro en la factura y, por consiguiente, en el consumo de energía. Gracias a los paneles radiantes, es por lo tanto posible minimizar no sólo el coste y el consumo de gas, sino también el impacto en el medio ambiente. Estas nuevas formas de calefacción, basadas en el uso de paneles radiantes bajo el suelo o en la pared, son de hecho ecológicas y ahora veremos por qué.

¿Qué son los paneles radiantes y cómo funcionan?

Los paneles radiantes del suelo o de la pared irradian el calor de manera óptima : comparados con los radiadores comunes, permiten minimizar el consumo. La calefacción obtenida con los paneles se distribuye uniformemente en toda la casa porque se irradia desde abajo . Como el aire caliente tiende a subir hacia arriba porque tiene un peso específico menor, gracias a los paneles radiantes se distribuye uniformemente por toda la casa. Esto significa que la temperatura del agua necesaria para calentar su casa puede ser más baja: estamos hablando de 30-40° en comparación con los 70-80° necesarios para calentar una casa con radiadores. Esto resulta en una factura más baja y un consiguiente menor impacto en el medio ambiente. Obviamente, para mantener una temperatura de 30-40°, la caldera tendrá que trabajar menos y es por esta razón que las emisiones al medio ambiente se reducen prácticamente a la mitad en comparación con un sistema de calefacción por radiadores.

Las desventajas de los radiadores

Hoy en día, como hemos anticipado, los radiadores están desapareciendo gradualmente de las casas : cuando un sistema de calefacción de paneles radiantes es posible es mucho mejor desde varios puntos de vista. Los radiadores tienen varias desventajas:

  • El calor se extiende hacia arriba, calentando primero el techo. Esto resulta en un mayor tiempo necesario para calentar todo el volumen de su casa;
  • Los radiadores crean espacio en su casa, mientras que los paneles de la pared o el suelo le permiten aprovechar al máximo el espacio disponible;
  • Con los radiadores es necesario que la caldera funcione más porque el agua debe alcanzar temperaturas más altas, y esto se traduce en un mayor consumo y un mayor costo en la factura;
  • Al producir más calor, los radiadores secan el aire de la casa, lo que a menudo requiere el uso de un humidificador;
  • La calefacción tradicional es menos saludable porque causa una recirculación de polvo fino en el ambiente doméstico.

Cómo alimentar los paneles radiantes

Los paneles radiantes pueden ser alimentados por calderas de condensación: esto permitiría lograr una mayor eficiencia energética, pero eso no es todo. Como se trata de una forma alternativa de calefacción, los paneles radiantes también pueden conectarse a los paneles térmicos solares y esto haría que esta solución fuera completamente ecológica . Este es el futuro de la calefacción: dentro de unas décadas los radiadores desaparecerán por completo, para dar paso a estas soluciones verdes y saludables.

También podría interesarte...

  • Paneles solares térmicos: ¡Calentar su casa con energía solar vale la pena!
  • Caldera de condensación: última tecnología en calefacción doméstica
  • Limitar el consumo y las emisiones de gases de efecto invernadero con calefacción por suelo radiante
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *