Hoy en día las tecnologías modernas que todos estamos acostumbrados a utilizar emiten ondas electromagnéticas : los teléfonos inteligentes, las tabletas, todos los sistemas wifi y así sucesivamente son un ejemplo. Por lo tanto, podemos decir, sin exagerar, que se ha vuelto casi imposible para nosotros mantenernos alejados de estas radiaciones porque están en todas partes y también nos hemos vuelto de alguna manera dependientes de ellas.

Pero, ¿estamos seguros de que toda esta tecnología no es dañina? La cuestión de las ondas electromagnéticas y su peligro para la salud humana sigue estando en el banco de pruebas : hasta la fecha no hay estudios que hayan demostrado una correlación entre las frecuencias electromagnéticas y el tumor cerebral u otras patologías. Esto, por supuesto, no significa que no haya peligro, pero como veremos nuestras preocupaciones son, de hecho, a menudo infundadas. Así que tratemos de ser claros y entender mejor cuál es la situación actual.

¿Qué son las ondas electromagnéticas

Las ondas electromagnéticas son la combinación de campos eléctricos y magnéticos que se propagan en el espacio y tienen las características de propagación del movimiento ondulatorio. La característica peculiar de las ondas electromagnéticas es el hecho de que, a diferencia de las ondas mecánicas, no necesitan un vector y pueden propagarse incluso en el vacío. En otras palabras, no podemos ver estas ondas pero sabemos que existen y están prácticamente en todas partes a nuestro alrededor.

El efecto de las ondas electromagnéticas en los seres humanos y en los sistemas biológicos en general depende de sus características: longitud de onda, frecuencia y cantidad de energía transportada.

¿Son peligrosas las ondas electromagnéticas?

Pero vayamos al grano: ¿Las ondas electromagnéticas que nos rodean son realmente peligrosas para la salud humana? Si es así, ¿qué efectos podrían tener en nuestro cerebro u otros órganos involucrados?

Comencemos señalando que para ser lo más objetivos posible debemos basarnos en los estudios reales que han sido realizados hasta ahora por la comunidad científica. Según una investigación realizada por el Centro Internacional de Investigación contra el Cáncer (Iarc), aún no somos capaces de determinar una correlación efectiva entre la exposición a las ondas electromagnéticas y el cáncer. De hecho, este tipo de frecuencias podría estar conectado con una mayor incidencia de tumores cerebrales, pero este tipo de tumores tiene un período de latencia muy largo, que puede llegar a ser de hasta 30 años. Para determinar una posible correlación entre las ondas electromagnéticas y los tumores cerebrales tenemos que esperar unos años más. Por el momento no podemos por lo tanto desequilibrarnos y hacer suposiciones que sólo crean alarmismo.

Cómo prevenir los riesgos debidos a las ondas electromagnéticas

Como hemos visto hasta ahora, no hay pruebas científicas que demuestren una relación real entre la exposición a las ondas electromagnéticas y los tumores cerebrales, pero eso no significa que estemos a salvo. Por esta razón, hasta que no haya datos empíricos que puedan darnos una respuesta determinada, debemos al menos tomar medidas para evitar cualquier daño que podamos sufrir por la exposición a las frecuencias de los teléfonos inteligentes y los dispositivos inalámbricos. Por lo tanto, siempre mantenemos los teléfonos móviles a una distancia segura, recuerda apagarlos durante la noche y no los dejes en la mesita de noche cerca de tu cabeza. Si tenemos que hacer largas llamadas telefónicas, es mejor usar auriculares. Por ahora, en resumen, al menos tratemos de no exponernos de manera exagerada a las ondas electromagnéticas.

También podría interesarte…

  • Electrosmog: el impacto de la contaminación electromagnética en la salud y el medio ambiente
  • Contaminación atmosférica: ¿cuál es la principal fuente de contaminación?
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *