Como ya hemos visto en el estudio en profundidad dedicado al smog y a los combustibles fósiles, en hoy en día el petróleo sigue siendo el combustible más utilizado para alimentar todos los medios de transporte que circulan en las ciudades. Este es un gran problema, porque estamos hablando de una de las principales fuentes de contaminación atmosférica, responsable del famoso efecto invernadero, la lluvia ácida y el calentamiento global. Afortunadamente, después del Protocolo de Kyoto ha habido varios países que han aplicado medidas para reducir y disminuir las fuentes de contaminación, pero en muchos casos los resultados son de esperar a largo plazo. Entre estas medidas, también podemos incluir el concepto de movilidad sostenible: un sistema particular de movilidad urbana que tiene precisamente el objetivo principal de reducir la contaminación sin comprometer la actividad urbana normal.

Movilidad sostenible: posibles medidas de intervención

La movilidad sostenible prevé la introducción de medidas de movilidad alternativa, que tienen un menor impacto en el medio ambiente y la salud de los ciudadanos. Entre ellas, las principales son:

1. Mejora del transporte público

El transporte público local fue una de las primeras soluciones adoptadas en materia de movilidad sostenible : gracias a la red de transporte público es posible alentar a los ciudadanos a viajar sin utilizar su propio transporte privado. Como resultado, sólo un medio de transporte reemplaza a muchos posibles coches privados.

2.Creación de carriles bici para la movilidad alternativa

La creación de carriles bici dentro de las ciudades es esencial para animar a la gente a viajar con vehículos "limpios" como las bicicletas. Es un sistema muy económico que permite una reducción considerable de las emisiones contaminantes.

3. Pago de los aparcamientos de la ciudad

La obligación de pagar un peaje para aparcar el coche en la ciudad es una de las medidas de movilidad sostenible: esto se debe a que desalienta el uso del vehículo privado y aumenta su costo.

4.Compartir coche

El uso compartido del automóvil también ha ganado una considerable popularidad en muchas ciudades italianas y es, de hecho, un excelente incentivo para la movilidad sostenible. Básicamente, una persona privada comparte su coche con otras personas que tienen que hacer el mismo viaje : esto es lo que sucede con BlaBlaCar por ejemplo, ¡que está experimentando una gran fortuna!

5. Bloqueo de tráfico

El bloqueo del tráfico también es una medida de movilidad sostenible: ciertamente no resuelve el problema de las emisiones porque dura sólo unos pocos días o a menudo se reserva sólo para los coches con matrículas alternas, pero da un incentivo para probar otras formas de movilidad como el transporte público.

Todas estas medidas se dirigen a un único objetivo: reducir las emisiones nocivas de contaminantes, que se producen en gran medida por la combustión del petróleo y, por lo tanto, por los automóviles en la carretera.

Movilidad sostenible en Italia

La movilidad sostenible se introdujo en nuestra península en 1998 , pero los reglamentos no han podido lograr los resultados esperados, principalmente debido a la falta de un plan de intervención amplio y adecuadamente estructurado. Sin embargo, hay que reconocer que se han adoptado algunas medidas, aunque no en todas las zonas de Italia: en Milán y en muchas ciudades del norte de Italia se han aplicado varias medidas que sin duda podrían evolucionar más.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *