Modos de transporte: ¿dónde estamos más expuestos a la contaminación del aire?

¿Con metro/RER? con tranvía? en coche? en autobús? en bicicleta? oa pie?

Se tuvieron en cuenta cuatro contaminantes característicos de la contaminación atmosférica: NO2 (dióxido de nitrógeno); BTEX (benceno, tolueno, etilbenceno, chileno); aldehídos ; PM2.5 (partículas)

Por lo general, en las zonas urbanas, los 5 primeros son los siguientes:

  1. En cochemodos de transporte
  2. En autobús
  3. En bicicleta
  4. En metro/RER
  5. En tranvía ya pie

Es obvio que es necesario ponderar la exposición vinculada a estos seis modos de viaje. La exposición será menor, incluso en el coche, si el conductor circula por calles con tráfico ligero (p. ej.: calle de sentido único) o tráfico fluido (p. ej.: trayecto por autopista), que si está parado en la circunvalación de calles atascos de tráfico.

En detalle

  1. En coche

En coche la exposición es la más fuerte por la contaminación generada por los otros vehículos que le rodean y por su propio coche. [5]. Además, en el habitáculo, el volumen de aire es más bajo, por lo que la concentración de contaminantes aumenta más rápidamente. [3].

Máximas concentraciones de NO2 (146 µg/m3), benceno (7,2 µg/m3) y formaldehído (12 µg/m3), en cambio las concentraciones de partículas (PM2.5) son tan bajas como en un tranvía oa pie (<40 µg/m3) [6]

  1. En autobús

La exposición de los usuarios es muy parecida a la de los conductores del coche, pero el mayor habitáculo (más volumen) y la apertura frecuente de las puertas (intercambios de flujo de aire) sería más favorable a la calidad del vehículo. el autobús.

Concentraciones medias: NO2 (135 µg/m3), benceno (3,7 µg/m3), formaldehído (10,2 µg/m3), PM2.5 (46 µg/m3) [6]

  1. En bicicleta

La situación del ciclismo es la más contrastada de todas. La exposición puede ser peor que en un coche o por el contrario muy cercana a la de un peatón. Todo depende de la ruta hecha. Esto es lo que ha demostradoé un estudio Airparif.

Un curso realizado de forma permanente en los carriles bus (detrás de los tubos de escape de los autobuses) inclinará la balanza hacia los riesgos. Al revés, una ruta por carreteras poco transitadas por otros vehículos motorizados, o incluso por parques o bosques, sin duda inclinará la balanza hacia los beneficios. La AASQA, Air Languedoc Roussillon especifica:

También te puede interesar  PM10: el preocupante daño de las partículas en nuestra salud

» cuando el ciclista o peatón coge el centro de peatones, ejes de poco tráfico o se mantiene a una distancia notable del eje de la carretera, la exposición es muy baja; incluso puede ser inferior al límite de detección del equipo utilizado. «

Sin embargo, el Observatorio Regional de Salud de Isla de España (ORS) indica que los beneficios de la bicicleta regular o incluso diaria son 20 veces mayores que los riesgos que comporta. Los beneficios que se tienen en cuenta son la actividad física y los accidentes evitados contra exposición a la contaminación, accidentología de ciclistas y accidentología de peatones. En efecto, se ha demostrado sobradamente el beneficio de la práctica regular de actividad física, para la prevención de las principales enfermedades crónicas (obesidad, diabetes, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, etc.).

Concentraciones medias: NO2 (60 µg/m3), benceno (2,6 µg/m3), formaldehído (7,4 µg/m3), PM2.5 (57 µg/m3) [6]

  1. En metro o RER

La contaminación en el metro y RER es una contaminación característica: contaminación por partículas, relacionadas principalmente con el desgaste de los neumáticos y del sistema de frenado (abrasión de los frenos) que emiten partículas. Esta contaminación se acentúa debido a que los pasos subterráneos son difíciles de ventilar. El máximo para el metro se registra en la línea 14 (128 µg/m3) y para el RER, se encuentra en la línea RER A (155 µg/m3). Por otra parte, para los contaminantes derivados de la combustión de combustibles fósiles, las concentraciones registradas son las más bajas (NO2, benceno y formaldehído)

Concentraciones medias: NO2 (54 µg/m3), benceno (2,2 µg/m3), formaldehído (8,3 µg/m3), PM2.5 (128 µg/m3 , máximo registrado para la línea 14; y 155 µg/m3 máximo registrado para el RER A) [6]

  1. En tranvía oa pie

Por último, la exposición a los contaminantes atmosféricos a través de estos dos modos sigue siendo la más baja, aunque el tranvía deba pasar por ejes de gran tráfico. [1]. Peatonal, el simple hecho de que se alejen de manera natural del tráfico (en las aceras) reduce su exposición [5].

También te puede interesar  Algodón fioc: las alternativas ecológicas para un Planeta sin plástico

Concentraciones medias: NO2 (61 µg/m3), benceno (1,4 µg/m3), formaldehído (3,8 µg/m3), PM2.5 (<40 µg/m3) [6]

Conclusión

Por último, las variaciones estacionales (invierno/verano) y temporales (mañana/noche) influyen en el grado de exposición. Así, el usuario, sea cual sea su modo de viajar, está más expuesto por la mañana que por la tarde, y más expuesto en invierno que en verano.. El motivo principal mencionado es la dispersión atmosférica, por la mañana y en particular en invierno, el aire más fresco (más denso) tiende a permanecer en el suelo (almacenar contaminantes). Las variaciones mañana/noche e invierno/verano son del orden de unas decenas de por ciento, según los contaminantes y los modos estudiados. [5]

Fuentes:

[1] Air Languedoc Rosselló, Exposición a la contaminación en los diferentes modos de transporte en los desplazamientos de casa y trabajo, 2012

[2] Airparif, Airparif Actualidad, Un París en bicicleta, n° 32, 2009

[3] INERIS, Informe de debate INERIS – Asociaciones, Exposición a partículas durante los desplazamientos urbanos, 2010.

[4] El aire es mi negocio, Calidad del aire en el transporte, Prefiero modos de transporte «suaves» Ficha temática n°7, sin fecha

[5] LCPP, LHVP, Evaluación de la exposición de los habitantes de las ciudades a contaminantes de origen automovilístico durante sus viajes a la aglomeración de París, 1998

[6] LCPP, RATP y Mairie de Paris, Evaluación de la exposición de los habitantes de las ciudades a los contaminantes atmosféricos durante sus viajes a la aglomeración parisina, 2011

[7] ORS, Los beneficios y los riesgos de la bicicleta – Evaluación en Ile de France, 2012

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.