El maracuyá es el nombre portugués de la passiflora edulis , una planta nativa de América del Sur que produce hermosas flores y un fruto muy dulce, llamado fruta de la pasión . A pesar de su origen tropical, esta planta también puede crecer bien en Italia: su cultivo no es muy fácil y requiere alguna atención especial, pero con las condiciones adecuadas puede dar gran satisfacción. Todos estamos acostumbrados a comprar la fruta de la pasión en el supermercado, pero cultivar maracuyá en nuestro propio jardín no es imposible y hoy veremos cómo hacerlo.

Especifiquemos, sin embargo, que esta planta necesita calor: por lo tanto, sólo puede ser cultivada en regiones con clima templado e inviernos no demasiado duros.

Maracuyá: puntas de cultivo

Preparar y plantar semillas de maracuyá

Para obtener una planta de maracuyá se puede partir de las semillas del maracuyá, pero hay que tener cuidado porque deben ser frescas. Necesitas unos diez: tienes que ponerlos en un paño seco y frotarlos hasta que se abran y liberen el jugo dentro de ellos. En este punto tienes que lavarlos y ponerlos a secar durante 3-4 días, luego lavarlos de nuevo y dejarlos secar una segunda vez. Es mejor ponerlos a la sombra para evitar que el sol los arruine. En este punto las semillas están listas para ser plantadas: En un par de semanas deberían germinar y las plántulas comenzarán a crecer.

Irrigación y exposición de las plantas

En Italia, la passiflora edulis puede cultivarse sólo en las regiones de clima templado y más bien cálido , que en invierno nunca llega a ser demasiado rígido. La planta de maracuyá vive bien si la temperatura nunca baja de 5° mientras que por debajo de este rango se arriesga a sufrir mucho y no sobrevivir. Por lo que se refiere a la exposición, en Italia siempre es mejor colocarla a pleno sol : le encanta el calor y no corre el riesgo de quemarse , por lo tanto cuanto más le alcancen los rayos del sol mejor para su crecimiento.

Siendo una planta tropical, el maracuyá necesita mucha humedad: por esta razón los riegos deben ser abundantes, a menudo durante el período de verano. En invierno, por el contrario, se pueden detener completamente. Esta especie de pasiflora puede cultivarse tanto en tierra firme como en macetas: en este último caso, sin embargo, hay que tener cuidado con la posible formación de estancamiento en el platillo. ¡Si notas el agua, siempre es mejor vaciarla porque es extremadamente dañina para la planta!

Maracuyá: no sólo la fruta de la pasión sino también la planta ornamental

El maracuyá es ciertamente conocido por su fruta de la pasión, usada no sólo de forma natural sino también para hacer bebidas y jugos muy dulces y extremadamente saludables. Sin embargo, la fruta de la pasión es una planta hermosa, que produce flores maravillosas y por lo tanto puede ser utilizada para embellecer el jardín. Las flores de pasiflora son muy especiales y tienen colores iridiscentes que ciertamente no pasan desapercibidos. Por lo tanto, es una planta muy versátil, que puede ser cultivada no sólo para obtener frutos, sino también para decorar su espacio verde de una manera inusual.

También podría interesarte…

  • Ranúnculo: cultivo, floración, significado y curiosidad
  • Gardenia: cómo cultivar la planta en un contenedor o en un jardín
  • Tilo: el árbol longevo con mil propiedades beneficiosas
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *