La luciérnaga es un insecto realmente fascinante, antes muy común pero últimamente cada vez más difícil de ver, especialmente en nuestra Península. En Europa existen 3 especies de luciérnagas, pero lamentablemente su difusión es cada vez más limitada debido a la cementación y al creciente uso de pesticidas. La luciérnaga también está desapareciendo lentamente y una vez más el hombre es el culpable. Aunque son insectos muy conocidos, no todo el mundo sabe por qué son capaces de emitir su propia luz y esta es una de las curiosidades que vamos a revelar sobre las luciérnagas hoy en día.

Luciérnaga: características y hábitat

La luciérnaga (nombre científico Luciola ) es un insecto perteneciente al orden de los escarabajos y en Italia 2 de las 3 especies europeas están muy extendidas, aunque, como hemos dicho, su presencia en el territorio es cada vez más limitada. Alguna vez hubo muchas más luciérnagas, mientras que hoy en día es casi una rareza ver algunas de ellas durante la noche. Estos escarabajos son muy pequeños: los machos son ligeramente más largos que las hembras y pueden superar ligeramente el centímetro. Equipadas con alas en ambos sexos, las luciérnagas no son hermosas para ver a simple vista: tienen una cabeza rojiza con dos antenas bastante largas y en cierto modo el cuerpo se parece al de las chinches. Pero cuando las luciérnagas se encienden producen un espectáculo único y lo que vemos es una luz intermitente, realmente fascinante.

La luciérnaga ama los hábitats húmedos, pero en Italia se puede ver a menudo en las montañas o en zonas particularmente oscuras. Normalmente lo vemos volando, pero las hembras se encuentran a menudo en el suelo, escondidas en la hierba o tumbadas en los tallos de las flores.

¿Por qué se encienden las luciérnagas?

La característica especial de las luciérnagas es que estos escarabajos son capaces de iluminarse y producir su propia luz. Esta es sin duda la característica más fascinante de estos insectos y los científicos aún no han podido revelar el mecanismo que les permite encenderse y apagarse de forma intermitente. Lo que sabemos es que las luciérnagas se encienden por amor: los machos usan la luz como señuelo sexual para las hembras. En algunos casos, sin embargo, su luminiscencia también sirve como mecanismo de defensa.

La luz emitida por las luciérnagas se debe a una combinación de luciferasa (una enzima que se encuentra en su sangre), luciferina (una proteína), oxígeno y trifosfato de adenosina (un ácido natural). Esta última se transforma en luz precisamente en presencia de los otros elementos y gracias a la presencia de microcristales se refleja en el cuerpo de la luciérnaga. Es un fenómeno verdaderamente fascinante: una de las maravillas naturales que aún hoy nos deja sin aliento, como dentro de un mundo mágico.

¿Se han extinguido las luciérnagas?

Mucha gente piensa que las luciérnagas están extintas, porque comparadas con el pasado es realmente muy difícil verlas hoy en día. En realidad estos insectos siguen estando presentes también en Italia, pero cada vez lo están menos debido a los pesticidas y a la cementación que ha afectado a varias zonas naturales. Tal vez mañana las luciérnagas desaparezcan, pero por el momento todavía existen.

También podría interesarte…

  • Hormiga: un insecto fascinante, siempre trabajando para la comunidad
  • Mariquitas: información y curiosidades sobre los insectos de la buena suerte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *