Los plaguicidas en la agricultura, la prohibición del glifosato es sólo una (pequeña) parte de la solución.

Antes de hablar de los resultados del plan Ecophyto, la lucha contra el glifosato me recuerda a la luchada contra el bisfenol A (BPA). Este último había sido el stand de la lucha contra los disruptores endocrinos. Desde su prohibición, ¿estamos menos expuestos a los disruptores endocrinos? ¿Estamos más protegidos? No.

El glifosato, como el bisfenol A (BPA), es «el árbol que esconde el bosque».

El BPA había provocado un escándalo sanitario, y con razón, por su presencia en los biberones. Sin embargo, el sistema hormonal juega un papel crucial en el desarrollo y crecimiento de los niños muy pequeños. Desde entonces, el BPA está prohibido: 2013 en biberones y 2015 en envases de alimentos. ¿Es una victoria? tu turno de juzgar.

El bisfenol A (BPA) se sustituyó por bisfenol S (BPS) y/o bisfenol F (BPF) (hay que encontrar un sustituto). Por admisión de los propios científicos, la prohibición del BPA supuso un paso atrás en términos de conocimiento científico y de interés para los consumidores. Porque conocer a tu enemigo te permite protegerte de él. Sin embargo, estamos una vez más sumergidos en lo desconocido. Es necesario elaborar una nueva bibliografía, en torno a los efectos sobre la salud y el medio ambiente de BPS y BPF. Los primeros resultados no fueron realmente estimulantes. BPS y BPF tendrían los mismos efectos alteradores endocrinos que el BPA.

A menudo escucho y leo frases cortas, como: «todo lo necesario» o «sólo tenemos que». En el ámbito de la salud y el medio ambiente, no funciona. De hecho, pase lo que pase, estas pequeñas frases simplistas nunca funcionan. Sólo amplifican el fenómeno de desconfianza hacia las instituciones y poderes públicos. Los primeros serían incompetentes o con abonados ausentes, mientras que los segundos serían sometidos a lobbyistas, como si la palabra lobbyista fuera una mala palabra.

Glifosado

El glifosato es sólo una sustancia activa entre las 1.259 que figuran en el portal de E-Phy, de la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Ambiental y de Salud Laboral (ANSES). Todas las 1.259 sustancias no están en el mercado. Algunos fueron aprobados y ya no lo son, otros pueden serlo.

La prohibición de un solo plaguicida no va a resolver la dependencia de la agricultura convencional de los productos fitosanitarios. Quizás no lo sabéis, pero se están tomando iniciativas a nivel territorial. No son necesariamente sinónimo de éxito, pero el conocimiento mejora. Los cambios de mentalidad y prácticas se están produciendo lentamente. Son pequeños pasos hacia delante y algunos retrocesos.

En España, la voluntad de reducir el uso de pesticidas se plasmó en el plan ecophyto. Lanzado a raíz del Grenelle del Environnement en 2008, fue un amargo fracaso. Un supuesto fracaso. Durante diez años, de 2008 a 2018, el consumo de pesticidas debía reducirse a la mitad. Pero en el 2015, los coordinadores del plan sabían que no tendrían éxito. Luego trabajaron en la segunda versión del plan Ecophyto, retrocediendo el plazo hasta 2025.

Resultados 2017: aumento del 5% del consumo nacional de pesticidas entre 2009 y 2013

Objetivo 2025: reducción del 50% del consumo nacional de pesticidas; con un objetivo intermedio del -25% en 2020.

Algunos dirán que este estudio fue y es una farsa, que jamás tendrá éxito. Otros, incluidos los coordinadores, son pragmáticos. Sabían que transformar la sociedad lleva más de diez años. El fracaso de 1er El plan ha dado valiosas lecciones para reducir nuestra dependencia de los pesticidas y para combatir la inercia inducida por el «confinamiento sociotécnico».

También te puede interesar  Plastic Island: El símbolo de un planeta moribundo.

Definición: En la agricultura, como en otros sectores, están los llamados «Paño sociotécnico». Es decir que todo el mundo se organiza en torno a una tecnología: estándares de mercado, conocimientos y know-how, las redes de actores se configuran según esta tecnología, hasta tal punto que cuando viene una tecnología alternativa, aunque sea más interesante. , apenas encuentra su sitio. Lee la entrevista entera

Volver al plan Ecophyto

INRA publicó un artículo sobre los motivos del fracaso del plan Ecophyto 1. La publicación es de acceso abierto y en francés. Les hago un resumen.

La década del 2000 marca, según los autores, un importante punto de inflexión, el de una sociedad que ya no quiere pesticidas. Actualmente se acepta que los pesticidas no sólo tienen efectos nocivos sobre la salud de todos los individuos (desde el productor hasta el consumidor), sino que también son ineficaces en el tiempo (aparición de resistencia) y representan un importante coste para los agricultores. El primer plan Ecophyto puesto en marcha en 2008 pretendía dar respuesta a esta concienciación colectiva.

Se identificaron cuatro errores y tres palancas:

Falla nº. 1: El objetivo de una reducción del 50% del uso de pesticidas era inalcanzable en ausencia de una alternativa probada.

France Nature Environnement y Générations Futures han hecho
haciendo proselitismo para conseguir el objetivo del -50%, mientras que los 96 expertos movilizados, de 30 organizaciones distintas, favorecieron una reducción del 30%. En cuanto a Coop España, la posible caída se estimó entre un 15 y un 20%.

Fracaso #2: los indicadores no reflejan la realidad y dan lugar a derivas.

Los indicadores seleccionados fueron:

  • La cantidad de sustancias activas vendidas en un territorio (QSA) (declaración de los distribuidores que pagan la tasa de contaminación difusa). Es el indicador más común, muy utilizado en Europa. Sin embargo, no representa la realidad sobre el terreno, porque las cantidades vendidas están decreciendo continuamente, sin que el uso disminuya por todo ello. Es decir, la agricultura todavía utiliza tantos pesticidas, pero en menor cantidad, porque los productos están más concentrados.
  • El número de dosis unitarias (NODU) se deriva del QSA. Indica el número de tratamientos medios aplicados anualmente a los cultivos. Se calcula a partir de los datos de ventas de los distribuidores de productos fitosanitarios.
  • El indicador de frecuencia de tratamiento (ITF) también presenta un sesgo importante, bien conocido, por destacar una disminución artificial del uso de pesticidas. Se trata de seleccionar sustancias activas o mezclas que requieran menos aplicación.

El objetivo de los cuatro nuevos indicadores es combinar objetivos cualitativos y cuantitativos:

  • La referencia de «buenas prácticas y soluciones innovadoras», reconocidas en el marco del certificado de ahorro de productos fitosanitarios (CEPP). Es un plan de incentivos para los distribuidores de plaguicidas para promover o implementar acciones entre los usuarios profesionales para reducir su uso, riesgos e impactos.
  • Seguimiento de la difusión de estas soluciones y soporte a los agricultores;
  • Estimación de la adopción de buenas prácticas por parte de los agricultores;
  • La cuantificación de la evolución del uso de productos fitosanitarios mediante la relación QSA/SAU (superficie agrícola útil).

Fracaso n°3: El BSV ha suscitado más inquietudes que asegurar su papel de relieve de buenas prácticas.

El objetivo del Boletín de Sanidad Vegetal era vigilar la salud de las plantas para «tratar lo justo posible» y evitar tratamientos preventivos de poca utilidad.

También te puede interesar  Cuando la exposición simultánea al ruido ya un agente químico puede reducir la audición: agentes ototóxicos

A partir del seguimiento de una red de “parcelas representativas” que proporciona un seguimiento cuantitativo de las enfermedades y plagas de los cultivos, el BSV difunde información “caliente” sobre la presencia o ausencia de estas plagas. Funciona, por tanto, como un sistema de alerta, en gran parte retransmitido por mensajes SMS. Esta alerta debía permitir evitar o retrasar los tratamientos innecesarios en el momento t. Sin embargo, también alarmó a los agricultores y los impulsó a tratar, sin comprobar siempre si la plaga estaba realmente presente en sus parcelas. Además, el formato SMS, demasiado corto, no permitía los matices necesarios para el buen tratamiento de la información, dejando al campesino con sus propias inquietudes y dudas.

Falla n° 4: La cobertura de granjas DEPHY: prácticas demasiado dispares.

La red DEPHY (Demonstration Experimentation Production of references on economic systems in Phytosanitary) reunió a 1900 granjas piloto, gestionadas por la Asamblea Permanente de Cámaras de Agricultura (APCA). La red se construyó de forma voluntaria, integrando agricultores que ya se dedicaban a la implementación de prácticas de ahorro de pesticidas y agricultores con prácticas muy consumidoras.

Los autores explican que habría sido preferible seleccionar explotaciones orientadas a una práctica que consuma menos pesticidas. En efecto, el objetivo no era dar la ilusión de que la transición era fácil para cualquier explotación, sino tener un feedback relevante con referencias y alternativas probadas.

Palanca n°1: Une a todos los jugadores

Una ambiciosa reducción del uso de pesticidas deberá pasar por un «desbloqueo» que sólo puede venir de una movilización simultánea y coordinada de todos los actores implicados, es decir de todos los actores de la agricultura y de la alimentación (consumidores, transformadores). , distribuidores, productores, etc.)

Sin embargo, el plan écophyto 1 no siguió esta lógica: dirigido principalmente a los agricultores ya la I+D. No preveía nada para animar a los criadores, sectores, transformadores, distribución masiva o consumidores a cambiar sus estrategias y prácticas.

Palanca n°2: Fomentar y apoyar las iniciativas y profesiones de Agrónomo Asesor.

Se ha observado en parte de las granjas DEPHY, que los agricultores y asesores progresan conjuntamente produciendo referencias locales sobre sistemas de cultivo innovadores. Feedback de la experiencia que es gratificante y valioso para otras granjas.

Palanca de acción n° 3: Una conciencia sostenible del mundo agrícola

Los propios campesinos son conscientes de que la sociedad ya no quiere pesticidas y que su modelo de producción está cambiando.

Conclusión

El equipo del INRA no estudió un sesgo final sobre la influencia de las condiciones meteorológicas en la proliferación de enfermedades y plagas de las plantas. Por ejemplo, la humedad es un factor importante en el desarrollo de enfermedades fúngicas.

Nos vemos en 2025, por los resultados del Ecophyto 2.

Guichar L et al. 2017 El plan Ecophyto para reducir el uso de pesticidas en España: descifrar un fracaso y motivos de esperanza. Cahier Agriculturas, 26, 14002

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.