Sobre la leche de vaca se han difundido varias creencias en los últimos años, algunas de las cuales no tienen base científica y por lo tanto son leyendas urbanas que merecen ser refutadas. Este alimento siempre ha sido parte de la nutrición humana, pero recientemente no han faltado críticas a la leche de vaca, acusada en algunos casos de promover la aparición de cáncer. Afortunadamente, el AIRC ha negado categóricamente esta creencia popular, pero todavía tenemos que prestar algo de atención. De hecho, si la leche de vaca es buena en pequeñas cantidades, un exceso en su consumo podría aumentar el riesgo de ciertas enfermedades.

Leche de vaca: definición y valores nutricionales

La leche de vaca es el producto obtenido del ordeño regular de las vacas y se utiliza tanto en su estado actual y, por tanto, como bebida y como materia prima para la elaboración de queso, yogur, etc. (los llamados productos lácteos). La leche de vaca es la única que no indica explícitamente el animal del que se obtiene (es decir, la vaca), pero también hay otros tipos de leche como la de cabra o la de oveja.

A nivel nutricional, la leche de vaca no es siempre la misma: todo depende del tipo de cultivo, que tiene una gran influencia en las propiedades de este alimento. En cuanto a la ingesta de calorías, una taza de leche de vaca contiene en promedio 150 calorías, 25 miligramos de colesterol y 5 g de grasa saturada. Puede proporcionar 1/3 de la ingesta diaria recomendada de calcio y, por lo tanto, es un alimento útil para el bienestar de los huesos. Sin embargo, hay que precisar que estos valores pueden cambiar según el tipo de cultivo: siempre sería mejor preferir la leche de vaca ecológica, porque está más controlada y es potencialmente menos dañina para el organismo.

Leche de vaca: cuando puedes dársela al recién nacido

Los niños necesitan menos ingesta nutricional que los adultos, por lo que la leche de vaca podría ser perjudicial para los bebés. Según las directrices ministeriales, los niños menores de 1 año no deben recibir nunca leche de vaca porque esto podría llevar a la obesidad o a problemas de peso en años posteriores. La leche de vaca sólo se puede dar a los niños después de que hayan cumplido un año de edad y siempre en cantidades medidas.

¿La leche de vaca es mala o buena? Estudios científicos y búfalos

Hoy en día hay varias leyendas urbanas que afirman que la leche de vaca es dañina para nuestro organismo. Esto no es en absoluto cierto y, como en todas las cosas, siempre debemos tratar de adoptar el pensamiento crítico. La leche de vaca no perjudica al hombre: como ya hemos visto, contiene proteínas, vitaminas y calcio que son muy útiles para el bienestar del cuerpo.

Lo que tenemos que tener en cuenta es más bien la calidad y la cantidad de la leche que bebemos. La leche orgánica siempre debe ser preferida en términos de calidad, pero en todos los casos es importante evitar excederse en la cantidad. La leche es buena, pero sólo en pequeñas cantidades.

También podría interesarte…

  • ¡Despejemos el aire! Propiedades y mitos a disipar sobre el trigo Khorasan
  • La dieta vegana: combinando la alimentación y la protección del medio ambiente y la vida silvestre
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *