El Lago Aral , o al menos lo poco que queda hoy de lo que hasta hace unas décadas era el cuarto lago más grande del mundo, se ha convertido ahora en un verdadero símbolo. Un símbolo del enorme daño que la mano humana puede hacer en un medio ambiente ya probado y devastado por la contaminación y la deforestación. La historia del Lago Aral es triste, pero aún más lo son las fotografías que inmortalizan la inmensa extensión de desierto que hoy lo reemplaza. Este lago salado, situado en la frontera entre Kazajstán y Uzbekistán, se ha secado inexorablemente tanto que desde 1960 su superficie se ha reducido en un 75%. Lo que queda de este lago hoy en día es sólo arena, con unos pocos barcos oxidados que sólo nos recuerdan lo mucho que la mano del hombre puede hacer desastres en el medio ambiente.

Las causas de la desaparición del Lago Aral

Las imágenes y fotografías ya hablan por sí solas: admirar lo que queda del lago Aral hoy en día es ciertamente desalentador y uno se pregunta cómo puede suceder que un lago de este tamaño pueda desaparecer en tan poco tiempo. Las razones de lo que se ha llamado el mayor desastre ambiental de la humanidad son, sin embargo, muy claras. El régimen soviético, en la época de la Guerra Fría, inició un proyecto de desviación de los dos ríos hacia el lago a través de un sistema de canales. Este proyecto respondía a las necesidades económicas, por supuesto: el agua de los dos ríos se utilizaba de hecho para regar las zonas donde se creaban cultivos intensivos. Naturalmente, sin estas dos cuencas de agua, el lago comenzó a retroceder y el fenómeno se agravó aún más por el calentamiento global y la consiguiente evaporación del agua.

El lago Aral hoy: una extensión tóxica a ser reclamada

Como si esto no fuera suficiente, lo que queda hoy en día en lugar del Lago Aral es un inmenso desierto y una extensión tóxica. En el pasado, se utilizaban herbicidas altamente tóxicos para promover el cultivo intensivo de algodón, que inevitablemente contaminaba el suelo circundante. Donde una vez se pudo admirar un hermoso lago de agua salada, entonces, hoy sólo se pueden encontrar unos pocos esqueletos oxidados de los barcos que una vez lo navegaron, y una tierra seriamente comprometida por las políticas soviéticas. Otra demostración más de lo mucho que la actividad humana, basada en las políticas económicas imperialistas, puede ser peligrosa para el medio ambiente y el ecosistema de la Tierra. Como ha señalado la ONU, hoy en día sería imposible remediar los estragos cometidos por la Unión Soviética: El Mar de Aral ha desaparecido y no hay vuelta atrás. Sin embargo, es necesario arremangarse y poner en práctica políticas destinadas a recuperar este territorio , que hoy en día sigue pagando las consecuencias de intervenciones que datan de hace 50 años.

Kazajstán hacia la recuperación del lago Aral

Afortunadamente, Kazajstán ha optado por adoptar medidas ambientales que conducen a una expansión de la cuenca restante del lago Aral , mientras que Uzbekistán parece seguir aplicando políticas relacionadas con la economía del algodón y completamente desinteresada en este desastre ambiental. Se está intentando reintroducir algunos peces en la cuenca y se está construyendo una presa que aparentemente será la más grande del mundo. El Lago Aral nunca volverá como lo hizo una vez, pero al menos no desaparecerá por completo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *