Las hierbas aromáticas son plantas muy especiales: dan mucha satisfacción en la cocina porque permiten dar sabor a cualquier plato y son muy fáciles de cultivar. Podemos plantarlas en el jardín pero también mantenerlas en macetas en el balcón de la casa, para poder usarlas cuando las necesitemos. Las plantas aromáticas son plantas rústicas, que no necesitan cuidados y atenciones especiales pero seguramente si queremos que crezcan exuberantes debemos tener siempre algunos trucos más. Hoy en día vemos cómo cultivar las hierbas aromáticas más utilizadas: Albahaca, tomillo, cebollino, salvia y menta.

Hierbas aromáticas: guía de cultivo

Un pequeño gran consejo para todas las especies: para obtener un aroma más intenso de las hierbas aromáticas debemos evitar exagerar con las irrigaciones y colocarlas al sol.

Albahaca

La albahaca es la más utilizada de todas las hierbas aromáticas en todas las regiones de Italia. Es la quintaesencia de la dieta mediterránea y podemos añadirla a muchos platos. Va muy bien con el tomate, el ajo y algunas verduras , especialmente con las berenjenas porque realza el sabor. También es excelente con mozzarella . La albahaca es una planta que necesita mucha luz, pero ten cuidado de colocarla a pleno sol porque las hojas podrían quemarse. La temperatura debe ser siempre superior a 10° y el suelo nunca debe secarse demasiado, por lo que es mejor dar a menudo pequeñas cantidades de agua , teniendo cuidado como siempre con los estancamientos en el platillo que son muy perjudiciales. Cuando las primeras inflorescencias crecen, es mejor cortarlas, para que la planta produzca más hojas.

Cebollino

El cebollino sabe muy parecido a la cebolla, pero es naturalmente más delicado por lo que se puede añadir a cualquier plato, ¡estrictamente crudo! Excelente con el queso, en las ensaladas pero también con la carne y el pescado. Es una planta perenne y rústica , muy fácil de cultivar incluso en macetas. Se puede colocar tanto en zonas soleadas como sombreadas: lo importante es que el suelo esté siempre húmedo porque necesita mucha agua. Para usarlo, simplemente corte los tallos y córtelos en pequeños trozos, preferiblemente con tijeras.

Salvia

La salvia es otra de las hierbas aromáticas más comunes: se puede utilizar en muchas preparaciones y tiene un sabor delicado pero muy agradable. Excelente en combinación con la mantequilla derretida, para sazonar tortellini por ejemplo. Es una planta perenne y muy rústica, una de las más resistentes entre las hierbas aromáticas porque no teme a las heladas. El sabio prefiere las posiciones soleadas, pero tenga cuidado con la irrigación porque el suelo nunca debe estar demasiado húmedo, por lo que es mejor no exagerar con la cantidad de agua.

Menta

La menta es una de las hierbas aromáticas más fáciles de cultivar: tiende a ser una mala hierba, por lo que debes mantenerla en una maceta separada y evitar juntarla con otras plantas porque corre el riesgo de que se apodere de ella. La menta debe colocarse en una zona de media sombra y nunca a pleno sol , mientras que el suelo debe estar siempre húmedo, prestando atención a los estancamientos de agua.

También podría interesarte…

  • El tomillo: una excelente planta aromática con propiedades curativas
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *