La medicina herbaria es el uso de plantas con fines terapéuticos. Es a la vez una ciencia de las plantas y una práctica médica.

También es una forma de preservar el medio ambiente y participar en el desarrollo sostenible para utilizar los seres vivos naturales como agentes terapéuticos sin tratarlos en forma de extractos que pueden ser sintéticos y, por tanto, contaminantes. Conocemos el costo de la medicina y la naturaleza contaminante de los medicamentos modernos, de la que puede resultar difícil huir a causa del vertido en el agua.

La medicina herbaria es el uso de plantas con fines terapéuticos. Es a la vez una ciencia de las plantas y una práctica médica.

Desde el punto de vista de la ciencia, hay que preguntarse cómo se puede determinar el posible uso de las plantas. ¿Cuáles son los signos que guiarán el terapeuta a reconocer el poder terapéutico de la planta? Se han propuesto muchos métodos a lo largo de las edades y dependiendo de la región. En general, cada método se apoya en una teoría fisiológica, ya sea común o reservada para ciertos iniciados. Podemos citar la fisiología de los 4 humor, la fisiología alquímica y hermética de Paracelsus, el vitalismo a Hahnemann, la fisiología china del taoísmo, la medicina ayurvédica … Hoy es una fisiología positivista la que domina, aunque hay algunas tendencias hacia a una vitalismo útil.

La medicina moderna ha adquirido una eficiencia notable tanto en cuanto al conocimiento como la terapia.. Pero el principal inconveniente de la quimioterapia extractiva con ingredientes activos o sintéticos es que está «cortado» para enfermedades graves y descuida diversas enfermedades habituales que a veces dificultan la vida.

También ocurre con los antibióticos, tan útiles y eficaces en infecciones probadas y, a veces, graves y que, aplicadas a cualquier infección pequeña, incluso bacteriana, son a menudo sobredimensionadas. Lo mismo ocurre con los antibióticos que se utilizan para tratar infecciones recurrentes.

Es especialmente en estos campos donde son útiles las terapias menos agudas y, entre ellas, la fitoterapia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *