Últimamente se ha hablado mucho de la Corriente del Golfo : según algunas investigaciones, esta corriente oceánica, fundamental para el equilibrio climático de nuestro planeta, podría ralentizar progresivamente su curso hasta casi desaparecer. Una posible interrupción de la Corriente del Golfo tendría sin duda consecuencias significativas sobre el clima del norte de Europa y podría dar lugar a la famosa nueva glaciación de la que ya hemos hablado. ¿Pero qué es la Corriente del Golfo y por qué está cambiando su flujo? Veamos más de cerca este fenómeno y los riesgos relacionados con él.

¿Qué es la Corriente del Golfo y por qué es importante

La Corriente del Golfo es una corriente oceánica caliente que se origina en el Golfo de México y lleva agua caliente tropical al Atlántico Norte. Una vez que llega al Círculo Polar Ártico, esta corriente se hunde y el ciclo comienza de nuevo. La Corriente del Golfo tiene una importancia fundamental, especialmente para los países europeos que bordean el Océano Atlántico. España, Portugal, Francia, Irlanda, Islandia y Gran Bretaña tienen un clima fuertemente influenciado por la Corriente del Golfo, que lo mitiga aumentando las temperaturas. De modo que si esta corriente desacelerara su curso o incluso se detuviera, las consecuencias sobre el clima, especialmente para estos países y la Península Escandinava, podrían ser realmente graves.

El Mecanismo de la Corriente del Golfo

El mecanismo subyacente a la Corriente del Golfo es puramente físico. El agua caliente que viene de las regiones ecuatoriales es más densa porque es más salada : esto hace que se hunda en el océano creando un vacío en la superficie. Este vacío atrae otra corriente de agua caliente que siempre viene del sur y por lo tanto activa el círculo. Es un mecanismo físico complejo pero bastante simple de entender, pero como veremos pronto el riesgo de que se atasque es efectivo.

¿Por qué se está ralentizando la Corriente del Golfo?

Últimamente se ha hablado mucho del riesgo de que la Corriente del Golfo se ralentice e incluso se detenga. Este fenómeno, si realmente comienza, causaría un gran cambio climático en el norte de Europa porque las temperaturas podrían bajar drásticamente. Por lo tanto, la hipótesis de una nueva glaciación, si se observa desde esta perspectiva, podría ser cada vez más real. Pero, ¿la Corriente del Golfo se está ralentizando realmente?

Los más cautelosos por el momento no se desequilibran: hasta ahora la Corriente no parece dar lugar a preocupaciones obvias, pero debemos admitir que algunos fenómenos están cambiando sus características. Uno de los mayores riesgos se refiere al flujo de los ríos europeos que desembocan en el Océano Ártico: Kolyma, Lena, Ob, Pechora, Yenisey y Dvina vierten cada vez más agua en el océano. Sin embargo, como se trata de agua dulce, este fenómeno está disminuyendo progresivamente la salinidad del océano y es precisamente esto lo que podría atascar el mecanismo que regula la Corriente del Golfo.

Las consecuencias, si realmente frenara la corriente, podrían ser realmente enormes: todo el hemisferio norte podría sumergirse en una nueva Edad de Hielo. Dejemos las conclusiones para ti: ¿qué pasaría si todo esto realmente sucediera? Tal vez sería mejor preguntarnos el problema y tratar de frenar este fenómeno que, recordemos, aún no ha comenzado.

También podría interesarte…

  • La Nueva Glaciación: un posible riesgo debido al efecto invernadero
  • Siroco: el viento caliente que viene del sur y sus consecuencias
  • ¿Dónde soplan los vientos alisios?
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *