La globalización es más que un fenómeno actual: el nacimiento de este concepto se remonta al siglo XX , pero si se examina más de cerca, fue con el comienzo del siglo XXI cuando la globalización alcanzó su punto álgido. Se trata de un fenómeno bastante intuitivo, que se refiere al aumento progresivo y capilar del comercio y las inversiones internacionales. El mundo globalizado es el mundo de hoy, en el que las economías nacionales son cada vez más interdependientes, el comercio casi no tiene barreras, las comunicaciones son desarmantemente sencillas, incluso de un lado de la Tierra al otro.

El fenómeno de la globalización es indudablemente interesante y debe ser abordado desde diferentes perspectivas y puntos de vista. Si al principio era un concepto puramente económico, hoy en día la globalización afecta a todos los ámbitos de nuestra vida : desde lo social hasta lo cultural, desde la política hasta el desarrollo tecnológico. Ahora estamos acostumbrados a comprar ropa producida en China, ver películas americanas, comer comida japonesa y tailandesa, etc. Este es ahora un mundo globalizado. Como veremos en breve, los llamados "no-globales" se oponen firmemente a este fenómeno , que, si por un lado tiene algunos aspectos positivos, por otro lado no esconde límites y peligros indiferentes.

Las causas de la globalización

El motor de la globalización es la economía: de hecho, gracias a la creciente interdependencia de las diversas economías locales se han creado otras dependencias, de carácter social, cultural, político, comercial, etc. Sin embargo, las causas de la globalización se pueden rastrear en diferentes aspectos, que se produjeron más o menos en el mismo período histórico. Estas causas son las siguientes:

  • La abolición de las barreras aduaneras , que permitió el libre comercio y por lo tanto una especie de unificación del mercado mundial;
  • El desarrollo del transporte a escala mundial , que ha permitido comercializar productos de una parte del mundo a otra a menor costo pero al mismo tiempo ha dado un impulso significativo a la reubicación productiva;
  • El desarrollo de nuevas tecnologías ha dado un impulso a las comunicaciones internacionales.

Los lados oscuros de la globalización

Como hemos mencionado, los llamados no-globales se oponen firmemente a este fenómeno que ha afectado a todo el Planeta. Las razones son cuestionables pero hay que reconocer que la globalización esconde una serie de lados oscuros no despreciables. Las multinacionales, gracias a esta capilaridad económica, han comenzado a implementar un proceso muy arriesgado de reubicación de la producción . Es decir, han trasladado partes o incluso la totalidad de la producción a países menos desarrollados y lo han hecho para disfrutar de diversas ventajas: menores costes laborales, reducción de impuestos y menos normas que deben respetarse también para la protección del medio ambiente. Este último punto no debe ser subestimado: las multinacionales se aprovechan de esta situación para no respetar las estrictas normas impuestas en los países más desarrollados. Esto significa que trasladan una contaminación masiva y a menudo inescrupulosa a zonas del Este o del Sur del mundo, porque aquí los gobiernos todavía no han emprendido políticas estrictas de protección del medio ambiente. Sin embargo, el problema de la degradación del medio ambiente no se puede desplazar: afecta a todo el mundo y la globalización corre el riesgo de empeorar aún más una situación ya muy comprometida.

También podría interesarte...

  • La reubicación de la producción: ¿un atajo contra la protección del medio ambiente?
  • Contaminación ambiental: causas, remedios y situación en Italia
  • Contaminación atmosférica: ¿Cuál es la principal fuente de contaminación?
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *