El girasol es definitivamente una de las flores más queridas de todas. Es colorido, vivo, recuerda el calor de la primavera y el verano y la alegría de vivir al aire libre. ¿Cómo se cultiva esta maravillosa planta? ¿También es posible tenerlo en casa?

El girasol

Esta espléndida flor, científicamente Helianthus annuus, es una flor anual perteneciente a la familia de las Asteráceas, caracterizada por una gran flor amarilla de largos pétalos. El nombre se refiere al idioma griego, donde helios significa sol y anthos flor. Este nombre fue acuñado porque la planta tiene la particularidad de orientarse en la dirección del sol (heliotropismo).

La flor, como se ha dicho, puede alcanzar hasta 4 metros de altura. La flor es básicamente una aglomeración de varias inflorescencias, llamadas cabezas de flores. El número de estos depende de la calidad del girasol. Las semillas de esta planta son comestibles y muy apreciadas, tanto por el hombre como por muchos animales. Los tipos de girasol son diferentes, más o menos grandes: desde el mamut hasta el girasol enano.

Ambiente ideal para el girasol

El cultivo de girasoles ocupa suficiente espacio. Dependiendo de la semilla que se haya utilizado, el girasol crecerá entre 60 cm y 4 metros de altura. No una pequeña flor, en resumen! Por esta razón, es mejor elegir primero la variedad de girasol más adecuada para su casa. Mejor preguntarle a tu florista.

El suelo ideal para el girasol es un suelo con cuerpo y drenado, posiblemente enriquecido con fertilizantes naturales de liberación lenta. Entre estos, el abono es ideal. El clima ideal es el clásico clima mediterráneo de verano, cálido y casi bochornoso. El girasol está obviamente expuesto al sol. Dada la altura de algunos tipos, la flor tiene miedo a las ráfagas de viento, por lo que es mejor estar protegida o a lo largo de una pared, siempre y cuando no la ponga a la sombra o le impida girar.

Cultivo de girasoles

El girasol necesita un riego regular, dependiendo de la sequedad y aridez de la tierra. En casa, el girasol puede ser cultivado en una maceta o en el jardín plantado en plena tierra. Siempre presta atención a la exposición y al espacio para la planta. La flor crece mucho tanto por encima de la tierra en altura como por debajo de la tierra en el desarrollo de las raíces. Dependiendo del tipo de girasol, tendrás que seleccionar una maceta adecuada. El suelo ideal consiste en una capa profunda de grava, bolas de arcilla expandida, fragmentos, con un suelo rico, fertilizado y bien drenado en la parte superior. Los estancamientos de agua son peligrosos para las raíces de hecho.

Si la planta se pone en el jardín es bueno fertilizar el suelo con abono, para obtener un suelo nitrogenado con un pH entre 6 y 6,7. La forma más rápida de plantar el girasol es usar sus semillas. Los agujeros deben tener hasta 5 cm de profundidad, a unos 50 cm de distancia. Hay 4 semillas en cada agujero. El agujero debe ser cubierto con tierra ligeramente húmeda. Los brotes comenzarán a brotar en unos diez días, el desarrollo puede tardar hasta 150 días.

Entre el brote y la madurez de la planta, es bueno poner palos o cañas de bambú para sostenerla. No se requieren grandes intervenciones para la poda, con la excepción de las hojas secas y las flores marchitas. En cuanto a los parásitos, los girasoles están a veces sujetos a los áfidos y al moho, pero basta con utilizar especies depredadoras o remedios naturales para resolver el problema.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *