El ginseng es uno de los energizantes naturales más conocidos y difundidos hoy en día: un excelente sustituto del café, que no contiene cafeína y por lo tanto está libre de todos los efectos secundarios relacionados con esta sustancia. Sin embargo, debemos ser cuidadosos, porque esta raíz se asocia a menudo con otras bebidas como el café : si pedimos ginseng en el bar obtenemos una mezcla de sustancias que no siempre es beneficiosa para nuestro cuerpo. Sin embargo, si tomamos el ginseng como suplemento o en forma de té de hierbas, podemos beneficiarnos de todas sus propiedades y son realmente muchas.

De hecho, el ginseng no sólo es un tónico y energizante natural: también ayuda a combatir el estrés y el insomnio , se ha considerado durante siglos un afrodisíaco natural y también puede ser útil para quienes sufren de diabetes o colesterol alto.

Ginseng: aspecto y características

El ginseng es la raíz de la planta homónima perteneciente al género Panax y se desarrolla en regiones de clima más frío, en la parte norte del hemisferio norte. Hoy en día esta raíz se puede encontrar en todas partes porque ha conocido una gran fortuna, por lo que no es difícil encontrar ginseng incluso en los supermercados. La raíz de ginseng puede tener diferentes formas y se parece mucho a la alcachofa de Jerusalén y al jengibre. Tiene el clásico color amarillo pajizo y un sabor más bien amargo: por esta razón se come generalmente junto con la miel en Oriente. Aquí se puede encontrar como suplemento en cápsulas o en polvo, pero también como té de hierbas o mezclado con café.

Las propiedades beneficiosas del ginseng

Esta raíz posee innumerables propiedades benignas , porque es un adaptógeno natural : ayuda a regular todas las funciones del organismo y lo prepara para afrontar situaciones de estrés psicofísico. La mayoría de los beneficios del ginseng se derivan de su capacidad de estimular la producción de cortisol : la llamada hormona del estrés. Esta sustancia, producida a nivel de la glándula pituitaria, tiene un papel fundamental porque regula los niveles de azúcar en la sangre, mantiene la presión sanguínea bajo control, regula los procesos inflamatorios y también la actividad cardíaca.

Por lo tanto, el ginseng puede resultar una panacea por varias razones, aunque entre sus propiedades más alabadas se encuentran su poder afrodisíaco y su capacidad no sólo para mejorar la libido sino también para promover la erección. El ginseng nos ayuda a combatir el estrés y a encontrar el equilibrio psicofísico adecuado, a la vez que nos proporciona propiedades energizantes útiles para promover la concentración.

Contraindicaciones del ginseng

Esta raíz es, por lo tanto, un excelente suplemento natural, pero no se recomienda para todo el mundo. Si consumimos demasiado, de hecho, es probable que el ginseng cause problemas como insomnio, náuseas, dolores de cabeza y urticaria. Por esta razón no se recomienda a quienes sufren de hipertensión, ansiedad o trastornos del sueño, sino también a quienes sufren de úlcera duodenal. También hay que recordar que el ginseng puede interactuar con ciertos medicamentos, incluidos los anticoagulantes y los psicotrópicos.

También podría interesarte...

  • Jengibre: la raíz con mil propiedades. Consejos y contraindicaciones
  • Yerba Mate: una infusión rica en cafeína pero más saludable que el café
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *