Ghana es un estado del África occidental que limita con la Costa de Marfil al oeste, Burkina Faso al norte, Togo al este y el Golfo de Guinea al sur. Se independizó del Reino Unido en 1957 y hoy Ghana es una República Democrática que puede presumir de tener una de las economías más estables y prósperas del continente africano y es el segundo productor mundial de cacao. Sin embargo, lamentablemente, este país sufre una sombra que a menudo se silencia en Europa: en Ghana es el mayor vertedero de residuos electrónicos del mundo. La mayor parte de estos residuos proviene de Europa y América.

El vertedero de Agbogbloshie en Ghana

Agbogbloshie es un suburbio de la capital de Ghana, Accra: está situado a orillas de la laguna Korle. Poblado por 40.000 habitantes, este suburbio ha sido apodado Sodoma y Gomorra debido a su alta tasa de criminalidad y condiciones de vida al borde de la supervivencia. Y es precisamente aquí, en la capital del Estado, donde se encuentra el mayor vertedero de residuos tecnológicos del mundo: es aquí donde llega la mayor parte de los residuos de los países industrializados y por tanto de Europa y América.

Este vertedero no es sólo un sitio que contamina enormemente el medio ambiente: el problema es mucho más grave y serio porque miles de personas (naturalmente locales) que arriesgan sus vidas cada día trabajan allí. La exposición a sustancias tóxicas como el mercurio, el cadmio y otros venenos amenaza diariamente la salud de quienes trabajan en el vertedero de Agbogbloshie: los derechos de estas personas son pocos, así como las medidas de protección están casi totalmente ausentes.

Las consecuencias de todo esto pueden ser leves (dolores de cabeza, erupciones cutáneas, tos) pero también mucho más graves: pueden desarrollarse tumores, daños graves en el sistema reproductivo y las mujeres pueden sufrir abortos espontáneos todos los días. Sin embargo, en Europa no se habla de todo esto y ni siquiera en Estados Unidos se conoce mucho este vertedero. Los países industrializados se deshacen de los desechos que saben que representan un problema y un peligro desde el punto de vista ambiental y sanitario, y los envían a Ghana lavándose las manos muy a menudo.

Innovación sostenible: la otra cara de la moneda

Aunque Ghana tiene el enorme problema del vertedero de Agbogbloshie, todavía podemos reconocer que Ghana está ejecutando un programa para el desarrollo de una economía sostenible. El Ministerio de Medio Ambiente, Ciencia, Tecnología e Innovación de Ghana, de hecho, ha comenzado recientemente a desarrollar un Ecosistema de Innovación, que debería llevar al país en la dirección de un desarrollo nacional sostenible. Los fondos asignados a la investigación aumentarán cada vez más, por lo que parece que este Estado africano, en primer lugar por haber alcanzado la independencia, va en la dirección correcta. El vertedero será difícil de desmantelar y muy probablemente permanecerá donde está en el futuro , pero se espera que también se preste atención a esta cuestión y especialmente a la vida de las personas que trabajan allí.

También podría interesarte...

  • Bolivia: un gran patrimonio ambiental amenazado por el calentamiento global
  • La fantástica diversidad ambiental y de vida silvestre de Chile, un país por descubrir
  • Noruega: un país cada vez más sostenible y ecológico donde no existe la deforestación
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *