Cada año, los geranios acompañan el retorno de la primavera. Pero, por cierto, donde se producen?

¿Cuál es el impacto de los geranios sobre el medio ambiente

En plena primavera, nuestros balcones están adornados con grupos de flores rojas o naranjas. Los geranios vuelven anualmente.

Petunias han intentado robarles su condición de «flor dominante», llamándolos obsoletos, pero han resistido y siguen siendo atemporales. Sus cualidades ornamentales, su abundante floración de mayo a octubre, así como el poco cuidado que requieren contribuyen a esta popularidad. Los geranios suelen guardarse durante un año en el balcón.

Variedades no autóctonas sensibles al frío

Los vemos congelados en invierno y lo echamos todo a la basura o mejor a la bolsa verde o al compuesto al fondo del jardín. El año siguiente, vuelta a empezar plantando nuevos geranios en tierra nueva …

Los geranios que usamos en nuestras jardineras son en realidad pelargonios[1]. Su historia nos lleva a Sudáfrica desde donde se importaron a Europa en el siglo XIX. Si el número de variedades que desfilan los balcones se cuenta en cientos, a diferencia de los geranios autóctonos, los pelargonios no soportan el frío. Es por ello que se han de hibernar si queremos volver a florecer al año siguiente.

Puede un geranio, si se cuida adecuadamente, vivir de cinco a seis estaciones? Donde se producen nuestros geranios?

el geranios que compre proviene de viveros locales o Holanda. Pero, sabéis que antes fueron a hacer una pequeña gira por África? Los esquejes, que se crían en Europa, se importan Kenia, A veces desde Tenerife, donde son cultivadas por millones a precios de producción más bajos que los que se practican aquí.

elAlemania y la Holanda, Que son los principales países que desarrollan nuevas variedades, venden sus esquejes y las patentes que los acompañan a los productores y distribuidores de todo el mundo que acaban de crecer y los llevan al mercado.

el geranios que se nos ofrecen a la venta en mayo eran esquejes en diciembre de plantas compradas en el extranjero, que luego se reembolsar a finales de enero. Su cultura dura tres meses y medio. Algunos los producen en dos meses en turba para reducir los costes de producción y poder venderlos antes, pero a menudo todavía son muy pequeños y no siempre aguantan muy bien ya que aún no se han endurecido, es decir, acostumbrado a estar fuera.

Un mercado jugoso y no local

Anteriormente, a cortocircuito, producción local, puestos de trabajo locales poco cualificados. Hace unos años, los geranios ofrecidos a la venta eran mayores porque su cultivo comenzó en septiembre con esquejes locales y no en enero, como es el caso. hoy. Los servicios hortícolas de las grandes ciudades realizaron esta tarea a sus invernaderos a partir de plantas madres que habían seleccionado y de donde se extraen los esquejes.

Esto justificaba el número de jardineros ocupados al servicio público …

Desde finales de los años 90, por razones estrictamente presupuestarias, la compra de geranios habiendo hecho que el «viaje» sea menos costoso en términos financieros que la contratación de una mano de obra local, las comunidades han parado toda la producción y compran sus. Plantas … como todo el mundo sino! El mercado es importante y está muy disputado entre los diversos jugadores que lo ocupan, la competencia es feroz.

Un buen ejemplo de liberalización y globalización con su impacto en los puestos de trabajo locales, el aumento del tráfico aéreo, una huella ecológica desastrosa … No debería crear una etiqueta?[2] basado en criterios de sostenibilidad si no es posible regular el precio de suboferta? ¿Permitir a guarderías locales promocionar su saber hacer?

[1] Existen diversas variedades de geranios autóctonos, la más famosa de las cuales es la hierba de Robert, con su follaje muy dentado y pequeñas inflorescencias de color malva a púrpura que se encuentran en casi todo el sotobosque o al borde. También hay geranios con flores moradas

[2] En Alsacia, tierra de elección pelargonium (pico de cigüeña en griego) que durante cinco siglos ha florecido en casas de madera, los horticultores han emprendido una campaña en los últimos años para obtener en Bruselas la etiqueta de indicación geográfica protegida (IGP)). Los dos departamentos alsacianos y sus 160 horticultores producen cuatro millones de plantas cada año.

Fuente: artículo de Marc de Brouwer a Vitavie (http://www.bio-info.be/)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *