La fucsia (nombre científico fucsia) es una planta realmente hermosa, que produce flores muy particulares y un notable impacto estético. Originaria de América Central y del Sur y de Nueva Zelandia , la fucsia pertenece a la familia de los Onagraceeed y ahora está muy difundida también en Italia. El clima de nuestra Península se adapta bien al cultivo de esta planta, que da grandes satisfacciones , sobre todo en las zonas montañosas o, en todo caso, en el norte de Italia. El fucsia, de hecho, como veremos en breve, no necesita muchas atenciones ni cuidados particulares, pero necesita un clima no demasiado caluroso , porque de lo contrario corre el riesgo de sufrir mucho.

Fucsia: ¿Cuántas especies existen?

Hay varias especies de esta planta , así que no te alarmes si encuentras una variedad que se parece al fucsia pero por ejemplo tiene un color diferente. Siempre es la misma planta, simplemente una especie diferente. Normalmente en el vivero encontramos siempre la variedad clásica , caracterizada por flores fucsias , que asumen varios matices según la estratificación de los pétalos. El fucsia, sin embargo, se puede encontrar también en otros colores: no es raro ver en los viveros, por ejemplo, las especies con pétalos exteriores blancos (como el de la foto de enfrente).

Afortunadamente, como veremos muy pronto, esta planta requiere el mismo cuidado y atención, independientemente de la especie.

Fucsia: consejos para el cultivo en maceta

En la mayoría de los casos, la fucsia es una planta que se cultiva en macetas y no requiere mucha atención, por lo que también es adecuada para aquellos que no pueden presumir de tener un pulgar verde! Pero también esta planta debemos asegurar la exposición correcta y la cantidad de agua adecuada , porque aunque bastante resistente no es ciertamente inmortal y si la tratamos mal la encontraremos marchita en poco tiempo!

Exposición idelal: ¿dónde colocar la planta?

La fucsia, como hemos dicho, es una planta usada en climas bastante fríos por lo que si no vives en zonas de montaña es importante colocarla en el lugar correcto. No debe recibir luz solar directa y cuando hace mucho calor es mejor colocarlo en una posición de media sombra para que no tenga que soportar temperaturas excesivas. Al principio de la primavera o al final del verano, cuando la columna de mercurio comienza a caer, también podemos moverla al sol pero siempre sin exagerar.

Irrigación: cuánto y cómo regar la fucsia

La fucsia no necesita grandes cantidades de agua, así que siempre hay que evitar la exageración. El suelo debe estar siempre húmedo pero nunca mojado y se debe prestar especial atención a los estancamientos de agua porque son muy perjudiciales para la planta. El riego debe ser esporádico: 2-3 veces por semana en pequeñas cantidades durante el período de floración. En invierno, en cambio, la frecuencia de riego debe reducirse drásticamente: una vez al mes es más que suficiente.

¿Planta de fucsia marchita? Esto es lo que hay que hacer

¿Se ha marchitado su planta? ¡Puedes intentar revivirlo! Sumergir la olla en un recipiente lleno de agua y dejarla allí hasta que deje de burbujear. También sacude la tierra si ves que está particularmente seca. ¡Este pequeño truco a menudo funciona!

También podría interesarte...

  • Clavel: consejos para el cultivo de esta planta perenne
  • Hibisco: exposición, cuidado y poda de esta maravillosa planta
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *