La fotosfera es la atmósfera interna del Sol (o de cualquier estrella) y se caracteriza por un espesor reducido en comparación con las otras capas de la estructura del Sol. Dentro de la fotosfera las temperaturas pueden alcanzar los 9.000° y es desde aquí que la radiación solar y el calor se irradian. Básicamente, por lo tanto, en la fotosfera viene la energía que se libera del núcleo y que, después de ser filtrada, llega a la superficie de la Tierra, calentándola e iluminándola.

Características de la fotosfera

La fotosfera , si se observa a través de la instrumentación apropiada, aparece como un círculo completo y homogéneo. Sin embargo, en algunos puntos, esta capa de la atmósfera solar presenta manchas más oscuras para el ojo humano: son las manchas solares , es decir, zonas con un campo magnético muy alto y temperaturas más bajas que el resto de la superficie solar. Como ya hemos visto en el estudio dedicado, las manchas solares afectan a la temperatura de nuestro planeta , y por esta razón a menudo se cuestionan para disminuir el papel de la contaminación en ciertos fenómenos como el calentamiento global o el efecto invernadero. En realidad, no se puede decir que las manchas solares sean las únicas responsables del aumento de la temperatura en la Tierra, por lo que estas tesis no pueden sostenerse.

La fotosfera filtra aún más la radiación que se emite desde el núcleo: esta capa es por lo tanto también importante porque nos protege de las emisiones solares que podrían ser perjudiciales para nuestra salud y para nuestro Planeta.

La atmósfera solar: fotosfera, cromosfera y corona

La atmósfera solar se divide en 3 regiones distintas es decir, la fotosfera, la cromosfera y la corona. Como ya hemos visto, la fotosfera es la parte más interna de la atmósfera del sol y aquí es donde se origina la luz solar. Inmediatamente después de la fotosfera comienza la segunda región, llamada cromosfera : para poder observarla, se necesitan instrumentos sofisticados porque el enorme brillo de la fotosfera subyacente la hace casi transparente. Sin embargo, durante un eclipse total, es posible admirar el color rojizo de la cromosfera.

Por último, la región más exterior de la atmósfera solar se llama la corona: esta capa consiste principalmente en hidrógeno, al que se añade una pequeña cantidad de gas de otras regiones de la atmósfera. La corona solar tiene un aspecto enrarecido y una temperatura muy alta.

La estructura del Sol

Como hemos visto, la estructura más exterior del sol es la atmósfera solar , que a su vez se puede dividir en fotosfera, cromosfera y corona. La estructura interna, en cambio, tiene características diferentes y la parte más importante está representada por el núcleo : de hecho aquí ocurre el proceso de fusión nuclear y la transformación del hidrógeno libera mucha energía. La zona de radiación , que rodea el núcleo, tiene la tarea de absorber esta radiación e irradiarla a la siguiente capa, llamada zona de convección. Desde aquí, la radiación solar y la energía producida en el núcleo son irradiadas a la fotosfera y luego se filtran más. Si estas capas alrededor del núcleo del sol no existieran, la vida en la Tierra no podría existir porque nuestro planeta sería bombardeado por una serie de radiaciones solares excesivamente poderosas y cargadas para permitir la supervivencia de cualquier especie, tanto vegetal como animal.

También podría interesarte...

  • Descubriendo la estructura del Sol: cómo se hace y cómo funciona
  • La radiación solar y la energía emitida por el sol
  • Cómo afectan las manchas solares al efecto invernadero
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *