El sol es la estrella más cercana a la Tierra y está situado justo en el centro de nuestro sistema solar y su superficie visible es sólo la atmósfera exterior. El sol, sin embargo, como nuestro planeta, tiene una estructura interna estratificada y aunque hasta la fecha no ha sido posible estudiar en detalle, las astrofísicas han formulado una hipótesis sobre su composición. La estructura del sol , por lo tanto, tal como la conocemos hoy en día, es en realidad sólo una reconstrucción (bastante plausible) pero no está basada en datos científicos. Por el momento no ha sido posible analizar las capas internas de esta estrella, pero gracias al estudio de fenómenos como las manchas solares y la radiación todavía podemos trazar una reconstrucción bastante fiable de la estructura del sol.

¿Qué es el Sol y de qué está hecho?

El sol es una estrella que se encuentra en el centro de nuestro sistema solar: su distancia de la Tierra es de unos 150 millones de km y sus dimensiones son mucho mayores que las de nuestro planeta. El volumen de esta estrella es más de un millón de veces el de la Tierra.

En esencia, i l El Sol es una esfera de gases concentrados a muy altas temperaturas : entre sus principales componentes se encuentran el hidrógeno y el helio, pero también el carbono y el oxígeno (aunque en menor cantidad).

La estructura del Sol

La estructura del sol está compuesta por las siguientes capas , empezando por la interior:

  • Núcleo
  • Zona de radiación
  • Zona de convección
  • Fotosfera
  • Atmósfera solar

Cada capa juega naturalmente un papel diferente y representa el lugar donde ocurren los diferentes fenómenos. Veámoslos en detalle.

El núcleo del Sol (o núcleo)

El núcleo se caracteriza por temperaturas y densidades muy elevadas y es aquí donde se producen las reacciones de la fusión nuclear : el hidrógeno se transforma en helio y este proceso libera una enorme cantidad de energía, que se emite en forma de radiación electromagnética.

La zona de radiación

La zona de radiación es la capa más interna de la estructura del sol , es decir, la que envuelve el núcleo: tiene un espesor de 500.000 km y absorbe la radiación electromagnética emitida por el núcleo. Esta radiación, después de ser absorbida, es transferida a las capas externas por la radiación. La temperatura y la densidad de la zona de radiación disminuye gradualmente a medida que te alejas del núcleo.

La zona de convección

La zona de convección se encuentra inmediatamente después de la zona de radiación y tiene un espesor de unos 10.000 km. Aquí converge la energía generada en el interior del núcleo : gracias a los movimientos de enormes masas gaseosas, se generan las llamadas "corrientes de convección" , que transportan la energía y por lo tanto la radiación hacia la superficie exterior de la estrella.

La fotosfera

La fotosfera es la atmósfera interna del sol y es precisamente de esta capa de donde procede la radiación solar: su espesor es bastante reducido si lo comparamos con las otras capas (unos cientos de kilómetros) y las temperaturas pueden llegar a los 9.000°. Dentro de la fotosfera se origina el fenómeno de las manchas solares, que, como hemos visto en la profundización, afectan considerablemente el efecto invernadero y por lo tanto las temperaturas de nuestro Planeta. Desde la fotosfera se irradian no sólo las radiaciones solares sino también el calor.

También podría interesarte...

  • Conocemos mejor los planetas del sistema solar
  • Descubriendo nuestro Sistema Solar
  • Eclipse Solar: explicación de un fenómeno que sigue fascinando
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *