Hay muchas maneras de facilitar el sueño con productos naturales de la agricultura ecológica.

Aceites esenciales, tisanas, nieblas de almohada, almohadas, colchones o simuladores de amanecer …

Las plantas calmantes son numerosas y cada una tiene sus virtudes.

Por ejemplo, el archivoespino blanco flavonoides similares a los de la uva las propiedades antioxidantes de la que reducen los niveles de colesterol. El almez antiespasmódico, calmante, mejora las alteraciones del ritmo cardíaco. Se recomienda especialmente en caso de estrés, ansiedad por su acción sedante, propicia al sueño.

Y la valeriana se utiliza principalmente para luchar contra el nerviosismo, el estrés, relajar el cuerpo y mejorar el sueño.

Asimismo, la verbena, el limón, la flor de la pasión y la manzanilla son plantas con propiedades relajantes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *