La pérgola bioclimática es la versión innovadora de última generación del clásico cenador: sin embargo, se diferencia de éste por algunas características que la convierten en una solución perfecta. No es una coincidencia que las pérgolas bioclimáticas se hayan vuelto muy populares en los últimos años : cada vez más gente está eligiendo este tipo de pérgola y las razones son diferentes. Las ventajas de una pérgola bioclimática son evidentes en varios frentes: no sólo puede ajustarse orientando las lamas para que sigan la dirección del sol, sino que también puede cerrarse en la parte superior en caso de lluvia. Desde el punto de vista estético, las pérgolas bioclimáticas tienen un diseño innovador pero al mismo tiempo pueden adaptarse al entorno.

El verdadero auge de las pérgolas bioclimáticas tuvo lugar hace unos meses, cuando se aclararon las normas de construcción de estas construcciones. En un momento dado existía cierta incertidumbre desde el punto de vista burocrático y no estaba claro si se necesitaban permisos específicos o no. Veamos todo lo que hay que saber sobre la pérgola biodinámica: cómo funciona, cuáles son los precios y qué hay que hacer para instalarla.

Pérgola bioclimática: qué es y cómo funciona

La pérgola bioclimática no es más que una pérgola que puede instalarse ya sea en continuidad con el edificio y por lo tanto adyacente a la casa o en cualquier otra parte del jardín. La particularidad de estas innovadoras pérgolas radica en el sistema de lamas ajustables, que siempre proporciona el mejor confort en función de las condiciones climáticas. Por ejemplo, todos los listones pueden mantenerse abiertos para la ventilación, mientras que pueden estar ligeramente entreabiertos para evitar que los rayos del sol te molesten. En caso de lluvia, simplemente cierra los listones completamente y puedes quedarte dentro sin tener que entrar en la casa. Algunos modelos también pueden cerrarse lateralmente, con un sistema computarizado y automático.

Pérgola bioclimática: ¿necesita permisos especiales?

Una de las grandes ventajas de la pérgola bioclimática es que no se necesitan permisos especiales ni autorizaciones municipales para instalarla. Esto se debe a que tales estructuras se consideran externas y fáciles de eliminar. Para instalar una pérgola bioclimática no se necesita ningún permiso, lo que hace que estas soluciones sean aún más interesantes y adecuadas para cualquier situación.

¿Cuánto cuesta una pérgola bioclimática?

Los precios de las pérgolas bioclimáticas varían según el tipo (autoportantes o apoyadas en una pared de la casa), los materiales y su tamaño natural. En principio, podemos decir que los precios medios oscilan entre 1.000 euros y 6.000 euros para una obra completa. Considere, sin embargo, que para una pérgola bioclimática autosuficiente de tamaño medio (por ejemplo, 4 metros cuadrados) el costo es de unos 5.000 euros. Especificamos que el costo puede ser deducido.

Pérgola bioclimática y de ahorro de energía

A menudo no piensas en ello, pero una de las grandes ventajas de una pérgola bioclimática apoyada en la pared exterior de la casa es también el ahorro de energía! La pérgola protege la pared de los rayos del sol, promoviendo así un clima más fresco incluso dentro de la casa. Esto también puede tener un impacto significativo en el costo del aire acondicionado o del acondicionador de aire.

También podría interesarte…

  • Ahorro de energía: por qué es tan importante para el futuro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *