En los últimos años, la gestión medioambiental ha experimentado un aumento y se ha extendido gradualmente a las empresas. Se recomienda encarecidamente a las empresas mejorar su eficiencia energética y reducir los residuos y la contaminación asociados a sus operaciones.

Medidas ecológicas para las empresas

políticas ADEME

ADEME (la Agencia de Gestión del Medio Ambiente y la Energía) es un organismo federativo en términos de desarrollo sostenible y es el que se encuentra en el origen del concepto de gestión ambiental. Situada bajo la supervisión de varios ministerios como el de Ecología y Desarrollo Sostenible, sus acciones giran en torno a multitud de áreas, como la preservación del suelo, la lucha contra la contaminación acústica, la mejora de la calidad del aire o incluso una gestión optimizada de los residuos.

«Patrimonio» y valores ecológicos

Establecer una ética ambiental proporciona a las empresas una imagen de marca y los puede ayudar a encontrar nuevos proveedores ya distinguirse ante el aumento de la competencia. De hecho, pueden mostrar sus valores ecológicos a través de diferentes medios y medios promocionales, como un sitio web dedicado, un folleto de la empresa o incluso ferias comerciales.

El Club de Ecoempreses

Muchas empresas eco-responsables agrupan alrededor de un núcleo duro, como el Club desde Eco-entreprises. La fortaleza colectiva de una red como ésta testimonia la posición activa de la compañía a favor de la economía verde. ADEME también les proporciona una extranet para facilitar esta conexión. Además, cada vez son más las empresas que redactan su propia carta medioambiental que luego hacen leer y firmar a su personal y socios. Así, el Museo Louvres, el Pôle Emploi, la Cámara de Comercio e Industria e incluso la SNCF han adherido a la Carta de Desarrollo Sostenible para establecimientos y empresas públicas.

Norma ISO 14001

Desarrollada en 1996, la norma ISO 14001 forma parte de una perspectiva de economía verde y anima a las empresas a mejorar su rendimiento ambiental. La auditoría la realiza un consultor especializado en ingeniería y estrategia de comunicación y producción. Las especificaciones establecen los objetivos y las condiciones para la normalización.

acciones medioambientales

Las acciones de las empresas para preservar el ecosistema pueden adoptar diversas formas.

  • Clasificación y reciclaje de residuos (cartón, vidrio, papel, cartuchos de tinta, etc.).
  • Uso de energías renovables (fotovoltaica, etc.)
  • Reducción de la contaminación acústica (aislamiento, etc.).
  • Reducción de residuos de papel (trituradora de documentos Rexel, Dúplex …).
  • Optimización del rendimiento energético (iluminación de bajo consumo, impresora multifunción, etc.).
  • Uso de transporte ecológico y biocombustibles.
  • Consumo de productos biodegradables.

Algunas empresas forman su personal en estas buenas prácticas medioambientales, animándoles, por ejemplo, reducir el consumo de restos de papel ( «dos páginas por hoja» o parámetro de impresión a doble cara, cambio de orientación de la página , tipo de letra). diseño, optimización del proceso de archivo, etc.).

Por otro lado, cada vez son más los que realizan una evaluación ecológica para determinar el impacto de sus actividades sobre el medio ambiente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *