El dragón de Komodo es uno de los especímenes más interesantes y curiosos que aún se las arreglan para sobrevivir, incluso si ha sido incluido en la lista roja de la UICN y por lo tanto está en gran peligro de extinción. Este enorme lagarto pertenece a la familia de las varanidias y parece un cruce entre una criatura legendaria y un dinosaurio: ciertamente no es dócil, el dragón de Komodo es un animal muy peligroso y hoy en día es el depredador dominante de algunas islas de Indonesia.

Dragón de Komodo: características y apariencia

El dragón de Komodo siempre ha despertado gran interés, precisamente por su aspecto único: es la especie de lagarto más grande que vive hoy en día , y puede alcanzar 3 metros de longitud, con un peso de hasta 70 kg. Su tamaño depende en gran medida de su hábitat: el dragón de Komodo, como veremos, sólo vive en algunas islas de Indonesia. Aquí no hay depredadores que amenacen su existencia y esto ha hecho posible el desarrollo del típico gigantismo insular : con el paso del tiempo, este lagarto se ha hecho cada vez más grande, hasta alcanzar las dimensiones actuales. Sin embargo, este impresionante tamaño no compromete sus habilidades de depredador: el dragón de Komodo suele moverse lentamente, pero cuando ve una presa, es capaz de hacer disparos de rayo. Este lagarto se mueve generalmente a una velocidad de 5 km/h pero en poco tiempo es capaz de alcanzar los 20 km/h en muy poco tiempo. Por esta razón es un animal muy peligroso: el mayor depredador de Indonesia puede atacar también al hombre, con una velocidad impredecible.

En cuanto a la apariencia, los dragones de Komodo parecen lagartos gigantes: la cabeza es larga y aplanada, el hocico redondeado y el cuerpo escamoso. Tienen patas curvadas y una gran cola musculosa, que a menudo se utiliza para atacar y aturdir a las presas.

¿Dónde vive el dragón de Komodo? El hábitat perfecto

El hábitat ideal de esta especie son los lugares cálidos y secos : praderas secas, sabanas y bosques tropicales. El dragón de Komodo, sin embargo, ha encontrado su hábitat perfecto sólo en algunas islas de Indonesia y en particular en Komodo (de donde toma su nombre), Rinca, Flores, Gili Dasami y Gili Motang. Probablemente estas especies alguna vez poblaron también algunas zonas de Australia: los hallazgos fósiles atestiguan esta hipótesis, pero hoy en día sobreviven exclusivamente en estas pequeñas islas de Indonesia. Como hemos mencionado, fue justamente el hábitat el que determinó las enormes dimensiones de estos especímenes , debido al fenómeno del gigantismo insular. Con el fin de salvaguardar esta especie, en 1980 se estableció el Parque Nacional de Komodo, un parque natural protegido que alberga la mayoría de la población existente en la actualidad.

Dragón de Komodo: entre el veneno y los antibióticos

El aspecto curioso de los dragones de Komodo, que probablemente contribuyó a su supervivencia, es el hecho de que la saliva de estos lagartos está compuesta por una mezcla de veneno y bacterias letales. Esto ciertamente los hace peligrosos para su presa, pero al mismo tiempo los dragones de Komodo son capaces de resistir las mordeduras de otros dragones: esto se debe a que las proteínas antimicrobianas están presentes en su sangre. En esencia, la sangre de estos especímenes contiene sustancias e ingredientes activos que podrían ser particularmente útiles en la preparación de potentes antibióticos , incluso para los humanos.

También podría interesarte...

  • Tigre: el felino en peligro de extinción que está perdiendo su hábitat
  • El Pingüino: el sociable y divertido pájaro que se arriesga a la extinción
  • El Camello: hagámonos amigos de este lindo mamífero
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *