Construcción, reforma o pequeñas obras: tener en cuenta la calidad del aire interior

Durante una construcción o renovación, el armazón es relativamente neutro para la calidad del aire interior. Es más la segunda obra, los acabados que tendrán mayor o menor impacto.

La ventilación también desempeña un papel esencial en el control de la calidad del aire. Incluso es decisivo en edificios energéticamente eficientes, donde su envolvente hermético ya no permite, a través de fugas de aire parásitos, compensar la ausencia o mal funcionamiento del sistema de ventilación.

1/ Materiales de aislamiento

No importa que sean de origen mineral o vegetal (o incluso animal), el primer punto esencial al que hay que prestar atención es el embalaje del aislamiento. Es imprescindible que los materiales hayan sido almacenados en un sitio seco o protegidos de los elementos. El aislamiento húmedo comporta el riesgo de contaminación por moho.

Además, el Observatorio para la Calidad del Aire Interior (OQAI) subrayó que una de las dos principales causas del desarrollo de hongos en edificios de bajo consumo estaba relacionada con el inadecuado embalaje de aislantes (no protegidos, almacenados en una habitación húmeda y mal ventilada, expuestos en la lluvia). el sitio, etc.). La segunda causa es la presencia de puentes térmicos (rotura del aislamiento durante su instalación). Casi una de cada dos viviendas está afectada (47%), frente al 37% de las viviendas convencionales.

Además, es una exageración decir que los materiales de origen bio, también llamados ecomateriales o materiales ecológicos, son naturales. Se someten a un tratamiento (adición de aditivos), a fin de hacerlos imputrescibles, ignífugos… Estos aditivos pueden formar parte de la continuidad de la obtención de un producto poco transformado, como una mezcla con cal (antifúngica) ), formulación química CaO (óxido de calcio), o se puede tratar con sal de boro, formulación química H3BO3 (ácido bórico). Éste es el caso generalmente de la guata de celulosa. Sin embargo, la sal de boro se clasifica como tóxica para la reproducción «puede perjudicar la fertilidad / puede perjudicar el desarrollo del feto». Tiene el siguiente pictograma de peligro:

Otros ecomateriales son, por naturaleza, antifúngicos y/o ignífugos, como el corcho por ejemplo, pero siguen siendo caros. Por último, las lanas minerales (lana de vidrio y lana de roca) tienen estas mismas propiedades. Menos precio en los últimos años, sin embargo, tienen una buena relación calidad-precio.

Por lo general, cuando se aplican paneles de fibra, ya sean lanas minerales o fibras de madera, es muy recomendable llevar una máscara tipo FFP2 (mínimo) y gafas protectoras. Por su pequeño tamaño estas fibras, vegetales o minerales, son muy irritantes para las vías respiratorias. Por último, en cuanto a la lana de vidrio y la lana de roca, de momento la IARC (Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer) las clasificó, en 2002, en el grupo 3 “inclasificables, carencia de datos convincentes ”. El peligro proviene de la presencia de fibras refractarias o biopersistentes, como las fibras de amianto. Gracias al etiquetado obligado por la normativa europea n° 1272/2008, las lanas de vidrio, lanas de roca o mezclas que contienen más del 1% de fibras biopersistentes, se clasifican potencialmente cancerígenas y presentan el siguiente pictograma:

Las lanas minerales certificadas ACERMI garantizan la ausencia de fibra refractaria.

El origen vegetal, animal o mineral del aislamiento no puede constituir un único criterio de selección. También hay que tener en cuenta:

► su rendimiento técnico: térmico, acústico, mecánico, etc.

► de su durabilidad

► su facilidad de mantenimiento

► de su calidad arquitectónica

► su coste (en el momento de la compra pero también por su mantenimiento y renovación)

► y formar parte de un enfoque de desarrollo sostenible (huella de carbono) de su ubicación y método de fabricación. Toda esta información la proporciona el análisis del ciclo de vida (ACV), incluido en los Formularios de Declaración Ambiental y Sanitaria (FDES). Son de acceso libre desde el sitio inies.fr (la base de datos sólo es compatible con Internet Explorer o Mozilla)

¿Lo sabías?

La madera no es uno de los mejores aislantes acústicos o térmicos disponibles en el mercado. Refleja las vibraciones sonoras y tiene poca inercia. Además, «toda la madera» también puede ser una fuente de contaminación química. De hecho, el OQAI reveló, en las unidades de vivienda que combinaban, estructura de madera, muebles de madera maciza y aislantes vegetales a base de madera, concentraciones de hexaldehído (irritante), alfa-pineno y limoneno (ambos precursores del formaldehído) significativamente más altas que otros. viviendas.

También te puede interesar  Hongos o mohos, ¿cómo limitar su proliferación?

2/ Especificidad de la zeolita (o zeolita)

Empiezan a surgir en el mercado los aislantes compuestos por zeolita. Este material mineral tiene la capacidad de absorber moléculas químicas, como el carbono. Se vende como un desfile de formaldehído. Aunque prometedores, como cualquier material o proceso que diga ser descontaminante o depurador, en cuanto se superen las condiciones de prueba, no se ha demostrado su eficacia e inocuidad (a corto y largo plazo) en condiciones de uso realistas. .

3 / Revestimientos de paredes

Las pinturas minerales son las más neutras. Sin embargo, ofrecen pocas variedades, en cuanto al renderizado (siempre mate). El sello Nature Plus es el especialista en pinturas minerales.

Esta etiqueta, junto con la de Àngel Blau, son las más exigentes en cuanto a las emisiones al aire interior de COV (Compuestos Orgánicos Volátiles) y COSV (Compuestos Orgánicos Semivolátiles), incluyendo ftalatos y retardantes de llama .

NF Environment y la etiqueta ecológica europea son un primer paso, pero todavía pueden mejorarse.

Para el resto de recubrimientos, puede consultar la etiqueta medioambiental «Emisiones al aire interior» (obligatoria desde el 1 de septiembre de 2013), intentando favorecer los productos clasificados «A +», así como mirar el contenido en Total COVs y escoger el más bajo (<1 g/l).
Etiqueta de emisión en el aire

En las habitaciones con humedad, como la condensación en las paredes, debe evitarse el papel pintado. Además de rizar y pelar, es un soporte nutritivo para mohos. Es más adecuado una pintura o recubrimiento de cal, que previene precisamente la condensación en las paredes.

4 / Revestimientos de suelos

Las baldosas y el hormigón son inertes. Sin embargo, se puede cuidar las juntas utilizadas (baldosa) y la resina (hormigón encerado). La etiqueta «Emisiones en el aire interior» también se aplica a los revestimientos de suelos. Permite realizar una primera selección de productos. Por lo general, es preferible colocar (clavar, tornillo, clip, etc.) los revestimientos del suelo, en lugar de engancharlos.

Las alfombras, alfombras sintéticas o hierbas marinas pueden ser una fuente de inconvenientes para las personas con alergias a los ácaros del polvo. Prefiera una instalación sencilla o fijación con adhesivo de doble cara en lugar de pegarlos. Por último, en cuanto a su mantenimiento, evitar en la medida de lo posible la limpieza en seco o el uso de otros productos químicos.

Los suelos de plástico flexible (PVC), conocidos comúnmente como «lino» (≠ linóleo), pueden causar problemas debido al COSV – Compuestos orgánicos semivolátiles. Los recubrimientos de este tipo, producidos en España, ya no contienen los dos ftalatos reconocidos como disruptores endocrinos: DEHP y DBP. Sin embargo, han sido sustituidos por otros dos ftalatos: DINP y DIDP. Puede cuestionarse la relevancia de esta sustitución. En las habitaciones de los niños, los suelos de PVC no son los más adecuados.

El linóleo y el marmoleum son suelos, de origen vegetal, de baja emisividad. Por otra parte, son frágiles, se aconseja no utilizar ni detergente agresivo ni lejía, con riesgo de dañarlos.

5/ Especificidad de los paneles de fibra de madera

A diferencia de otros materiales, los productos a base de madera deben ser sometidos a una evaluación específica en lo que respecta a sus emisiones de formaldehído. La madera es una fuente natural de formaldehído, que es un conocido contaminante cancerígeno de las vías nasofaríngeas, además de ser un irritante notorio. Para ser comercializados en la Unión Europea, deben pertenecer a una de las dos clases, E2 o E1 (según la norma NF EN 717-1). Desde 2005, todos los tableros de partículas fabricados en España son de clase E1 (los más débiles). Garantiza una emisión de formaldehído <125μg/m3.

Algunos fabricantes ofrecen una clase E0.5. Es un proceso voluntario, carece de ámbito normativo. Entonces, las emisiones se reducen a la mitad (<63µg/m3).

Al mismo tiempo, las etiquetas Nature Plus y Ange Bleu también ofrecen paneles de fibra de madera. Certifican las emisiones de formaldehído, respectivamente, <36μg/m3 y <60μg/m3.

6/ Ventilación – flujos de aire

Los flujos de aire se notifican o bien por la normativa departamental de sanidad de los establecimientos abiertos al público, bien por el código de trabajo, o por el decreto de 24 de marzo de 1982, de vivienda.

En vivienda, el decreto de 24 de marzo de 1982 impuso el principio de ventilación general y permanente. Antes de 1982, los escapes de la carcasa proporcionaban ventilación voluntariamente o no. El principio básico de la ventilación general y permanente consiste en introducir el aire en las salas de estar (dormitorios y salón) y extraerlo en las salas de servicio (baño, aseo y cocina). A continuación, el aire circula por la vivienda por «barrido», con la condición de que las puertas estén desequilibradas (1 cm de espacio entre el suelo y la parte inferior de la puerta).

También te puede interesar  Las plantas de interior de control de la contaminación son una estafa

El caudal se calcula en función del número de habitaciones del alojamiento. Por ejemplo una T3, con un solo baño, debe tener un caudal de extracción de 150 m3/h (105+30+15).

Extracción del flujo de aire

Para evitar bajas presiones (flujo de aire de extracción> caudal de entrada) o sobrepresión (flujo de aire de entrada> caudal de extracción) de la carcasa, es necesario respetar el equilibrio, entre el aire de entrada y el aire de salida. Para ello, la red hidráulica debe estar correctamente dimensionada, tener el mínimo número de codos y ser estanca. Además, la circulación de aire en la vivienda no debe superar la velocidad de 0,2 m/s, de lo contrario esto genera una corriente de aire perceptible e induce molestias térmicas.

Por último, es preferible optar por vainas rígidas (p. ej.: acero galvanizado) en lugar de vainas flexibles de PVC o aluminio. Son más fáciles de limpiar y evitan la condensación. Por otra parte, los conductos rígidos facilitan la propagación del ruido. Así, en presencia de un CMV, el motor debe embalarse en una caja adecuada e insonorizada. También puede suspenderse y/o fijarse mediante materiales antivibraciones.

Por el momento, desgraciadamente no hay ninguna carrera profesional de «ventilista». Un fontanero, electricista o contratista de calefacción puede instalarlo de la mejor o peor forma posible. Sin embargo, los profesionales de RGE, reconocidos como garantes del medio ambiente, se supone que son proveedores de servicios de calidad. El directorio está disponible en el sitio: http://renovation-info-service.gouv.fr/trouvé-un-professionnel

7 / Ventilación – filtración de aire

En una CMV de doble flujo (ventilación mecánica controlada), el aire soplado pasa por filtros. Aunque no es sistemático, a menudo encontramos un filtro G4, llamado grueso, para proteger el motor. Sin embargo, es posible colocar filtros más detrás del filtro G4 para optimizar la calidad del aire en el interior del hogar. El filtro F7 es el más utilizado, además de un filtro G4, pero también puede considerarse la colocación de un filtro F8 o F9, siempre que se tengan en cuenta dos factores inherentes: la caída de presión y el obstrucción (mantenimiento).

► La caída de presión

Cualquier incorporación de un filtro comporta una pérdida de carga, lo que implica un aumento del consumo eléctrico del sistema. Cuanto más finos son los filtros (clase F), mayor es la caída de presión.

► Mantenimiento

Añadir filtros también implica su mantenimiento (limpieza y sustitución). De nuevo, esto representa un coste adicional. Los filtros tipo G4 (G = grueso) deben cambiarse, en promedio, una vez al año. Los filtros M (medios) o F (hasta) se obstruirán más rápidamente. La obstrucción a su vez conlleva una caída de presión adicional. Cambiar estos filtros es su responsabilidad (y su vigilancia).

Las unidades de tratamiento de aire, que se encuentran generalmente en edificios terciarios, pueden indicar mediante un diferencial de presión cuando es necesario cambiarlas.

Bibliografía

Abadie M et al. Memento Santé Bâtiment – Calidad del aire interior, Universidad de La Rochelle, Caisse des Dépôts, 2013

Air Pays de Loire, Teniendo en cuenta la calidad del aire interior en la disposición de las oficinas, 2015

Agencia de Calidad de la Construcción, Materiales de origen biológico: 12 lecciones para saber, 2016

CETE Nord Picardie, Etiquetas de construcción y calidad sanitaria de los edificios, entrega 2: tener en cuenta la calidad sanitaria en las etiquetas de “materiales”, 2012

Hojas de declaración medioambiental y sanitaria, accesibles en la web del inies (sólo los navegadores explorer o mozilla permiten el acceso)

Observatorio de la Calidad del Aire Interior, Calidad y Confort del Aire en Edificios Eficientes Energéticamente, boletín n° 10, 2017

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.