Si consideramos que las frutas y verduras, como antioxidantes, constituyen la puerta blindada de nuestra fábrica de autodefensa, entendemos que nunca es tarde para hacerlo bien. Si el virus aún se ha podido instalar en nuestro cuerpo, nuestro sistema inmunitario reaccionará mejor si no hay nada para debilitarlo. Por lo tanto, lo que es bueno para la prevención también es bueno para la curación.

Sin embargo, se puede reducir el apetito, el dolor de garganta puede dificultar la deglución. Como, además, la fiebre requiere una rehidratación permanente, a menudo es más fácil de absorber en forma líquida. Por ejemplo, favoreceremos sopas de verduras o sopa de pescado, zumos de fruta, Etc. Para proporcionar alimentos con almidón, por qué no encontrar la sémola o los arroces de nuestra infancia? Adornados con miel, también alivian la irritación de la garganta.

En caso de contaminación, es mejor evitar quedarse sin proteína, Incluso si la atracción para peces o bistecs no está necesariamente. Para compensar, puede añadir yemas de huevo o queso rallado en la sopa, proteína de soja en los postres. Las proteínas son los trabajadores de la curación. Por tanto, no es suficiente que estén protegidos por antioxidantes, aunque deben ser suficientemente numerosos para repararlos.

Una buena manera de tragarse el pastel de sopa y sémola es comer lentamente, por lotes. Por otra parte, guiarse por sus deseos es la mejor manera de conseguir suficiente comida. La mayoría de las veces, estas ganas irán hacia los alimentos más recomendados. Este artículo hará el resto! Esta dieta es esencial para una recuperación más rápida, ya que no existe ningún medicamento real para curar estos virus. La mejor medicina es, por tanto, la fuerza de nuestra defensa, comiendo, bebiendo y durmiendo lo suficiente.

ser muy contagioso, las reglas de higiene son igual de importantes, aunque sólo sea para evitar la autocontaminació continua. Por lo tanto, los tejidos usados ​​van directamente a la basura, las toallas se cambian diariamente. También es preferible no compartir los platos y lavar bien entre dos usos. Viouslybviament, Cuando estornudar o toser, ponga la mano delante de la boca. Luego, lávese las manos con jabón líquido para evitar que queden gérmenes al jabón.

Por tanto, las enfermedades invernales, las infecciones, los virus e incluso otras enfermedades son prevenibles en gran medida mediante medidas de higiene y sobre todo gracias a una dieta adecuada que protege y construye nuestra muralla. ¿Por qué privar de ellos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *