Encontrar la manera de reducir los gastos mensuales de mantenimiento de una casa es una de las preocupaciones que siempre ha preocupado a todo el mundo. Por lo tanto, no sólo los más cuidadosos de ahorrar dinero, sino también los menos ahorrativos están siempre buscando los comportamientos y hábitos más saludables para ver la factura de la energía disminuir en unas pocas cifras.

No sólo hay que encontrar las mejores ofertas de luz, sino también realizar algunos trucos y tener cuidado de dónde se consume la energía en silencio. Este tipo de comportamiento no sólo es bueno para la cartera, lo que ciertamente agradece, sino también para el medio ambiente. Es bien sabido que las fuentes de energía más utilizadas traen consigo tasas de contaminación graves y preocupantes, por lo que ser capaz de evitar el desperdicio de energía siempre que sea posible es una buena manera de defender las finanzas y la naturaleza de uno.

Consejos para poner en práctica

Una elección que es a la vez eco-sostenible, económica y que no afecta a los hábitos de consumo de la electricidad. Parece un sueño poder hacer realidad esta tríada de objetivos, y sin embargo es mucho más simple de lo que piensas. Así que aquí hay algunos consejos prácticos y útiles para "adelgazar" la factura de la electricidad y hacer nuestro pequeño aporte para proteger el medio ambiente.

1. Cuidado con los bulbos

Teniendo en cuenta que el 12% del consumo de energía de un hogar depende sólo de la iluminación, es fácil ver lo importante que es mantener este gasto bajo control. No sólo cambiando las bombillas de bajo consumo, sino también recordando quitarles el polvo regularmente: las capas de polvo reducen la potencia de iluminación de las bombillas hasta en un 10%. Además, es una buena idea instalar un temporizador en aquellas habitaciones a las que sólo se entra por poco tiempo, como un armario o un sótano, para no olvidar la luz encendida. En línea con lo que se acaba de decir, parece obvio pero repita iuvante, recuerde siempre encender y apagar las bombillas y no las deje encendidas en habitaciones donde no hay una necesidad real.

2. Apague los dispositivos y no los deje en espera

Teniendo en cuenta que el 10% del costo de la factura depende del estado de espera de los dispositivos electrónicos, es mejor ser muy cuidadoso y evitar dejar los dispositivos electrónicos en espera, pero asegurarse de que se apaguen completamente. Es cierto que muchas veces hay que luchar contra la pereza de tener que desenchufar, pero para este problema hay varias soluciones que se pueden aplicar no completamente mal. La primera es utilizar una regleta para desconectar la energía simplemente apagando la regleta, la segunda es equiparse con enchufes con programación de los tiempos de "actividad" del suministro eléctrico, de modo que se asegure que en ciertos momentos los dispositivos como la radio, la televisión o el reproductor de DVD, estén realmente apagados. Este comportamiento no sólo ayuda a ahorrar dinero en la factura, sino que es una ayuda para el medio ambiente real porque ayuda a prolongar la vida de los dispositivos electrónicos: dejarlos en estado de espera expone a los dispositivos a las subidas de tensión y la temperatura constantemente alta ayuda a fundir la placa de alimentación interna antes de lo esperado.

3. Aprovechando las ofertas del mercado libre

Por último, no hay que olvidar que con el mercado libre se puede cambiar el suministro de electricidad de forma ágil y sin incurrir en costes excesivos, por lo que es bueno comprobar periódicamente las ofertas y activar las más convenientes a sus necesidades de consumo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *