Como nadie tiene una ciencia infusa, incluso los premios Nobel pueden salir de los raíles

Premios Nobel y hombres

Es la historia de unos cerebros brillantes que en un momento dado se tambalearon. Aunque son premios Nobel y sus descubrimientos han sido reconocidos y elogiados por la comunidad científica, SOLO son hombres.

Como tales, tienen convicciones personales, creencias religiosas o espirituales. Sin embargo, su carrera, sus experiencias y su premio Nobel no les dan ciencia infusa.

Sin embargo, hoy día parece que un consorcio de 1.000 médicos se toma menos en serio que un solo hombre, que se opone. En el clima actual de desconfianza de las instituciones, ir a contracorriente casi sería una prueba de veracidad, ¡de hechos científicos! ¿No es el caso de las vacunas? ¿Dónde se han convertido todos los médicos en lobbistas y accionistas ocultos de grupos farmacéuticos?

Dr. Luc MONTAGNIER

Empezamos la historia con un contemporáneo, el doctor Luc Montagnier, cotitular del Premio Nobel en 2008, junto a la doctora Françoise Barré-Sinoussi, por haber descubierto el sida en 1983. El doctor Montagnier está convencido de que para luchar contra el sida es una cuestión de nutrición. .

«Podemos estar expuestos al VIH muchas veces sin infectarnos de forma crónica. Nuestro sistema inmunitario se eliminará del virus en unas pocas semanas si tiene un buen sistema inmunitario. Este es el problema de los africanos, su dieta no es equilibrada, ya están expuestos al estrés oxidativo, aunque no estén infectados por el VIH (…) dando antioxidantes se puede reducir la epidemia a nivel de los países occidentales”, dijo en el informe House of Numbers.

También te puede interesar  El jardinero ecológico

Linus PAULING

Antes que él, fue otro premio Nobel quien confiaba todo en la vitamina C, un antioxidante que se encuentra en muchas frutas y verduras. Linus Pauling, ganador del Premio Nobel de Química en 1954, por su trabajo que describía la naturaleza de los enlaces químicos, estaba convencido de que la vitamina C podía curar el cáncer por sí sola.

Kary MUJES

Kary Mullis, también químico que ganó el Nobel en 1993 para descubrir la PCR, una técnica que permite multiplicar el ADN a voluntad, no creía que el sida (la enfermedad) fuera fruto del VIH (el virus).

James WATSON

Otro caso edificante se refiere a James Watson, co-descubridor de la estructura de doble hélice del ADN, junto a Francis Crick y Rosalind Franklin (derrocado y olvidado), que le ganaron el Premio Nobel en 1962 • Este descubrimiento científico es una revolución, que permitirá, en particular, el descifrado del genoma humano. Pero más de cincuenta años después, en el 2007, James Watson hizo comentarios sorprendentes en el Sunday Times. Aunque el ADN es universal (4 bases nucleicas), cree que «la inteligencia de los blancos es objetivamente superior».

“No hay ninguna razón para esperar a que las capacidades intelectuales de los pueblos en evolución geográficamente separados hayan evolucionado de manera idéntica. Nuestra voluntad de distribuir iguales poderes intelectuales, como una especie de dotación universal, no será suficiente para ello”.

Prof. Henri JOYEUX y Prof. Dominique BELPOMME

Por último, como no terminar, de nuevo, con dos contemporáneos. Ciertamente no fueron galardonados con el Premio Nobel, pero gozan de cierta popularidad. Son los profesores Belpomme y Joyeux. El primero es el único médico francés que ha diagnosticado y emitido certificados médicos que justifican la electrohipersensibilidad, aunque los síntomas son inespecíficos y no existen datos científicos actuales que permitan establecer un lugar causal con exposición a ondas electromagnéticas. El segundo es un fuerte oponente contra las vacunas. Fue anulado la orden médica por «poner en peligro la salud pública» en el 2016. Pero en junio de 2018, después de recorrer, su radiación fue cancelada con el pretexto de que sus palabras «no fueron más allá del principio de libertad de expresión».

También te puede interesar  ¿Cómo logra el cuerpo su desintoxicación?

Para concluir, no olvidemos que es la reproducibilidad de las observaciones y de los resultados, lo que constituye un hecho científico y no el posicionamiento de una persona frente a un colectivo, aunque abuse de la etiqueta «denunciante».

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.