La remolacha es una variedad de la remolacha , de la que se utilizan principalmente las hojas a pesar de que las raíces y los tallos son sin embargo comestibles. Es una planta herbácea que pertenece a la familia de las chenopodiáceas y está extendida en todas las zonas templadas del mundo, aunque sea originaria del sur de Europa y de la zona mediterránea. En Italia, la acelga suele crecer espontáneamente y se cultiva en todo el territorio, además de ser apreciada como una hortaliza de hojas verdes.

A diferencia de la remolacha, cuya raíz se consume, la remolacha es conocida casi exclusivamente por sus hojas, que se consumen junto con el tallo en diferentes variaciones. Normalmente esta verdura se come cocida , pero como veremos en breve, para mantener intactas sus propiedades beneficiosas, es importante limitarse a algunos métodos de cocción.

Acelga: cultivo y características de la planta

El cultivo de acelgas está muy extendido en toda nuestra península : es una planta originaria del sur de Europa y por lo tanto en Italia siempre ha crecido de forma espontánea. La acelga no necesita temperaturas demasiado rígidas y por esta razón es mucho más fácil cultivarla en el sur que en el norte. En las regiones septentrionales se debe prestar más atención al período de siembra, al clima y a la temperatura del suelo , que nunca debe ser inferior a 9°.

La planta puede ser anual o bienal según la variedad y siempre se caracteriza por hojas bastante grandes de color verde brillante. Un aspecto característico son los tallos , que en algunas variedades son blancos pero en otras son rojos o amarillos. El mismo color también se puede encontrar en las venas de las hojas, que se convierten no sólo en deliciosas y saludables para comer, sino también decorativas para algunas recetas gourmet.

Las propiedades beneficiosas de la acelga

La acelga tiene muchas propiedades beneficiosas y por lo tanto es un excelente vegetal para incluir en su dieta. Pobre en calorías (en 100 gramos encontramos sólo 19), es rico en vitaminas y minerales como el potasio y el hierro. Contiene buenas cantidades de fibra y saponinas, que facilitan la eliminación de la grasa. También es rico en ácido fólico , que es muy importante para las mujeres embarazadas y para el bienestar de las células.

La acelga es un excelente remedio para la cistitis o la enfermedad renal porque tiene propiedades diuréticas y por lo tanto facilita la eliminación de toxinas. Gracias a su alto contenido en fibra, regula las actividades intestinales y es perfecto para los que sufren de estreñimiento. La presencia de ácido fólico y hierro en su lugar lo convierte en un remedio en caso de anemia .

Acelga: cómo cocinarla para no perder sus propiedades beneficiosas

La acelga puede cocinarse de muchas maneras diferentes, pero en la mayoría de las recetas se espera que se cocine cruda porque no estaría cocida y no sería atractiva. Sin embargo, hay que recordar que para absorber todos los nutrientes, hay que limitarse a algunos métodos de cocción. La acelga hervida, por ejemplo, pierde casi todas sus propiedades durante la cocción porque se dispersa en el agua. Es mejor cocinarlo al vapor o en el horno.

También podría interesarte…

  • Col negra: un vegetal de invierno rico en propiedades antioxidantes
  • Coliflor: un vegetal bajo en calorías y rico en propiedades
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *