La castración del perro es un tema de interés para la mayoría de las personas que tienen un amigo de cuatro patas en la casa, pero todavía hay mucha confusión al respecto. Aunque el veterinario puede ayudarnos en este sentido, debemos recordar que sigue siendo médico y por lo tanto sus consejos son puramente científicos. La castración de perros, sin embargo, implica una serie de consecuencias que es bueno conocer , también porque hay muchos mitos falsos sobre este procedimiento. Ha llegado el momento de aclarar y entender cuándo y por qué tiene sentido castrar a su perro.

Hoy nos ocuparemos específicamente de la castración del perro macho que, al estar menos extendida que la esterilización de la hembra, sigue rodeada de muchas dudas.

Tipos de castración en el perro

La castración del perro se puede hacer con 2 métodos completamente diferentes: el quirúrgico que implica la extirpación de los testículos y el farmacológico. A decir verdad, la vasectomía también existe, pero en los perros es una práctica que casi nunca se utiliza. Veamos cuáles son las diferencias entre las dos opciones.

Castración quirúrgica de perros

La castración quirúrgica implica la extirpación de los testículos y también se llama orquiectomía. Durante la operación el perro es sedado bajo anestesia general y se hace una incisión en la sotana que rodea los testículos para finalmente removerlo. Esta operación es ciertamente invasiva y sobre todo irreversible : una vez que los testículos son cortados, ya no es posible volver de forma natural.

Castración química

La castración química, también llamada castración farmacológica, consiste en la implantación bajo la piel del perro de un dispositivo capaz de liberar gradualmente una sustancia activa. Esta droga es capaz de bloquear la producción de testosterona y así inhibir el deseo de apareamiento del animal. La castración química no es irreversible : por el contrario, el efecto de la sustancia activa tiene una duración limitada y puede continuar hasta un máximo de un año.

Castración de perros: pros y contras

Al considerar la hipótesis de castrar a su perro hay que evaluar los pros y los contras de este procedimiento , que la mayoría de las veces es irreversible. Una vez que nuestro perro sea castrado, no podremos volver, así que tendremos que acostumbrarnos a su nueva forma de ser y vivir. Sin embargo, es evidente que el comportamiento y el carácter suelen cambiar para mejor y que en algunos casos incluso pueden seguir siendo los mismos.

Una razón válida que puede llevarnos a castrar a nuestro perro es prevenir el riesgo de sufrir una enfermedad testicular o prostática , desgraciadamente muy común en ejemplares más viejos. Sin embargo, también podemos usar la castración para calmar los excesivos impulsos hormonales de nuestro amigo de cuatro patas, ayudándole a relajarse y a vivir más tranquilamente.

Por otro lado, debemos recordar que la castración a menudo afecta al metabolismo y esto significa que nuestro perro puede aumentar de peso. Sin embargo, sólo es necesario calibrar la dieta después de la operación para evitar este pequeño problema pidiéndole consejo a su veterinario y alimentándolo con alimentos ligeros. No hay peligro para su estado de ánimo: ¡no nos arriesgamos a que se deprima o se ponga triste! Esto es sólo una leyenda urbana que no tiene ningún fundamento. Es natural que el comportamiento cambie, pero no debemos preocuparnos porque el perro no sufre después de ser castrado.

¿Cuándo castrar a su perro?

Algunos realizan el procedimiento incluso antes de que el perro haya alcanzado la plena madurez sexual y esto es un error muy grave. Se corre el riesgo de comprometer el desarrollo del animal y su sistema inmunológico. Por lo tanto, siempre es mejor asegurarse de que es la edad adecuada para la castración y no demasiado pronto. Hay diferentes escuelas de pensamiento entre los veterinarios: algunos sostienen que la castración debe hacerse antes y otros después. Si está en posición de elegir, siempre debe esperar en lugar de castrar a su perro mientras aún es un cachorro.

Castración de perros: efectos secundarios, convalecencia y tiempo de recuperación

La castración se realiza casi siempre con una orquidectomía , es decir, la extirpación de los testículos. Se trata de una operación bastante sencilla, que no conlleva efectos secundarios importantes y tiene un rápido tiempo de recuperación: la convalecencia no suele durar más de una semana. Durante este período su perro necesitará tomar un antibiótico para evitar el riesgo de infecciones postoperatorias, después de lo cual podrá volver a su rutina diaria.

Es importante que durante la recuperación postoperatoria el perro no lama la herida, por lo que siempre es aconsejable hacerle llevar un collar isabelino para evitar que empeore la situación o se rasque por el picor que pueda sentir.

En caso de castración química no hay efectos secundarios ni contraindicaciones : el perro puede cambiar su comportamiento debido a que la producción de testosterona está inhibida, pero más allá de esto no se enfrenta a problemas físicos. Se trata, por supuesto, de una práctica menos invasiva y también menos arriesgada, que merece ser tomada en consideración también porque, como hemos visto, es reversible y tiene una duración limitada en el tiempo.

La castración de un perro macho: ¿Cuánto cuesta?

La castración tradicional tiene un costo variable que puede ir de 100 a 200 euros para un perro, mientras que la química (que no es definitiva) tiene un precio más alto si consideramos que su duración es limitada. Sin embargo, debe tener en cuenta que si tiene dudas y no está seguro de querer proceder a la intervención, siempre puede considerar la castración farmacológica. Inyectar el implante bajo la piel del perro cuesta alrededor de 100 euros, pero como dijimos, la duración del efecto es variable y puede variar entre 6 meses y 1 año o 1 año y medio. La duración de la eficacia de la castración química no puede predecirse porque depende de las características del animal y a menudo es completamente subjetiva.

Sin embargo, es seguro que la castración farmacológica es menos invasiva y sobre todo reversible. Vale la pena considerarlo, en lugar de lamentar haber castrado a tu amigo de cuatro patas.

También podría interesarte…

  • Procesionario: peligros y remedios para los humanos y los perros
  • Leishmaniosis en perro y gato: síntomas iniciales, tratamiento y tratamientos útiles
  • Esterilización de perros hembras: riesgos, costos, convalecencia, pros y contras

br&

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *