Calentar el agua en casa con la caldera eléctrica no es ciertamente una solución óptima , pero en muchas situaciones no se puede prescindir del calentador de agua y hay que acostumbrarse a él. De hecho, el calentador de agua eléctrico es ahora un sistema de calentamiento de agua muy antiguo: se usaba en muchas casas y en las nuevas es prácticamente imposible encontrar uno! Sin embargo, hay algunos contextos en los que se hace difícil sustituir este aparato por un modelo más eficiente : por ejemplo, si se vive en un apartamento alquilado, hay que adaptarse a lo que se encuentre y conformarse con el calentador de agua eléctrico.

La caldera eléctrica ya no se utiliza en los hogares modernos por una razón muy simple: el consumo de energía es realmente alto y esto no sólo resulta en mayores costos en la factura sino también en un gran impacto en el medio ambiente. Sin embargo, si no tienes la posibilidad de reemplazarlo y tienes que vivir con ello, hay estrategias que te permitirán hacer un corte limpio en el consumo y por lo tanto ahorrar mucho dinero, además de hacer el bien para el medio ambiente.

Caldera eléctrica: estrategias para consumir menos

Como veremos muy pronto, las estrategias que puedes poner en marcha para reducir el consumo de tu caldera eléctrica son realmente muy sencillas y no requieren mucho esfuerzo. Así que vale la pena intentarlo: ¡inmediatamente notarás los ahorros reales y podrás aligerar tus cuentas! Estos consejos son para los que ya tienen una caldera eléctrica en casa: si no la tienen, lo mejor es evitar comprar una y preferir un calentador de agua a gas.

¿Siempre lo tienes encendido o apagado?

Una de las preguntas más frecuentes que la gente se hace es si mantener el calentador de agua eléctrico encendido todo el tiempo o apagarlo y encenderlo de nuevo si es necesario. No hay una respuesta universalmente válida, también porque todo depende de la cantidad de gente de la familia con la que estés y de cuándo necesites agua caliente. Si estás fuera de casa de la mañana a la noche , por ejemplo, es mejor encender el calentador de agua sólo cuando lo necesites : de esta manera evitarás consumir energía para mantener el agua caliente y aprovecharás las horas en las que las tasas de energía son más bajas. Si, por el contrario, se utiliza agua caliente durante el día, es mejor mantenerla siempre encendida : de esta manera se evitará el consumo inicial, que siempre es mayor en proporción al mantenimiento de una temperatura constante.

Fijar la temperatura correcta

El ajuste de la temperatura correcta de la caldera eléctrica es muy importante, porque le permitirá hacer un corte limpio en el consumo. Un error que cometen muchas personas es fijar una temperatura excesiva, que es inútil pero que aumenta el consumo de energía del aparato. En general, durante el invierno la temperatura óptima oscila entre 55° y 60° mientras que en verano se puede bajar a 40°.

Instalar reductores de flujo en los grifos

Un truco que le permitirá ahorrar mucho dinero en su factura es instalar en todos los grifos de la casa reductora de flujo. Tienen un precio muy bajo pero permiten reducir la cantidad de agua que sale del grifo sin crear problemas en su uso. Gracias a los reductores de caudal puedes ahorrar hasta un 40% en el consumo de agua y esto también es un truco para reducir el consumo de energía de tu caldera eléctrica!

Hasta un 50% de ahorro de agua y energía - Kit de 4 filtros reductores de flujo
Comprueba el precio en Amazon

También podría interesarte...

  • Temperatura óptima de enfriamiento y otras características de ahorro de energía
  • Cómo ahorrar agua en el hogar con pequeños trucos diarios
  • Consumir conscientemente electricidad
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *