La madera es un energía renovable y, por tanto, ecológico: a diferencia de los combustibles fósiles que requieren renovar miles de años, la madera se puede reconstituir en unos veinte años. Por lo tanto, es una fuente de energía que emite CO2, Pero capturando con bastante rapidez (20 años!) Gracias a CO2 absorbido por el crecimiento de los árboles.

Los tres sistemas de calefacción de leña

Chimeneas y inserciones cerradas

Aquí no hablamos de una chimenea. hogar abierto, el rendimiento no es muy bueno y no está pensado para la calefacción, sino cualidades estéticas y confort.

El aire calentado en la chimenea es rechazado por las salidas de aire de la habitación donde se encuentra la chimenea o en otras habitaciones si la casa está equipada con un sistema de conductos y ventilación que permite transportar los flujos de aire.

La eficiencia de este tipo de chimeneas es del 50 al 70% de la energía que se difunde en forma de calor.

Este sistema tiene los inconvenientes:

  • carga: la chimenea de madera se cargará regularmente para que el calor quede; esto puede ser restrictivo.
  • control: es más difícil obtener una temperatura fija y constante y el sistema de calefacción no se puede programar de antemano ni activarse remotamente.

Estufas de leña

Se pueden considerar menos estéticos para que el fuego no se ve de la misma manera, pero tienen muchas ventajas, incluyendo el hecho de ser muy fácil de instalar en una habitación porque sólo hay una conexión sencilla a un conducto de evacuación de humo . La eficiencia de una estufa de leña es del 60 al 80% de la energía que se difunde en forma de calor. Los fogones no ofrecen la misma potencia de calefacción que una chimenea.

Además de la calefacción, permite calentar el agua, pero también, para algunos modelos, cocinar.

Calderas de leña

el ccaldera de leña está conectado a un sistema de calefacción central, al igual que, por ejemplo, el gasoil o el gas.

La caldera crema troncos o pellets de madera que calienta un líquido que se propaga a las tuberías distribuidas en la casa y que difunde el calor gradualmente. La caldera de pellets, aunque es más costosa de utilizar (+ 50%), tiene las grandes ventajas de no tener que volver a cargar la caldera diariamente, pero los sistemas de gusano o gravedad aseguran la alimentación automática de la caldera desde un depósito de pellets. Este sistema evita la fatiga de alimentar manualmente los registros de 2 a 3 veces al día.

Hay que tener en cuenta que este sistema automático consume electricidad y, por tanto, no es completamente autónomo de la energía no renovable.

El silo de pellets se puede ubicar en la bodega o enterrarla en un jardín. El coste del depósito puede variar entre 3000 y 5000 euros para una capacidad de 300 a 600 litros. Por tanto, no debemos olvidar su coste en la compra de este tipo de equipos. El mantenimiento consiste en eliminar las cenizas regularmente y en un mantenimiento anual realizado por un ingeniero profesional de calefacción.

Además de los pellets, la caldera puede alimentarse con pellets, astillas de madera o paja.

La principal desventaja de una caldera de leña es su precio de compra muy elevado (el doble que una caldera de petróleo) entre 3000 y 12000 euros, pero que se compensa con el crédito fiscal o ciertas ayudas. De hecho, la calefacción por madera se beneficia, como todas las otras energías renovables, de un crédito fiscal.

Cómo elegir la madera?

En cualquier caso, estos sistemas siguen siendo más económicos que el gasoil o el fuel.

La madera es la primera energía renovable en Francia. Ecológico, su uso permite la limitación de las emisiones de gases de efecto invernadero (1.000 toneladas de madera consumidas = 250 toneladas de combustible ahorrado), pero también ofrece al país una mayor independencia energética (contexto de crecimiento del bosque francés). Hoy en día, hay diferentes formas de combustible para leña: astillas (para caldererías), troncos (chimeneas, placas y estufas), pellets de leña (estufas, calderas, etc.) y briquetas o troncos reconstituidos.

El coste del combustible para pellets es de unos 200 euros por tonelada sin impuestos, lo que permite producir 5.000 kWh, en comparación con el coste de los troncos de unos 40 a 55 euros por metro cúbico, o de 90 a 170 euros por tonelada.

Teniendo en cuenta el rendimiento del archivo calefacción de leñaUn 75% de media, el kWh de calefacción de leña cuesta de 2,4 a 4 céntimos.

Se recomienda utilizar madera seca, por lo que se debe almacenar lejos de la humedad y bien ventilada para optimizar su combustión. La madera mojada ofrece la mitad del rendimiento térmico y puede obstruir el conducto.

Además de la venta por profesionales, puede comprar su madera en las subastas organizadas por municipios que quieran deshacerse de su madera.

Cuenta con la madera recuperada que puede liberar sustancias nocivas si no está suficientemente secada y, por tanto, es demasiado verde o si se trata de material de bricolaje tratado (barniz, pintura, etc.)

Cómo elegir su sistema de calefacción de madera?

Principalmente las chimeneas, pero también las estufas, aportan el placer estético y sensual del fuego.

El criterio para escoger estos dispositivos debe ser la eficiencia que cuanto más alta sea, más transformará la energía contenida en la madera en calor y, por tanto, será económica y ecológica.

el modernas calderas de leña ofrecen muy buenos rendimientos energéticos. Este tipo de calefacción es particularmente útil cuando se vive cerca de una región forestal, lo que permite comprar la madera sin pagar el coste del transporte.

preferir inserciones a las chimeneas abiertas tradicionales, ya que ganará en rendimiento energético. Elija instalaciones con la etiqueta «Llama Verde» que garantice un rendimiento energético superior alrededor del 60%, ahorrando así el volumen de su madera. Hay que preferir dispositivos de gama alta porque generan un ahorro significativamente superior a los modelos de gama baja.

Junto con el sistema de madera turbo, que combina la combustión inversa y el tiro forzado, la calefacción de la madera se vuelve particularmente eficiente y económica (con una eficiencia útil de hasta el 83% contra el 55% de un sistema convencional). Por otra parte, la madera es adecuada para un funcionamiento continuo y no para uso intermitente. La carga y manipulación múltiples de madera en la chimenea es bastante restrictiva.

Para evitarlo, equiparlo tomando una caldera de autocarga que le permita funcionar de manera autónoma durante varios días. Un consejo: utilice calafate resistente al calor para evitar fugas de aire entre la chimenea y la pared. Para un hogar medio, se necesitan 25 metros cúbicos de madera para toda la temporada. El tipo de madera y el tiempo de secado son importantes para el poder calorífico: el roble y el carpo secado durante al menos 2 años es el óptimo. Las briquetas de madera tienen un gran poder calorífico.

¿Por qué elegir la madera?

Es la calefacción más barata. El precio de la madera depende sobre todo del coste del transporte y, por tanto, de su proximidad a una zona forestal. Esta energía no tiene ningún efecto sobre el efecto invernadero y es una energía renovable para que el CO2 evacuados durante la combustión se recuperan durante el crecimiento de un nuevo árbol. La instalación de un sistema de calefacción por leña se paga en unos 3 años.

Se concede un crédito fiscal y reduce significativamente la factura de la chimenea. Para una inversión que incluya ayudas (material e instalación) de 4.000 euros, ahorra 0,08 euros por kWh o un ahorro de 1.350 euros (por una depreciación de la calefacción durante 15 años).

Desde el punto de vista ecológico, la madera tiene un equilibrio de CO2 muy favorable para que el bosque absorbe CO2 liberado durante la combustión. Además, las emisiones de azufre son 50 veces menos que la calefacción con gasoil.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *