Cuando entran nuevos cachorros en la casa siempre hay un gran entusiasmo, especialmente de los niños, que a menudo esperan abrazar a su nuevo amigo de cuatro patas. Sin embargo, tratar con un cachorro no es nada fácil: hay muchas cosas a considerar que no pueden ser subestimadas y siempre es mejor estar preparado. Por desgracia, hoy en día el problema del abandono de los perros sigue estando muy extendido: parece imposible que haya personas capaces de dejar su confianza a su suerte sin sentirse monstruos, y sin embargo es así.

Por esta razón, siempre es esencial ser consciente de lo que significa tener cachorros para criar y de los cuidados que se necesitan para ellos.

Las primeras vacunas para cachorros

Una de las primeras cosas de las que nos tenemos que preocupar cuando adoptamos un cachorro es llevarlo al veterinario y comprobar su salud, y luego planificar las vacunas. Estos son importantes para proteger a nuestro amigo de cuatro patas de varias enfermedades que podrían ser muy peligrosas para él, como la leptospirosis, la parvovirosis y otros virus. El plan de vacunación que se debe respetar para un cachorro proporciona 3 vacunas, que se administrarán en diferentes momentos de su vida:

  • La primera vacuna debe hacerse cuando el cachorro tenga 6-8 semanas de edad;
  • La segunda vacuna debe hacerse cuando el cachorro tenga 10-12 semanas de edad;
  • La tercera y última vacuna debe hacerse cuando el cachorro tenga 14-16 semanas de edad.

Para garantizar a nuestro amigo de cuatro patas una cobertura constante, las vacunas deben repetirse anualmente. Por lo tanto, es aconsejable tener un folleto de salud y confiar en un buen veterinario, que también insertará el microchip que exige la ley.

Cómo acoger a los cachorros en la casa

Cuando entra en la casa, un cachorro es siempre muy tierno pero al mismo tiempo puede ser un gran dolor en el trasero e incluso puede hacer algún daño. Para algunas personas puede ser muy problemático manejar sus necesidades y saber esto: poner el hocico del perro en el pis para hacerle entender que no va a orinar más en la casa no servirá de nada! Por el contrario, perderá la confianza en ti y temerá tu presencia si te excedes. Lo único que puede hacer para evitar los charcos en el suelo es sacar a su cachorro a pasear con regularidad y especialmente en los momentos adecuados (después de comer y temprano por la mañana). Poco a poco se acostumbrará a hacer sus propias necesidades al aire libre y será un placer para él hacerlo.

En casa, siempre es mejor crear un rincón reservado para el perro , donde pueda encontrar todas sus cosas (cuencos, perrera, juguetes y demás). De esta manera se sentirá más a gusto y se acostumbrará más fácilmente al nuevo entorno, especialmente en los primeros días.

Si no quieres encontrar demasiado daño en casa, la única solución es evitar dejarlo solo por muchas horas durante el día. ¡Los cachorros especialmente sufren tanto de la soledad y si se les deja solos piensan que han sido abandonados!

También podría interesarte…

  • Esterilización de perros hembras: riesgos, costos, convalecencia, pros y contras
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *