El caballo es un animal que conocemos bastante bien, aunque a decir verdad los caballos que estamos acostumbrados a ver en los establos y no en otros contextos pertenecen todos a la misma especie: equus caballus. También llamados caballos domésticos , estos especímenes son claramente diferentes de las especies salvajes (equus ferus) que hoy en día, como veremos, están seriamente amenazadas.

Caballo doméstico contra caballo salvaje

El hombre comenzó a domesticar caballos en las estepas asiáticas alrededor del 5.000 AC. pero en Europa este animal apareció sólo 2.000 años después. Todavía hoy existen más de 300 razas de caballos domésticos , que se distinguen por varias características que exploraremos más adelante. El caballo ha entrado en nuestra cultura a todos los efectos: podemos verlo en los establos, en las carreras de caballos, y en algunas ciudades todavía se utiliza como animal de arrastre . Piensa en los típicos carruajes de Viena, conducidos por hermosos caballos domésticos. Pero el destino del caballo, por desgracia, no es sólo esto: si por un lado puede ser considerado un amigo del hombre, por otro lado no podemos pasar por alto el hecho de que su carne también se come en Italia.

El caballo salvaje es una especie diferente, que hoy en día cuenta con muy pocos ejemplares. En los últimos dos siglos sólo han sobrevivido dos subespecies de caballos salvajes, una de las cuales está ahora completamente extinta. Son los Tarpán , nativos de Europa y Asia y extinguidos a principios del siglo XX. El caballo Przewalski, nativo del desierto de Gobi y de Asia Central , sobrevive todavía hoy pero está en grave peligro de extinción: actualmente, en la naturaleza, sólo hay 248 ejemplares.

Caballo doméstico: las razas

Hoy en día podemos contar alrededor de 300 razas diferentes de caballos domésticos , pero debemos señalar que toda esta variedad es el resultado de la selección artificial hecha por el hombre. Inicialmente sólo había 4 razas (2 de caballos y 2 de ponis) pero de los diversos cruces se han obtenido una serie de variantes. Las razas más famosas son la Pura Raza Inglesa, la Andaluza, la Árabe, la Appaloosa, la Bereber, la Frisona y la Cuarto de Milla. Estas razas son conocidas en todo el mundo por su valor deportivo y su resistencia física.

Hábitat ideal del caballo

Los caballos domésticos han perdido desde hace mucho tiempo su hábitat natural, precisamente porque están acostumbrados a convivir con los humanos en los establos y en los diversos alojamientos destinados a ellos. Las distintas razas han sido criadas especialmente para soportar todo tipo de condiciones climáticas, por lo que hoy en día los caballos domésticos se adaptan bien al hábitat elegido por el hombre. Sin embargo, hay que recordar que los caballos domésticos también tienen sus propias necesidades: estos caballos necesitan viajar varios kilómetros al día y pastar la hierba con calma y tranquilidad. Desgraciadamente, hoy en día muchos caballos no son capaces de moverse tanto como deberían: varios caballos se mantienen en pequeñas fosas durante todo el día y esto causa problemas psicológicos, que a menudo también se reflejan en su condición física. El caballo es un animal que se deja domesticar fácilmente, pero esto no significa que pueda llevar una vida relegada dentro de una pequeña caja.

También podría interesarte...

  • Murciélago: dónde vive, qué come y por qué es tan extraordinario
  • Todo lo que necesitas saber sobre el Loro Gris: un imitador nato
  • El Camello: hagámonos amigos de este simpático mamífero
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *