El Burkina Faso es un país en el que se puede encontrar una modesta variedad ambiental: desde las regiones septentrionales ocupadas por la sabana, la estepa y el desierto hasta las regiones meridionales en las que sobresalen los bosques y los pastizales. Sin embargo, estas zonas también corren el riesgo de desaparecer gradualmente debido a un problema ambiental muy grave: la desertificación causada por la sequía y el uso intensivo de las tierras agrícolas. Por esta razón, incluso los bosques de Burkina Faso ya no tienen las características típicas de estos ecosistemas: son cada vez más escasos y sólo dan un atisbo de esperanza en la temporada de lluvias.

Burkina Faso: información general

Burkina Faso es un estado del África occidental que limita con Malí al norte, el Níger y Benin al este, el Togo y Ghana al sur y la Costa de Marfil al oeste. Este país nació en 1960, tras el desmembramiento de la AOF (África Occidental Francesa) y nunca tuvo los recursos necesarios para lograr un cierto grado de desarrollo. Lejos del mar y pobre en recursos naturales para explotar, Burkina Faso es hoy uno de los países más pobres del mundo , emblema del subdesarrollo. Como el territorio está casi desprovisto de recursos, este país ha apostado todo por la agricultura, que sigue siendo hoy en día la principal fuente de ingresos.

Pero la agricultura también tiene que hacer frente a problemas ambientales: los recurrentes períodos de sequía , que afectan principalmente a la parte centro-norte del país, ciertamente hacen las cosas mucho más complicadas. La agricultura de Burkina Faso sigue estando en un estado arcaico y el propio pastoreo se ve obligado a desplazarse continuamente debido al cambio de estaciones y a los cambios climáticos repentinos.

La desertificación en Burkina Faso: causas y consecuencias

Uno de los problemas que más afligen a Burkina Faso desde el punto de vista ambiental es la desertificación : la tierra es cada vez más pobre en recursos, la flora y la fauna tienden a desaparecer gradualmente para dar paso a grandes zonas desérticas. Este flagelo ambiental es consecuencia directa de dos procesos: los largos períodos de sequía y la sobreexplotación de la tierra por la población local. Esto último, como hemos dicho, es inevitable: la agricultura es prácticamente la única fuente de ingresos de los habitantes de Burkina Faso y no podrían prescindir de ella.

Por otra parte, la sequía no es ciertamente un problema que sólo pueda remediarse mediante una acción internacional específica: Burkina Faso es, por lo tanto, un Estado que tiene que hacer frente a problemas ambientales que difícilmente pueden resolverse a corto plazo. Afortunadamente, sin embargo, la desertificación es un problema que afecta a todo el mundo y que trata de ser resuelto gracias a la Convención Internacional de Lucha contra la Desertificación , firmada a finales del siglo pasado.

Las consecuencias de este flagelo ambiental, en Burkina Faso, son desastrosas: un país ya pobre y en los últimos lugares de la clasificación de los países subdesarrollados, que puede contar exclusivamente con la agricultura, corre el riesgo de caer aún más de rodillas por la desertificación.

También podría interesarte…

  • Noruega: un país cada vez más sostenible y ecológico
  • La fantástica diversidad ambiental y de vida silvestre de Chile, un país por descubrir
  • La biodiversidad de Nicaragua: uno de los puntos calientes del planeta
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *