Bisfenol A (BPA), ¿no fue un error prohibirlo?

«Bisfenol A (BPA) es una sustancia de origen exclusivamente antrópico, es principalmente un monómero (utilizado en la síntesis de polímeros), un aditivo destinado a hacer los cuerpos más duros y transparentes, así como un revelador utilizado en papeles térmicos. Los productos derivados del BPA también poseen valiosas propiedades retardantes de llama. El BPA procede de la reacción entre fenol y acetona. [5].

Desde el 1 de enero de 2015, el bisfenol A (BPA) está prohibido en todos los envases de alimentos (tras la primera prohibición de los biberones en 2010 y aprobado en la UE). Esta prohibición sólo prevalece en España, según las recomendaciones de la Agencia Sanitaria Francesa (Anses), mientras que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no consideró necesario prohibirla. Explicaciones.

¿Dónde se encuentra el BPA?

El 98% del bisfenol A se utiliza en la fabricación de policarbonato (plástico n° 7) [5]. La mayoría de las botellas eran de policarbonato, antes de que se prohibieran el año 2010. Las botellas de fuente de agua también estaban hechas de policarbonato. Al revés Las botellas de agua de 1,5 L, 0,75 L o 0,5 L no se fabrican con policarbonato, sino con otro plástico, PET (tereftalato de polietileno, #1). Cualquier otro utensilio de plástico con el número 7 es de policarbonato. n°7

Nota: el marcado de los plásticos alimenticios por su número (del 1 al 7) no es obligatorio, aunque se practique habitualmente. [1]

El segundo uso del BPA es en la fabricación de resinas epoxi. Revisten el interior de las latas, actuando como capa protectora, para evitar que la acidez de los alimentos ataque el metal. Las latas de refresco, formadas por 2 piezas y obtenidas a partir de una lámina metálica están a priori libres de BPA. [1].

Por último, el BPA también se puede utilizar como aditivo en los recibos de venta (papel térmico).

Efectos sobre la salud y prohibición

El BPA es considerado «preocupante» por la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Ambiental y de Salud Laboral (ANSES), porque se sospecha que es un disruptor endocrino para los humanos.

“En 2011, a partir de un informe sobre los efectos sobre la salud del bisfenol A, el ANSES concluyó la existencia de efectos probados en animales (efectos sobre la reproducción, sobre la glándula mamaria, sobre el metabolismo, el cerebro y la conducta) y efectos sospechosos en humanos (efectos sobre la reproducción, sobre el metabolismo y las patologías cardiovasculares). » [1]

La población más vulnerable, según ANSES, es el feto:

“Los efectos identificados se relacionan con una modificación de la estructura de la glándula mamaria en el feto que podría favorecer el desarrollo posterior del tumor. La evidencia de estos riesgos potenciales se asocia, sin embargo, a un nivel de confianza calificado de «moderado» por los expertos a la vista del estado actual del conocimiento y las incertidumbres.

También te puede interesar  Plaguicidas, alimentos ecológicos o convencionales, ¡te lo contamos todo!

Pero el bisfenol A no está reconocido por unanimidad como disruptor endocrino, ni por la Unión Europea, ni en Canadá o EE.UU. por ejemplo.

Tras la prohibición del BPA en España, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) anunció que no era necesario prohibir el BPA. Sin embargo, como principio de precaución, se ha reducido la ingesta diaria tolerable (TDI):

En enero de 2015, la EFSA publicó su reevaluación completa de la exposición y la toxicidad en el BPA. Los expertos de la EFSA concluyeron que el BPA no supone un riesgo para la salud para los consumidores de todos los grupos de edad (incluidos niños no nacidos, bebés y adolescentes) a los niveles actuales de exposición. Aunque la disponibilidad de nuevos datos y metodologías refinadas han llevado a los expertos de la EFSA a reducir drásticamente el nivel seguro de BPA, de 50 microgramos por kilogramo de peso corporal al día (µg/kg pc/día) a 4 µg/ kg pc/día, más alto. las estimaciones de exposición dietética o de exposición de una combinación de diversas fuentes (alimentos, polvo, cosméticos y papel térmico) son todavía de tres a cinco veces inferiores a este nuevo DJT.

Las incertidumbres que rodean los potenciales efectos sobre la salud del BPA sobre la glándula mamaria, así como los sistemas reproductivo, metabólico, neuroconductual e inmunitario se cuantificaron y se tuvieron en cuenta en el cálculo de la TDI. Este TDI también se ha fijado provisionalmente a la espera de los resultados de un estudio a largo plazo en ratas, que ayudará a reducir estas incertidumbres.

La Sociedad Canadiense del Cáncer sigue siendo muy pragmática [7]:

«Por tanto, no sabemos si la exposición al bisfenol A aumenta su riesgo personal de cáncer o si puede tener otros efectos sobre su salud».

La Autoridad de Regulación de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. ha concluido que el bisfenol A, contenido en materiales en contacto con alimentos, no supone ningún riesgo. En 2014 se volvió a evaluar el BPA, con la misma conclusión [4].

«En agosto de 2008, la FDA publicó un borrador de informe que encontró que el BPA sigue siendo seguro en los materiales en contacto con alimentos».

La prohibición española es, por tanto, una excepción. Sin embargo, en julio de 2010, España había suspendido toda comercialización de biberones de policarbonato (BPA) y esta medida fue aprobada por la UE y aplicada en enero de 2011 en todos los países miembros.

La Ley n° 2012-1442, de 24 de diciembre de 2012, amplió la prohibición del uso de BPA en todos los envases en contacto con los alimentos (los puestos en el mercado antes del 1 de enero de 2015 se podrán vender hasta agotar existencias).

También te puede interesar  Bulgaria: el país con el aire más contaminado de Europa

Bisfenol A (BPA), ¿no fue un error prohibirlo?

Además de las posibles sanciones de la UE por incumplimiento de la libre circulación de mercancías, la duda surge sobre todo de los compuestos químicos utilizados como sustituto del bisfenol A.

Para la mayoría de materiales plásticos: botellas, botellas de agua, platos y cubiertos… se ha abandonado el policarbonato en favor del polipropileno (PP n°5), ya utilizado en muchas cajas de plástico que se pueden calentar. Éste último muestra una muy buena estabilidad y la ausencia de migración de compuestos químicos cuando se calienta, en el estado actual del conocimiento.

Por otra parte, para las resinas epoxi y los papeles térmicos, el bisfenol A (BPA) se sustituye principalmente por el bisfenol S (BPS) y el bisfenol F (BPF). Sin embargo, estos compuestos de la misma familia tienden a mostrar los mismos efectos nocivos en el desarrollo del sistema… [3; 6].

Así que no nos equivocamos de prohibir el bisfenol A, en favor de nuevas moléculas, de las que de momento no sabemos nada. Partimos de cero y al final los sustitutos podrían ser similares, o incluso peores que el BPA (eso es lo que sugieren las primeras sustituciones con BPS y BPF). Si bien manteniendo el uso del bisfenol A, se han multiplicado los estudios para evaluar su toxicidad y su capacidad de migración, quizás para poder anticipar mejor los…

Ésta es toda la ambigüedad de la salud ambiental, atrapada entre el deber de hacer bien (a riesgo de hacerlo peor) y de no hacer nada (a riesgo de hacerlo peor también). No existen elecciones correctas o incorrectas, se trata del equilibrio.

Bibliografía:

[1] Asas, envases de alimentos y bisfenol A: consejos prácticos, 23/10/2013

[2] EFSA, La exposición al bisfenol A no presenta un riesgo para la salud de los consumidores, nota de prensa del 21 de enero de 2015

[3] Revista Environnement, La industria abandona el bisfenol A, n° 8, 2 de marzo de 2015, p.9

[4] Administración de Alimentos y Medicamentos, Bisfenol A

[5] INERIS, Servicio Nacional de Asistencia – sustitución del bisfenol A

[6] Insermo, disruptores endocrinos

[7] Sociedad Canadiense del Cáncer, Bisfenol (BPA)

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.