El término amianto (o absesto) se refiere a un conjunto de minerales de consistencia fibrosa que en el pasado han encontrado un uso muy amplio en el sector de la construcción y en la producción de bienes manufacturados. Hoy en día todos sabemos que el amianto es un material muy peligroso, pero todavía hay muchas dudas que la gente tiene sobre este tema. Si bien es cierto que el absesto es gravemente perjudicial para la salud, también es cierto que sólo en determinadas situaciones existe un riesgo real de exposición. Hoy intentaremos aclarar las cuestiones más relevantes: cuando el amianto es realmente peligroso para nuestra salud, dónde se encuentra este mineral y cuáles son las regulaciones para la recuperación y eliminación del absesto en Italia.

El amianto: cuando es peligroso

El amianto ya no se produce hoy en día en Italia y la razón es muy simple: hace varios años se descubrió que este material, muy utilizado en la industria de la construcción pero no sólo, es cancerígeno. Si respiramos fibras de absesto, se depositan en las vías respiratorias y los pulmones y pueden permanecer allí durante varios años. Las consecuencias no son muy tranquilizadoras, porque además de causar enfermedades respiratorias como el asma y la bronquitis, el amianto también puede causar cáncer de pulmón. Ciertamente no debe ser subestimado: ¡es un material muy peligroso para nuestra salud!

En realidad, sin embargo, el absesto en sí no es dañino. Hagámoslo más claro: los materiales y artículos de amianto en buen estado y que no se tocan no corren el riesgo de causar problemas de salud. El amianto se vuelve peligroso cuando empieza a desmoronarse o cuando su solidez se ve comprometida por razones de mantenimiento. En estos casos, las fibras se dispersan en el aire y terminan directamente en nuestros pulmones, con las consecuencias que acabamos de ver.

Dónde está el amianto: estructuras y objetos en peligro

El absesto desgraciadamente experimentó una increíble fortuna en la segunda mitad de 1900 y hasta 1992 se utilizó en prácticamente todos los sectores: desde la fabricación hasta la construcción en particular. Por lo tanto, es difícil decir hoy en día dónde se encuentra el amianto, porque potencialmente podría estar todavía en muchas partes estructurales de los edificios, tales como cubiertas de techos, aislamiento, áticos y así sucesivamente. Por esta razón, al renovar un edificio antiguo, siempre es aconsejable hacer una evaluación profesional, para excluir la presencia de absesto en algunos puntos.

Reglamento de eliminación del amianto

Cuando la presencia de amianto se encuentra en una parte estructural que no se puede recuperar, es necesario proceder a la eliminación de este material peligroso. En ambos casos (tanto para la recuperación como para la eliminación) es obligatorio por ley ponerse en contacto con una empresa especializada y en posesión de todos los permisos necesarios. Estamos hablando de un peligro real, no sólo para nosotros sino también para toda la gente que vive alrededor del edificio. Por esta razón, es esencial ponerse en contacto con profesionales cualificados para eliminar el amianto y deshacerse de este material de forma permanente pero también segura.

También podría interesarte...

  • Eternit: qué es, por qué es peligroso y cómo deshacerse de él
  • Eliminación del amianto: por qué debe hacerse, costos, procedimiento y legislación
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *