La ardilla es un pequeño mamífero , muy lindo y de aspecto dulce, pero también inteligente y vivaz. Hay varias especies en el mundo, pero la que ha encontrado su hábitat perfecto en Europa es la ardilla común (sciurus vulgaris), que puebla los bosques pero también los parques naturales y algunos jardines. Como veremos en breve, en América podemos encontrar otras especies pertenecientes a este género: la ardilla roja y la ardilla gris . Las diferencias no son tan llamativas y lo que cambia fundamentalmente es sólo el color del pelaje y el tamaño. Las ardillas son mamíferos acostumbrados a vivir en la naturaleza: necesitan paz y tranquilidad . Por esta razón no es una buena idea adoptar uno, porque lo privaría del hábitat que necesita. Esto no significa que esté prohibido criar una ardilla doméstica : se puede hacer y hay varias personas que tienen un ejemplar en casa. Sin embargo, si quieres compañía, es mejor optar por un perro o un gato: la ardilla podría sufrir y es muy delicada.

Ardilla: características y apariencia

La ardilla es un pequeño mamífero: la longitud del cuerpo no excede los 25 cm pero parece mucho más largo debido a la cola, que suele medir de 15 a 20 cm. Su cuerpo es delgado y tiene garras curvas y muy fuertes, que le permiten trepar a los árboles con extrema facilidad. Las extremidades inferiores son particularmente musculosas, por lo que la ardilla puede hacer grandes saltos de una rama a otra. ¡Es una pequeña gimnasta del bosque! Sus ojos son redondos, oscuros y muy expresivos: cuando lo miras sólo puedes sentir simpatía y ternura, pero en realidad es un animal muy tímido , al que no le gusta que lo toquen ni que se le acerquen.

El color del pelo puede variar según la especie : va de rojizo a marrón oscuro, de negro a gris para los ejemplares americanos. Por supuesto, uno de los rasgos distintivos de la ardilla es la cola: amplia, cubierta por un pelo muy largo y extremadamente delicado.

¿Qué come la ardilla?

Las ardillas son animales omnívoros, lo que significa que comen un poco de todo. En la naturaleza, su dieta es rica en semillas, frutas, hongos, pero también en insectos y huevos de pequeños pájaros . Como sabemos muy bien, a las ardillas les gustan las nueces y las avellanas: puede suceder que encuentren sus reservas de alimento en el bosque, porque tienen la costumbre de esconderlo todo en los agujeros y cavidades de los árboles. Recuerde que las ardillas no hibernan durante la temporada de invierno , sino que pasan períodos enteros de tiempo durmiendo profundamente y sin siquiera comer.

Ser capaz de ver una ardilla no es muy fácil, porque pasa la mayor parte del día en las ramas de los árboles sólo para evitar a los depredadores pero también a los humanos. Estamos hablando de un mamífero muy solitario y tímido, que prefiere permanecer en paz sin ser molestado.

También podría interesarte...

  • Hurón: El pequeño carnívoro doméstico al que le gusta jugar y dormir
  • El roedor más grande es también una linda mascota
  • .

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *