Hablar de la cremación de animales nunca es agradable, porque si lo haces significa que nos enfrentamos a un período de luto por haber perdido a nuestro fiel amigo de cuatro patas. Sin embargo, si nuestro perro o gato muere, tenemos que preocuparnos por una serie de cosas que no son de poca importancia. La ley prohíbe enterrar los cadáveres de animales muertos , porque se consideran potencialmente peligrosos y por lo tanto deben ser eliminados específicamente. De hecho, según las normativas nacionales y de la UE, los animales domésticos que ya no están vivos se consideran material CAT1 y deben ser eliminados en plantas de incineración o similares.

Por esta razón hay centros especiales dedicados a la cremación de animales, que hacen las cosas más fáciles y menos traumáticas. En estos centros también podemos elegir la urna en la que almacenar las cenizas , que nos es entregada y que puede ser guardada en casa.

La cremación de animales: ¿cómo ocurre?

El proceso de cremación de los animales no es tan diferente del que se espera para los humanos, pero tiene un tiempo ligeramente más corto. El perro o gato fallecido es colocado dentro del incinerador, después de lo cual se pone en marcha hasta que alcanza una temperatura de 1.000°. La cremación tiene una duración que puede variar dependiendo del tamaño del animal, pero normalmente oscila entre 1 y 3 horas como máximo.

Una vez que se completa la fase de cremación real, comienza el proceso de enfriamiento , que dura más tiempo y generalmente toma 6 horas. Una vez completada esta fase, las cenizas se recogen y se colocan en una urna de madera o cerámica, que se sella con un sello de cera. Con sujeción a la autorización, toda la operación puede ser vigilada.

Cremación de animales: ¿cuáles son los costos?

Para la cremación de mascotas los costos pueden variar dependiendo de la ciudad y el centro al que se acuda. En promedio podemos decir que para una cremación colectiva el precio es de unos 50 euros mientras que para una cremación individual se gasta algo más (de 200 a 300 euros). A esto hay que añadir los gastos extras si queremos elegir una urna en particular en la que guardar las cenizas de nuestro amigo de cuatro patas.

Cremación de animales: ¿a quién recurrir?

Para la cremación de su mascota debe dirigirse a una empresa dedicada: entre las más famosas de Italia se encuentra el Arco Iris que tiene su sede operativa tanto en Padua como en Treviso. Sin embargo, hay muchas otras realidades, en Liguria, en Florencia y en todas las principales ciudades de Italia. A menudo, es el veterinario quien se encarga de contactar con la empresa de cremación de animales y en este caso no tenemos que preocuparnos de nada más que de hacer tareas burocráticas.

A este respecto, debe recordar siempre que si su mascota ha fallecido, debe informar al ASL correspondiente para que pueda actualizar la base de datos. Algunos veterinarios o empresas de cremación también ofrecen un servicio burocrático, por lo que vale la pena preguntarse antes de proceder.

También podría interesarte…

  • Procesionario: peligros y remedios para los humanos y los perros
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *